Busca en Nuestro Sitio

31 diciembre 2007

El Dr C. Wilfood Griggs ha previsto la notable semejanza del "arbol de la vida"



El Libro de Mormon comparado con otros Escritos de su época


El Dr C. Wilfood Griggs ha previsto la notable semejanza del "arbol de la vida" del libro de mormon y otros textos del siglo 7 d.C encontrados enterrados alrededor del Mediterraneo, Grggs repasó y observó que estaban mas cercanos y particularmente a los textos egipcios, el entonces comparó el sueño de Lehi con estos textos antiguos y concluyó que los relatos del libro de mormon , es altamente similares a los escrituras, de las tablas de metal dela literatura egipcia relacionada (ibid pag. 75)
El Dr H. W Nibley ha examinado 2 secciones de relatos del libro de mormon, el exodo de Lehi de Jerusalen y el minesterio de Jesucristo en la america, en un estudion reciente y rigorosamente comparó, las cartas de Lachis´h, descubiertas en 1935 con la historia de Lehi y encontró paralelos, verdaderamente asombrosas en forma geografica intima e incluso la mencion de nombres y de acontecimientos especificos, Nibley tambien comparó las escrituras cristianas tempranas llamadas literaturas de 40 dias con 3 Nefi en el libro de mormon y encontró otra vez paralelos notables (Ibid pag. 103).
El Dr Eugene England, ha hecho una comparacion de los detalles del viaje arabe de Lehi como se relata en el libro de mormon, publicado en 1830, con resultados culturales, geograficos subcecuentes, este estudio no reveló ninguna contradiccion si no todo lo contrario encontró correspondencia notable y numerosa, England desarrolló la exposicion de que el relato del viaje de Lehi (del libro de mormon ),que atraviesa la penisula arabiga, no la podría escribir alguien, en los años 1820s, de 20 detalles geograficos significativos que se describen en el libro de mormon, pero no conocidos en america en los tiempos de J.Smith sirve como evidencia de que el libro de mormon es un ducumento antiguo con informacion de primera mano (Ibid pag 143)
El Dr Wayne A .Larsen y el Dr Alvin Rencher, han divulgado sus resultados de un analises estadistico del estilo del libro de mormon, usando el analises de programa de compuatadora Wordprint, un metodo para determinar patrones subsecuentes idiocicraticos en las escrituras, de cualquier autor, concluye
1. El libro fue escrito por muchos autores
2. en ninguno de losl ibros que componen el libro de mormon, se asemeja a las obras literarias de los autores comunmente sugeridos como autores del libro de mormon en el siglo 19.
Es claro que todas caracteristicas idnarvertidas del libro de mormon descubiertas por Larsen y el relato de J.Smith y el apoyo fuete sobre el origen del libro de mormon
por Rencher Ibid pag,158

30 diciembre 2007

¿En el principio Dios se “reveló” a la Hispanidad?


¿En el principio Dios se “reveló” a la Hispanidad?
por David Elizalde

www.arbil.org/113hisp.htm

Los pueblos hispanos comparten desde mucho antes de su encuentro, una tradición, una cultura. En el Popol Vuh (o libro sagrado de los mayas) encontramos un prater cristianismo
La humanidad dividida
Hubo un tiempo en que le tocó a España unir dos civilizaciones que permanecían separadas físicamente (por el mar Océano) pero unidas trascendentalmente. En aquel momento los que dirigían los destinos de España basaban sus decisiones en la Biblia y las enseñanzas de Jesucristo. Dios se había “revelado” a ambos lados del océano, les había enseñado el camino, y no quería que sus hijos permaneciera sin encontrarse y no tuvieran la revelación completa.
En la zona norte de Centroamérica, en la región que ocupa actualmente Guatemala, existió un reino de la civilización maya, el Reino Quiché. Gracias a esta sociedad, podemos darnos cuenta de la “unión” que ya existía entre los habitantes del Viejo y el Nuevo Mundo, y muy especialmente en el destino que esperaba a los españoles y que desembocaría en la Hispanidad. Se halló una narración precolombina, basada en la tradición quiché, que trata de contar de alguna manera el origen del mundo, de la civilización, y diversos fenómenos de la naturaleza.
El Popol Vuh (o libro sagrado de los mayas)
Dicha narración se conoce como Popol Vuh o Popol Wuj (en lengua quiché se conoce como “Libro de la Comunidad” o “Libro del Consejo” – Vuh sería “libro” y Popol puede interpretarse como “comunidad, reunión, casa común” –). La primera versión escrita de la cual se tiene registro fue elaborada en lengua quiché utilizando caracteres latinos entre los años 1554 y 1558. Dicha versión permaneció oculta hasta 1701, cuando los mayas quiché de la comunidad de Santo Tomás Chuilá (hoy Chichicastenango, Guatemala) mostraron la recopilación de sus historias y mitología a un sacerdote dominico: el párroco Fray Francisco Ximenez, el cual, debido a que los caracteres del manuscrito eran latinos, pudo sumergirse en su traducción y descubrir su significado.
Se desconoce el original del Popol Vuh, pero sin duda debía ser una acumulación de jeroglíficos que los sacerdotes se dedicaban a interpretar con la finalidad de mantener vivos los orígenes de su pueblo y la base de su religión.
El Popol Vuh está dividido en cuatro partes:
La primera habla de la creación: los dioses crean el mundo, los primeros seres humanos (de madera, que posteriormente son convertidos en monos), y cómo los dioses destruyen al arrogante Vucub-Caquix.
La segunda parte narra historias de Hunahpú e Ixbalanqué; la tercera describe la creación de los primeros hombres reales (de maíz), cómo hablan el mismo lenguaje y posteriormente se dispersan; y la cuarta habla de la destrucción del Quiché y enumera las generaciones.
La Biblia maya
El libro sagrado por excelencia de los mayas guarda unas similitudes conmovedoras con la Biblia y la religión cristiana. El génesis del primer capítulo del Popol Vuh guarda conexiones incuestionables con el del Antiguo Testamento (libro sagrado para judíos y cristianos, y profético para los musulmanes).
Es digno de destacar al menos cuatro áreas de yuxtaposición entre la Biblia y el Popol Vuh:
1. La Trinidad: en el libro de los quichés se habla de tres personas celestes que siendo cada una de ellas un dios, entre todas ellas son un único dios (“el Corazón del Cielo”). Estas tres personas son Caculha Huracán, Chips-Caculhá y Raxa-Caculhá. Y entre las tres se ponen de acuerdo para provocar la creación, y crean al hombre para que les invoque y les adore.
2. La Creación: “todo estaba en calma, en suspenso, existía sólo el cielo y el Corazón del Cielo”, “llegó aquí entonces la Palabra”. Esto nos conecta con el Evangelio de San Juan en donde se dice que “en el principio existía la Palabra”. Los dos libros sagrados hablan de la Creación: “¡Qué se llene el vacío! …” (se dice a los quichés), y “haya un firmamento por en medio de las aguas …” (se exhorta a los judeocristianos). Los dos libros hablan de la voluntad de los creadores en que se haga la luz y aclare.
El orden creacional es idéntico en el Popol Vuh y en el Génesis: se separan las aguas, se crea la luz, las hierbas y la vegetación, se crean los animales, y finalmente se crea el hombre. “De tierra, de lodo, hicieron la carne del hombre” (aunque esta experiencia deberá repetirse al no lograr lo deseado) sentencia el Popol Vuh.
3. El Diluvio: “una inundación fue producida por el Corazón del Cielo”, “un gran diluvio se formó”, porque los nuevos seres eran altivos, vanidosos y frívolos, por lo que “enseguida fueron aniquilados, destruidos, …”. ¿No es acaso estremecedor este relato similar al del diluvio bíblico?
4. El Demonio: otro aspecto llamativo es la similitud con el Ángel Caído. Antes de la existencia del hombre “aún no había sol”, sin embargo había un ser orgulloso de sí mismo que se llamaba Vacub-Caquix, el Lucifer de los mayas.
La revelación divina
Las coincidencias del libro prehispánico maya con el Antiguo Testamento y en especial con el Génesis, hace que al que lo lee se le pongan los pelos de punta. Cotejando la Biblia con el Popol Vuh, se observa la existencia, en el inicio de los tiempos, de una fuente común de revelación divina. Pero ¿cuándo se separó este tronco común maya-judeocristiano?. La respuesta la encontramos en las migraciones espaciadas y muy diversas que llegaron al continente americano a lo largo del neolítico superior y a través del océano Pacífico, trayendo consigo un bagaje cultural propio.
Múltiples son las coincidencias entre ambos libros sagrados, lo que potencia aún más los lazos de unión que conforman la Hispanidad. Estábamos predestinados a alabar a Dios en comunión, los españoles del viejo mundo y los indígenas de allende los mares.
El adelantado Pedro de Alvarado probablemente no se cruzó con las enseñanzas del Popol Vuh, quizás tan sólo llegó a conocer a los ídolos mayas, suplantadores de la tradición del pueblo quiché, adoptados por las diferentes invasiones toltecas que recibió este pueblo creyente.
Cuando don Ramiro de Maeztu cita en el Preludio de “Defensa de la Hispanidad” el verso de Ovidio «Impetus ille sacer, qui vatum pectora nutrit», adivinamos que en ese ímpetu sagrado, que es la corriente histórica de que han de alimentarse los pueblos, simbolizaba (con los ojos puestos en nuestra epopeya católica) un ímpetu más alto aún, y que es el del Espíritu Santo
•- •-• -••••••-•
David Elizalde

29 diciembre 2007

Nuestro homenaje a José Smith, el traductor


Jose Smith y la Estadistica,un gran trabajo que encontre,luego voy subir algunas cosas de lo que se refiere este articulo con respecto al viaje de lehi en el desierto,por ahora disfruten a Jose smit desde el punto de viste de las estadistica...


Nuestro homenaje a José Smith, el traductor
By Richard Wellington & George Potter Por Richard & George Wellington Potter
Traducción libre por: Alvaro Figueroa Z.

En nuestro libro, Lehi en el Desierto, hemos estudiado sólo la más pequeña parte de los conocimientos dados a la humanidad por el profeta José Smith. Nos hemos concentrado en sólo 18 capítulos del Libro de Mormón, apenas 42 páginas de los cientos Y miles de páginas que el Profeta tradujo . Sin embargo, no hay un solo verso que se ha mencionado que no hable con elocuencia de la veracidad de las revelaciones dadas, que no griten el testimonio de que José Smith fue un verdadero profeta. Joseph Smith afirmó que el Libro de Mormón es un antiguo registro traducido. Sus críticos han alegado que él, o que otros, fueron los verdaderos autores, y que el Libro de Mormón es la obra moderna de una joven mente imaginativa. Sin embargo, aquí vamos a reclamar con valentía que haciendo un análisis del proceso por el cual José Smith Tradujo el registro y el contenido del primer libro de Nefi revela que es imposible que José Smith podría haber inventado esta historia.
Recientes pruebas indican que José Smith produjo el texto del libro de Mormón en un período increíblemente corto de tiempo. Si bien tenia que llevar a cabo el proceso de traducción del texto, también el tenia que llevar a cabo su vida cotidiana. Durante el período la traducción sabemos que también se trasladó en una carreta de caballos de la armonía de Fayette, hizo por lo menos un (y posiblemente dos) viajes a Colesville treinta millas de distancia, recibió y registró trece revelaciones que están ahora en las secciones de la Doctrina y Convenios, convirtió y bautizó a Hyrum Smith y Samuel, predicó Unos días y bautizo a varias personas cerca de Fayette, adquirido los derechos de autor de el Libro de Mormón y comenzó a hacer los arreglos para la publicación del Libro de Mormón, estuvo en busca de empleo, junto con el experimentaron manifestaciones los Tres y Ocho testigos, recibió el Sacerdocio Aarónico y de Melquisedec así como dedico tiempo para Comer, dormir y realizar todas las demás tareas del hogar de un amante esposo. Dentro de esta apretada agenda José Smith tradujo el Libro de Mormón entero en aproximadamente 63 días, o poco menos de 8 ½ páginas por día. En otras palabras, todo del Libro de Primera Nefi que se ha traducido en aproximadamente una semana.
Por el contrario hemos estado investigando este material por 6 años y escrito por cuatro. Hemos hecho numerosos viajes de campo cada año para examinar el terreno y de las tierras sobre las que propuso Joseph que viajó a la familia de lehi. Entre nosotros hemos cubierto unos 50000 kilómetros de desierto. Cada capítulo se ha escrito y reescrito e investigado por su precisión, corregido y presentado para su crítica, luego reescrito de nuevo. Hemos tenido acceso a cientos de obras que citar en todo nuestro trabajo en nuestra página Web. Sin embargo, nuestro trabajo es sólo un comentario de Joseph 'S original, que él escribió, sin tiempo para que hiciera una investigación, en su "tiempo libre" en poco más de una semana.
En Cada proyecto original de un capítulo de Nuestro libro, había cientos de errores, incluso con la ayuda de los modernos programas de procesamiento de texto, y gastamos mucho de nuestro tiempo en la corrección de los demás trabajos. Invariablemente regresábamos capítulos con numerosos cruces en cada Página. En cambio Joseph Smith hizo asombrosamente pocos cambios en el Libro de Mormón. Alrededor de la cuarta parte del manuscrito original está en poder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y las páginas tienen pocos cruces. La gran mayoría de los cambios Que se hicieron cuando el libro fue publicado fueron de ortografía, la capitalización, puntuación y gramática. El Escrivá dijo En 1820 José "no podía ni escribir, ni dictar una Coherente y bien redactado carta, y mucho menos dictar un libro como el Libro de Mormón... La mayor parte de esta mano de obra [de la traducción] se hizo en mi presencia, y donde pude ver y saber qué se estaba haciendo… En ninguna parte José Smith tuvo algún manuscrito o libro de cualquier tipo del que pudiera leer dictar excepto los metálicos placas que yo sabía lo que tenía. No, había tenido nada que podría haber ocultado de mí: Añadió, a su hijo:
Estoy convencido de que ningún hombre podría haber dictado la escritura de los manuscritos a menos que sea inspirado, yo actúe como su escribano, su padre, me dictaba hora tras hora, y cuando regresábamos después de las comidas, o después de las interrupciones, el Presidente comenzaba donde lo había dejado sin ver el manuscrito, sin importar el lugar o cualquier posición de él que quedáramos. Esto era una cosa habitual para El. Habría sido improbable que un hombre pudiera hacer esto, y, más bien alguien de escaso conocimiento como lo fue, es simplemente imposible.
Al concluir nuestro estudio de seis años, estamos convencidos de que Arabia tiene su historia y pruebas concluyentes de que José Smith no pudo ser el autor del Libro de Mormón. Más bien el profeta tenía que haber sido entre los más grandes, si no el mayor, Traductor de la antigua escritura que ha vivido. Por lo tanto, es el perfecto trabajo en cada traducción, los nombres dados en 1 º de Nefi, ahora se pueden identificar fácilmente en Arabia con posibles lugares que se ajusten en armonía completa con la narrativa del Libro de Mormón. Nueve de nueve lugares se han identificado con Un alto grado de certeza. Sin embargo, en 1830, cada uno de esos nueve lugares remotos del desierto, La Frontera, Río de Laman, Valle de Lemuel, Shazer, La mayoría de las partes fértiles, las partes más fértiles, Nahom, Land Bountiful y lugar Bountiful (donde El buque fue construido), que solo eran conocidos sólo por los árabes que viven en las inmediaciones de cada uno de estos lugares. Tuvimos que viajar en el desierto de Arabia en carreteras durante casi seis años para encontrar estos lugares, ¿cómo podría haber sabido Joseph Smith de ellos? En el curso de la escritura de nuestro libro hemos discutido, en detalle, algunos de los 81 puntos obtenidos el primer libro de Nefi relativos a la geografía o topografía del viaje y el barco de Nefi.
Si fuera casualidad que Joseph Smith podría haber adivinado estos 81 detalles de Arabia y llegado correctamente y en el orden correcto y la dirección de los lugares ¿cual es la probabilidad de adivinar correctamente que existe un río en el desierto de Arabia Saudita? 1 en 1,000? 1 in 1,000,000? ¿Cuál es la probabilidad de adivinar que las abejas silvestres no se encuentran en cualquier otro lugar en Arabia, pero si existen en la costa sur de Arabia? Un sendero que existe en el borde sur de la Rub 'Al Khali? Que dos cadenas de montañas, cerca una de la otra y cerca del Mar Rojo,y que corra a lo largo del Mar Rojo en Madián? Seamos muy generosos. Supongamos que José Smith tuvo una oportunidad uno de cada dos de adivinar estos 81 puntos . Esto significa que:
En el momento en que llegó a Shazer las posibilidades de que José Smith pudo haber adivinado correctamente los detalles sería 1 en 8388608.
En el momento en que llegó a Nahom las posibilidades de que José Smith pudo haber adivinado correctamente los detalles sería 1 140737488355328
En el momento en que llegó a Bountiful José Smith las posibilidades de haber adivinado correctamente los detalles sería 1 en 36028797018964000
En el momento en que se viaja para las América José Smith ,las posibilidades de haber adivinado correctamente los detalles sería 1 en 241785000000000000000000
Este número es más de 2,4 Septillón, que también ser escritas 2,4 x 10 24 (2,4 con 24 ceros después).. Por supuesto, el número debe ser mucho mayor que esta cantidad porque nos pusimos 1 y 2 oportunidad para cada uno de estos posibilidades, y que en realidad debería ser más como 1 en un millón o más. En este caso, la posibilidad de que José Smith adivinar estos detalles sería incomprensible, ya que seria mucho mas que 2,4 Septillón! Para poner esta cifra en perspectiva vamos a realizar un sencillo ejercicio. Se calcula que hay 5 x 10 8 (5 seguido de 8 ceros) estrellas de nuestra galaxia. El telescopio Hubble, el más poderoso disponible, ha sido capaz encontrar Galaxias distantes hasta ahora desconocidos para la humanidad. Existen en la actualidad, se calcula que 5 x 10 8 galaxias en el universo. Eso hace que 2,5 x 10 19 (2,5 con diecinueve ceros) de estrellas existen en todo el universo conocido.
Para poner las cosas en perspectiva la posibilidad de que José Smith adivinara todos estos puntos en una fila sería mucho más elevada que las posibilidades de que usted y yo apuntáramos hacia el cielo y apuntan taramos a la misma estrella en la misma galaxia, recordando que hay 500000000 estrellas en nuestra galaxia y el cielo contiene 500000000 galaxias! De hecho, que nos dé las mismas probabilidades de José Smith como adivinando los 81 100000 cielos, el mismo que todos los nuestros!. Y es que cuando nos dan una relación de 50/50 En realidad las posibilidades de José Smith de haber adivinado esto todo, es tan infinitamente pequeño como para haber sido racionalmente imposible.

Esto nos lleva a la única conclusión posible, algo que los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los santos del último días han dicho por más de 150 años. La única conclusión que puede extraerse es que el Libro de Mormón es un antiguo libro, narrando en su primera parte los sucesos de Nefi a través de un viaje por Arabia y que José Smith era verdaderamente lo que decía ser, que se le encomendó el Libro de Mormón por Dios, y que es traducido por los poderes de los cielos.
Nuestro último homenaje a José Smith, el hombre que trajo esta registro del Libro de Mormón para nosotros a pesar de innumerables pruebas y dificultades, es que es cierto. Damos las gracias a él a través de las manos del tiempo.

27 diciembre 2007

LA CUESTIÓN DE LAS “FALSAS PLANTAS” EN EL LIBRO DE MORMÓN




LA CUESTIÓN DE LAS “FALSAS PLANTAS” EN EL LIBRO DE MORMÓN: TRIGO, CEBADA, HIGOS, UVAS Y SEDA
Luis A. Benito
Saint-Louis University
Artículo basado en las investigaciones de Jeff Lindsay:
TRIGO, CEBADA
El trigo y la cebada se mencionan en el Libro de Mormón (Mosíah 7:22, 9:9; y Alma 11:7,15). Pero no se dice en ningún momento que se deriven de las semillas del Viejo Mundo que el grupo de Nefi pudo llevar a las Américas en el 600 A.C. Efectivamente, el traslado de plantas de un continente a otro en aquellas condiciones es posible que fuese complicado y poco exitoso. Por ello podemos considerar la tesis de que la mayor parte de las referencias a granos y plantas en el Libro de Mormón lo son de especies del Nuevo Mundo. Es decir, que allí hubiese plantas que aquellos israelitas, por analogía, denominasen “trigo” o “cebada”.
Nuevamente estamos ante el complejo asunto de la traducción de términos antiguos al inglés del siglo XIX.
La referencia a la cebada, tan largamente atacada por los críticos, recibió un fuerte espaldarazo en 1983, cuando un grupo de arqueólogos anunció el descubrimiento de cebada doméstica precolombina encontrada en Arizona (concretamente de la cultura Hohokan, en La Ciudad, lugar muy próximo a Phoenix; ver el número de Science 83 de diciembre de 1983). Ésta fue una especie de cebada cultivada del nuevo Mundo. Otros autores no mormones, Nancy B. Asch y David L. Asch, ofrecen los recientes descubrimientos de cebada doméstica precolombina en Oklahoma e Illinois, concretamente de la variedad Hordeum pusillum,con fuertes indicativos de que había sido cultivada en la región durante los anteriores 2000 años (McGimsey y Conner, 1985: 78). Como declara otro especialista, Vorsila L. Bohrer, “es razonable pensar que estamos descubriendo grano cultivado en Norteamérica de cuya existencia nunca habíamos sospechado” (Bohrer 1984: 252).
Además, se ha conocido durante muchos años la existencia de diversas clases de cebada silvestre originaria de las Américas (Sorenson y Smith, 1992: 130-132). Cualquiera puede verificarlo en la nueva página Web USDA Plants, donde la búsqueda de cebada (teclear “barley”) revela que la “cebada de rabo de zorro” y la “cebada enana” son plantas nativas de Estados Unidos, junto con la “cebada de Arizona”, la “cebada de California”, la “cebada Stebbins”, y algunas otras.
Los críticos ahora dicen que la cebada americana no tiene nada que ver con la cebada del Libro de Mormón, la cual incorrectamente asumen que se trata de cebada del Viejo Mundo. Pero la mención de cebada en el Libro de Mormón se produce cientos de años después de que Nefi llegase al Nuevo Mundo. No hay ninguna razón para creer que esta cebada descendiese de la del Viejo Mundo que teóricamente Nefi llevase. Los nefitas podrían haber estado usando fácilmente un grano similar del Nuevo Mundo que llamaron cebada y que José Smith tradujo como cebada. Es llamativo que los críticos, después de atacar durante decenios al Libro de Mormón por su “anómala” mención de la cebada, simplemente ignoran los últimos descubrimientos científicos de antigua cebada cultivada en el Nuevo Mundo y dicen que tal cebada es “inaplicable”. Eso es honestidad intelectual.
Hay una gran variedad de granos cultivados en la antigua Mesoamérica que podría llamarse “trigo” o “cebada”. Sorenson ofrece una lista parcial (Sorenson, 1994: 338-339) incluyendo el amaranto, la huauzontle, la chia (usada por los aztecas), el mijo rabo de zorro, dos especies de “maíz perenne” y el teosinte de Chalco. Las referencias provienen de publicaciones especializadas no “mormonas”. Tecleando “wheat” en la nueva base de datos USDA Plants, podemos encontrar que hay numerosas especies nativas norteamericanas cuyos nombres comprenden la palabra “wheat” (trigo). Específicamente, hay múltiples variedades de “trigo de hierba” (wheatgrass), “trigo de gamo” (buckwheat), y “trigo de vaca” (cowwheat), y una especie llamada “trigo indio del desierto” (desert Indianwheat). No hay evidencia de que alguna de éstas se haya cultivado. El asunto, sin embargo, es que los anglohablantes han usado nombres comunes de granos, como trigo o cebada, para designar especies nativas, cosa que muy bien puede haber sucedido con otros pueblos.
Una planta interesante mencionada en el Libro de Mormón es el sheum (Mosíah 9:9). Este término, obviamente, viene del babilonio (acadio) she-um, ‘cebada’ (en antiguo asirio, ‘trigo’), el nombre de cereal más popular en la antigua Mesopotamia (Gelb, 1992: vol. 17, 345-355). La fuente jaredita para este término es la más lógica, porque el grupo jaredita partió de Mesopotamia, aunque la referencia del Libro de Mormón es a una planta cultivada por los zeniffitas, un grupo nefita-mulekita del segundo siglo antes de Cristo (Sorenson, 1994: 338). Sorenson cita esto como ejemplo de un cambio de nombre que podría deberse a que los nefitas en este tiempo tuviesen una palabra distinta para cebada, y podrían llamar a otras especies con el nombre de sheum. Quizás era uno de los varios granos mesoamericanos que hemos enumerado anteriormente.
HIGOS Y UVAS
Higos y uvas se mencionan en 3 Nefi 14:16, cuando el Señor resucitado declara el Sermón del Monte a un grupo de Zarahemla: “¿Se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?”. El modelo griego del Nuevo Testamento dice literalmente “racimos” (staphulas) en lugar de uvas. Mientras que los espinos y los cardos estaban presentes en el Nuevo Mundo, los críticos han argumentado que no había uvas ni higos. Sin embargo algunas clases de uvas sí que estaban presentes, y varias plantas del Nuevo Mundo podrían ser descritas con el término “racimos”. Las higueras mesoamericanas existen, y una corteza de higo es lo que usaban los aztecas para hacer papel. Nótese sin embargo que el Libro de Mormón no dice si las uvas y los higos estaban disponibles para aquellos pueblos; quizás solamente tenían noticia de estas plantas desde sus escrituras de Israel, o quizás el contexto del sermón dejaba claro a qué tipo de frutos disponibles en racimos podría estarse refiriendo. Quizás los nefitas usaban las palabras semíticas correspondientes a higos y uvas para describir las plantas del Nuevo Mundo que iban encontrando. Los argumentos en contra del Libro de Mormón basados en las palabras “higos” y “uvas” se debilitan.
Inventarios extensos de plantas cultivadas en Mesoamérica se han publicado en diversas fuentes (Heiser, 1965: 930-949). Algunos críticos han difundido pequeñas listas de plantas descubiertas en excavaciones individuales, como si estas enumeraciones fraccionadas representasen un problema para el Libro de Mormón. Listas más completas incluyen especies de uva (algunas veces llamada vitis). Algunos críticos dicen que ninguna planta del Viejo Mundo ha sido identificada en las Américas, pero esto es manifiestamente falso. Una bibliografía extensa la tenemos en Pre-Columbian Contact with the Americas Across the Oceans: An Annotated Bibliography, de J.L. Sorenson y M.H. Raish. Evidencia de numerosas plantas del Viejo Mundo, incluyendo plantas cultivadas en cosechas, se han encontrado en el Nuevo Mundo. Estas plantas fueron traídas a través de los océanos, pero no sabemos cómo ni por quién.
La crítica antimormona llega al extremo de Thomas Murphy, quien dice que el Libro de Mormón es falso porque cuenta que la gente comía “trigo y copos de avena”. Del trigo ya hemos hablado. Pero la verdad es que en ningún versículo del Libro de Mormón se menciona que comieran avena ni “copos de avena” ni Choco-Krispies. Murphy ha debido estar leyendo demasiada literatura antimormona.
LA SEDA
Alma 4:6 menciona la seda en el Nuevo Mundo. Algunos estudiosos del Libro de Mormón han propuesto algunos materiales conocidos en Mesoamérica que podrían traducirse como seda. Hasta hace poco algunos han intentado desacreditar a José Smith por mencionar la seda en el Libro de Mormón (ver la página web the old Smithsonian statement on the Book of Mormon), pero hoy día ya hay evidencia de que el gusano de la seda era conocido en el Nuevo Mundo antes de la llegada de Colón (Connell, 1962: 324-325). Otra publicación reciente no mormona, el Museum Quarterly, también ha ofrecido las evidencias de la existencia de seda entre los aztecas (Peigler 1993: 10-11).
Así que los críticos continúan desafiando el Libro de Mormón basados en la vieja creencia de que la seda no existía en las antiguas Américas. Pero ahora resulta que están equivocados. ¿Se trata de otra conjetura afortunada de José, de otro de los casuales aciertos de su creatividad?
BIBLIOGRAFÍA MENCIONADA
• BOHRER, Vorsila L., “Domesticated and Wild Crops in the CAEP Study Area” en Prehistoric Cultural Development in Central Arizona: Archaeology of the Upper New River Region, ed. Patricia M. Spoerl y George J. Gumerman Carbondale, Ill.: Southern Illinois University, 1984, p. 252.
• CONNELL, Maurice W., The Prophet Said Silk, The Improvement Era, Vol. 65, No. 5, May 1962, pp. 324-345.
• GELB Ignace J., et al., The Assyrian Dictionary of the Oriental Institute of the University of Chicago, ed. Chicago: Oriental Institute, 1992, vol. 17, pt. 2, 345–55.
• HEISER, C.B. Jr., "Cultivated Plants and Cultural Diffusion in Nuclear America ," American Anthropologist, Vol. 67, pp. 930-949, 1965.
• McGIMSEY, Charles R. y CONNER, Michael D., “Archeobotany”, en Deer Track: A Late Woodland Village in the Mississippi Valley, ed., Kampsville, Ill.: Center for American Archeology, 1985, 44; p. 78.
• PEIGLER, Richard S., Ph.D., Curator of Entomology, “Silkworm of the Aztecs”, en Museum Quarterly, Vol. 2, No. 1 (Spring, 1993): pp. 10-11 (publicada por el Denver Museum of Natural History).
• Science 83 de diciembre de 1983
• SORENSON, John L. y RAISH M.H., Pre-Columbian Contact with the Americas Across the Oceans: An Annotated Bibliography, de 2 vols., Provo, UT: Research, 1990 (disponible a través de FARMS).
• SORENSON, John L., Review of Books on the Book of Mormon, Vol. 6, No. 1, 1994, pp. 338-339.
• SORENSON, John L., y Robert F. SMITH, “Barley in Ancient America”, en Reexploring the Book of Mormon, edited by John W. Welch, 130–32. Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1992.
• USDA Plants (“barley” y “wheat”).

21 diciembre 2007

El salmo de Nefi







El salmo de Nefi: Un documento posterior a Lehi

por John W. Welch
Traducido por Estrella La Font Díaz

Desarrollando las ideas presentadas en los últimos tres boletines de FARMS, el presente informe examina un ejemplo de cómo el relato que se encuentra en las planchas menores de Nefi refleja la época y las circunstancias en las que fue escrita. La magistral meditación de Nefi en 2 Nefi 4:16-35 se vuelve más intensa y viva si nos damos cuenta de que este salmo fue escrito cuando Nefi se sentía dolorosamente vulnerable después de perder a su padre.

Poco después de bendecir a su posteridad, Lehi murió en la tierra de su primera herencia (2 Nefi 4:14). "No muchos días después?, Lamán, Lemuel y los hijos de Ismael se enfadaron muchísimo con Nefi (2 Nefi 4:13; 5:1-2). El lamento de Nefi de que estaba enojado "a causa de mi enemigo" (2 Nefi 4:27, 29) se refiere más directamente a sus hermanos rebeldes, sus únicos "enemigos" conocidos, quienes, como el salmo recuerda, habían sido confundidos en una ocasión y habían llegado a ?temblar delante de? Nefi (2 Nefi 4:22; ver 1 Nefi 17:52-54). En esta ocasión, al aumentar de nuevo las tensiones con sus hermanos, Nefi anhelaba ser rescatado una vez más.

En su salmo, Nefi se regocija porque Dios le había preservado "sobre las aguas del gran mar" (2 Nefi 4:20). Estas palabras recuerdan el seguro viaje que realizó el grupo y también cómo Nefi se libró de los inicuos designios que sus hermanos tramaban respecto a él. En conflictos anteriores con sus hermanos, Nefi pudo contar con el apoyo emocional de Lehi; pero después de la muerte de su padre, Nefi tuvo que armarse de valor él solo, por lo que su salmo habla con fuerza en primera persona: "Mi Dios ha sido mi apoyo; me ha guiado . . . . El ha oído mi clamor durante el día, y me ha dado conocimiento en visiones durante la noche." (2 Nefi 4:20, 23).

Estando muerto Lehi, cada mención que se hace en las planchas menores que compara Nefi con Lehi (por ej. 1 Nefi 14:29; 17:44) cobra nuevo significado. Cada profecía de que Nefi llegaría a gobernar sobre sus hermanos, cada comentario sobre la iniquidad de sus hermanos y cada predicción acerca de la caída de la posteridad de los mismos, presta fuerza a la legitimidad y justicia de la posición de Nefi como sucesor de Lehi. Por consiguiente, el salmo de Nefi refuerza varios vínculos entre Nefi y su padre fallecido. Así como Lehi había tenido visiones, también las tuvo Nefi (1 Nefi 1:8; 2 Nefi 4:23). Así como se le aparecieron ángeles a Lehi, también ministraron a Nefi (1 Nefi 1:11; 2 Nefi 4:24). Y así como Lehi había implorado misericordia al Señor, también lo hizo Nefi (1 Nefi 1:14; 2 Nefi 4:26).

El sentido salmo de Nefi refleja, sobre todo, el profundo pesar que sentía en el momento en que lo compuso (2 Nefi 4.17, 19). Aunque desvió este pesar hablando de sus propias "iniquidades" (2 Nefi 4:17), probablemente fue la muerte de su padre lo que le hizo sentir tan profundamente su propia mortalidad y sus propios sentimientos de incapacidad.

Sabiendo que el alma de Lehi estaba descansando, Nefi incluyó varios pareados poderosos poniendo énfasis en el despertar de la expiación del Señor. Exclama: "¡Despierta, alma mía!" (2 Nefi 4:28). Alaba a Dios, "la roca de mi salvación?, y suplica ?¿redimirás mi alma, oh Señor?" (2 Nefi 4:30, 31).

Nefi terminó su salmo con una fuerte confianza en que el Señor también le libraría de sus enemigos (2 Nefi 4:31, 33). Después de la muerte de su padre, Nefi sabía que tendría que confiar solamente en el Señor al enfrentarse a los desafíos que suponía el asegurar la paz y la prosperidad de su pueblo (2 Nefi 4:34).

Es un gran tributo a la espiritualidad de Nefi el que él pudiera sobrellevar tantas penalidades reuniendo una creciente fe en Dios. Las planchas menores se escribieron para cubrir muchas necesidades que surgieron después de la muerte de Nefi. El salmo de Nefi encaja particularmente bien en este contexto posterior a Lehi.

16 diciembre 2007

INSCRIPCIONES EGIPCIAS EN AMÉRICA


Interesante descubrimiento muestra detalles que sumados todos, unen y testifican de algo, la veracidad del libro de mormom

INSCRIPCIONES EGIPCIAS EN AMÉRICA
Con el paso del tiempo, los investigadores tenaces suelen obtener nuevas informaciones que enriquecen trabajos anteriores. Es el caso de Paul Gallez en relación a los antiguos egipcios en América, publicado en Predescubrimientos de América [Instituto Patagónico, Bahía Blanca, 2001, p.52 y ss.]. Dice el sabio belga-argentino: “en 1976, Barry Fell [América A.C. Los primeros colonizadores del Nuevo Mundo. México, Diana, 1983]dio su traducción de una inscripción trilingüe hallada en el túmulo funerario de Davenport, en Iowa, describiendo la celebración egipcia del Año Nuevo en el equinocio de marzo. Las tres lenguas son el egipcio, el ibero púnico y el libio. Esta lápida ha sido fechada alrededor del año 800 a.J.C., durante la XXIª dinastía (libia) de Egipto. Las expresiones referidas a la astronomía y a la religión en la escritura hierática egipcia no difieren más que en textos copiados por manos diferentes”.
Según la televisión francesa –escribe Paul Gallez-, una momia egipcia de la misma XXIª dinastía fue perfumada con tabaco y cocaína, dos productos típicamente americanos [“Predescubrimientos de América”, Bahía Blanca, 2001].
Un descubrimiento sensacional, también de Barry Fell, es el uso de signos jeroglíficos por los indios Micmac de Acadia, la parte del Canadá situada al norte del Maine y al sur del estuario del río San Lorenzo. Esta tribu, que pertenece al grupo algonquino (*), fue evangelizada en el siglo XVIII por el abate Maillard (**), quien escribió en jeroglíficos, para sus parroquianos, un catecismo, una historia religiosa, el rito de la misa, las oraciones principales y algunos salmos. Para sus compatriotas franceses, Maillard redactó en 1738 su Manuel hieroglyphicus Micmac. Se ha creído durante dos siglos que Maillard había inventado estos signos jeroglíficos para escribir las oraciones de sus fieles, pero en 1823, sesenta y un años después de la muerte de Maillard, Champolion empezó a descifrarlos. Ahora Barry Fell ha demostrado que estos jeroglíficos egipcios son muy similares a los de los Micmac. ¿Cómo pudo Maillard aprender la escritura egipcia antes que Champolion revelara su lectura e interpretación? Respuesta inevitable, sentencia Gallez: los Micmac conocían y usaban la escritura jeroglífica egipcia y la habían aprendido de los propios egipcios. Cómo y cuándo, si por colonización o de otra manera, son problemas sin resolver, pero haberlo planteado ya es un gran progreso para la ciencia. Lo cierto es que los algonquinos contemporáneos celebran cada año la llegada de sus ancestros a América por mar, pero no saben ni de dónde ni cuándo vinieron.

13 diciembre 2007

El valle de lemuel y el Rio de Laman

Otro viejo argumento para atacar el Libro de Mormón siempre fue la geografía Arábiga que describía. Pero qué sorpresa cuando se fueron haciendo diferentes descubrimientos que sólo confirmaron la veracidad del Libro de Mormón

Francisco J. Ruiz de Mendoza
Universidad de La Rioja






EL VALLE DE LEMUEL Y EL RÍO LAMÁN

En el capítulo 2 del primer libro de Nefi, en el Libro de Mormón, se relata la primera parte del éxodo de la familia de Lehi, su huida, relativamente precipitada, de Jerusalén hacia zonas deshabitadas y, suponemos, donde la familia pudiera estar a salvo de posibles perseguidores que deseaban quitar la vida a Lehi. Según el relato, Lehi y los suyos descendieron “por los contornos de las playas del mar Rojo” y viajaron por el desierto “por los lados que están más próximos a este mar”, durante tres días (1 Nefi 2: 5). Entonces encontraron un valle situado a la orilla de un río que fluía constantemente e iba a desembocar (“desaguaba”) en el Mar Rojo (1 Nefi 2: 6, 8-9). Se ha especulado mucho acerca de la posible localización de este valle y río, especialmente porque comúnmente se ha venido aceptando -también en la época de José Smith- que en Arabia no existen ríos con caudal permanente (cf. Brown, 2002: 60). De hecho, si el Libro de Mormón hubiera sido escrito de manera fraudulenta por José Smith o alguno de sus contemporáneos, la referencia al valle y al río a tres días de distancia al sur de Jerusalén, con los conocimientos del momento, no era una opción nada inteligente.

Hoy en día se han identificado varios parajes que se adecúan, de una forma u otra, a lo descrito por Nefi en relación con su primer lugar de campamento. Uno de ellos es el Valle del Buen Nombre, con un río de caudal permanente que atraviesa las montañas de granito de la orilla oriental del Golfo de Aqaba, a unos cien kilómetros al sur de Aqaba, y que, a pesar de que actualmente se extrae un volumen importante de agua del mismo, todavía llega prácticamente a la orilla del Mar Rojo.

El valle es impresionante, por lo escarpado de su relieve, lo que dota de mayor contenido a las palabras de Lehi cuando le dijo a su hijo Lemuel: “¡Oh, si fueras tú semejante a este valle, firme, constante e inmutable en guardar los mandamientos del Señor”. Las mismas palabras habrían carecido de impacto para Lemuel en un paisaje menos impresionante. Pero aún hay algún detalle adicional muy significativo. Tengamos en cuenta, un versículo antes, las palabras de Lehi a su hijo Lamán: “¡Oh, si fueras semejante a este río, fluyendo continuamente en la fuente de toda justicia!”. El lector de los dos primeros capítulos del primer libro de Nefi, al llegar a ambos versículos no puede sino quedarse un tanto extrañado. ¿Por qué Lehi usa este tipo de lenguaje figurado? ¿Por qué pone el nombre de sus hijos mayores, Lamán y Lemuel, al valle y al río respectivamente?

La segunda pregunta se nos aclara más adelante, en el versículo 11: “Esto habló por causa de la dureza de cerviz de Lamán y Lemuel; pues he aquí, murmuraban contra su padre en muchas cosas, que era visionario, y los había sacado de Jerusalén, abandonando la tierra de su herencia, y su oro, y su plata y objetos preciosos, para perecer en el desierto [...]”. Evidentemente, Lehi estaba sumamente preocupado por la ínfima sensibilidad espiritual de sus dos hijos mayores, comparable a la de los judíos que buscaban matarle, y se esforzaba por encontrar la mejor forma de dejarles una impresión espiritual duradera, como se hace patente en un comentario posterior de Nefi (v. 14): “Y aconteció que mi padre les habló en el valle de Lemuel con poder, pues estaba lleno del Espíritu, al grado de que sus cuerpos temblaron delante de él, y los confundió, de modo que no osaron hablar contra él [...]”. Este comentario nos lleva a la primera pregunta, por qué Lehi usa lenguaje figurado y, en relación con este interrogante, por qué pone al río el nombre de Lamán y al valle el nombre de Lemuel.

En mi opinión, la respuesta tiene que ver con dos hechos: uno, la antigua costumbre de poner nombres nuevos a lugares que adquirieran algún significado especial, aun a sabiendas de que el nombre se perdería, como ya advirtiera Hugh Nibley en su obra Lehi in the Desert (p. 75-76), costumbre que muy difícilmente podía conocer José Smith; dos, el fuerte valor significativo de la forma de lenguaje figurado escogida por Lehi en esta ocasión, la de un símil basado en una vivencia específica de la familia (la presencia de un accidente orográfico imponente) que, además, incorporaba, como ya notara John Tvedtnes (1986: 64), un interesante juego de palabras que difícilmente se le pudo haber ocurrido a José Smith. En efecto, una de las palabras que se utilizan en hebreo para designar un río es nahar, cuya raíz (verbal) significa “fluir”; por otra parte, la palabra hebrea ‘eytan, correspondiente a 'valle', es también un adjetivo que significa 'perenne, duradero, firme'. Si Lehi escogió estos términos a propósito, “río” y “fluyendo”, del versículo 9, y “valle” y “firme, constante, e inmutable”, del versículo 10, son en el fondo palabras de la misma raíz, con lo que al juego conceptual provocado por el símil situacional se une, potenciándolo, un importante juego fónico.

08 diciembre 2007

Señales del nacimiento de Cristo (video)

video

Este video fue producido por miembros de la Estaca Chillán, Chile y cuenta el relato transmitido de generación en generación al interior pueblo Mapuche, pueblo originario que habitó gran parte del centro y sur de Chile, a partir del conocimiento que sus antepasados tenían sobre una noche en que no hubo obscuridad.

Este hecho corresponde a una de las señales del nacimiento de Cristo, mencionada en El Libro de Mormón, en 3 Nefi 1: 15 y 19. Señal que además había sido profetizada con anticipación por Samuel el Lamanita.
15 Y aconteció que se cumplieron las palabras que se dieron a Nefi, tal como fueron dichas; porque he aquí, a la puesta del sol, no hubo obscuridad; y el pueblo empezó a asombrarse porque no hubo obscuridad al caer la noche.
19 Y sucedió que no hubo obscuridad durante toda esa noche, sino que estuvo tan claro como si fuese mediodía. Y aconteció que en la mañana el sol salió de nuevo, según su orden natural; y entendieron que ese era el día en que había de nacer el Señor, por motivo de la señal que se había dado.
Destacamos quer el personaje protagónico de este video es un mapuche auténtico, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

El Códice Grolier



Esta es una imagen del mencionado Códice Grolier, un Códice es algo asi como un conjunto de escritos antiguos, bueno si hacemos una analogia comparando este códice con el libro de mormón, obtendremos una lección.


El Códice Grolier nos da una lección de sensatez

Basado en investigaciones realizadas por John L. Sorenson y John W. Welch.
Traducido por Estrella La Font Díaz

La historia de cómo se autentificó el Códice Grolier hace veinticinco años todavía nos enseña algunas lecciones valiosas en cuanto a los peligros de sacar conclusiones precipitadas así como sobre los problemas de poner calificativos, aun cuando los eruditos implicados ya no mantienen sus posturas originales. Según ha sido tratado recientemente por John L. Sorenson, el descubrimiento de manuscritos antiguos es un tema delicado que, para algunos, puede resultar inquietante1.

En 1971, se descubrió en el sur de México lo que parecía ser un antiguo códice mesoamericano. Se afirmó que procedía de "arqueología no autorizada" (la mayoría de los arqueólogos lo llamarían pillaje). Los expertos en Mesoamérica lo tacharon de falso sin dedicarle mucha atención o ninguna. Michael D. Coe fue uno de los que más defendió la autenticidad del documento, que finalmente recibió el nombre de "Códice Grolier"2. El afamado experto en temas mayas, Sir J. E. S. Thompson, jugó un papel primordial en contra de esta tesis3.

En 1992, Coe dijo sobre Thompson que éste había "ignor[ado] el argumento principal al centrarse en detalles que, según él pensaba, le ofrecían mayores posibilidades de dar una estocada maestra"4. Thompson, por su parte, había criticado a Yuri Knorosov, el lingüista soviético que ha sido reconocido por muchos como el principal artífice del desciframiento de los jeroglíficos mayas. Thompson consideró que la postura de Knorosov era absolutamente insostenible y tildó el trabajo del ruso de "patraña marxista".

En general, hoy en día, se reconoce la autenticidad del Códice Grolier, basándose en las características del propio documento y no en la forma, poco ortodoxa, en que fue descubierto. Tras haber quedado plenamente demostrada su autenticidad, Coe cree que si el Códice Grolier hubiera tenido un origen menos cargado de prejuicios, "habría [sido] aceptado como genuino hasta por el más reticente de los eruditos"5.

Los que habían asegurado que el Códice Grolier era falso cometieron al menos cinco errores, los mismos que suelen cometer los críticos del Libro de Mormón:

(1) Permitieron que la aparición poco convencional del códice prejuzgara el caso. Al igual que Thompson, quien hizo gala de un escepticismo dogmático desde el principio, muchos han descartado, de manera conminatoria, que se pueda dar tratamiento científico al Libro de Mormón.

(2) Además, los que se opusieron al Códice Grolier lo descartaron sin examinarlo con detalle. De manera similar, como una vez informó Thomas O'Dea, "el Libro de Mormón no ha sido considerado, en general, como uno de esos libros que deban leerse para poderse formar una opinión sobre el mismo"6.

(3) Los que juzgaron erróneamente el Códice Grolier sacaron poco beneficio de su estrechez de mente. Actuaron de forma irreflexiva, basándose en opiniones que habían dejado que se consolidaran, hacía mucho tiempo, en un cemento intelectual de su propia hechura.

(4) Cuando los que estaban en contra del Códice Grolier dedicaron tiempo a examinarlo, decidieron cargar contra pequeños detalles, los cuales ofrecían blancos más fáciles que las características principales de aquél complejo documento. Esto nos recuerda la actitud de Alexander Campbell, quien se deleitaba hasta la saciedad señalando, de manera quisquillosa, los pequeños desatinos gramaticales que encontró en la primera edición del Libro de Mormón7.

(5) Finalmente, si todo lo demás falla, el crítico siempre puede acudir a los calificativos. En estos casos, la lección se vuelve particularmente lamentable, ya que incluso un erudito tan responsable como el propio Coe, en cierta ocasión, se refirió al Libro de Mormón en términos despectivos8. Hacer esto es igual de poco afortunado y de improcedente tanto si se trata de juzgar el Libro de Mormón como si se está tachando de "marxista" la labor de erudición de Knorosov con el fin de empañarla. El uso de semejantes calificativos le permite a uno evitar el penoso trabajo de investigación seria que debería realizarse antes de emitir un juicio en cuanto a la autenticidad de cualquier texto que pudiera ser antiguo.

Algún día aflorará la verdad en lo que respecta a la autenticidad del Libro de Mormón. Hasta ese momento, las insinuaciones despectivas y el trabajo de investigación descuidado no hacen ningún bien a nadie.

NOTAS
1. John L. Sorenson, "The Book of Mormon as a Mesoamerican Record", en Book of Mormon Authorship Revisited, ed. Noel B. Reynolds (1997), 484-6.

2. Véase Michael D. Coe, Breaking the Maya Code (1992), 227-9-

3. J. E. S. Thompson, reseña de The Maya Scribe and His World, de Michael D. Coe, The Book Collector 26(1976): 64-75.

4. Coe, Breaking the Maya Code, 229.

5. Ibíd.

6. Thomas F. O'Dea, The Mormons (1957), 26.

7. Alexander Campell, "Delusions", Millennial Harbinger (10 febrero 1831): 85-97.

8. Michael D. Coe, "Mormons and Archaeology: An Outside View", Dialogue 8/2 (1973): 40-

07 diciembre 2007

06 diciembre 2007

¿POR TIERRA O POR MAR ?



las veces que he conversado con personas que intentan y digo intentan por que no pasan de eso, siempre discuten el tema de como se poco de como se poblo america, ahora un articulo que nos aclara un poco.

¿Por tierra o por mar? Una nueva visita al estrecho de Bering

Basado en el trabajo de investigación llevado a cabo por Allen J. Christenson.
Traducido por Estrella La Font Díaz

Tradicionalmente, la mayoría de los antropólogos han aceptado la teoría de que los antepasados de todas las culturas nativas americanas existentes en el Nuevo Mundo proceden de migraciones a pie desde Asia ocurridas durante el pleistoceno; en este período, el nivel del mar estaba más bajo, de forma que ambos continentes se hallaban conectados por una estrecha franja de tierra denominada el Puente de Tierra de Bering. Pero, como demuestra una reseña aparecida en el último número de BYU Studies1, el trabajo del Dr. E. James Dixon, en Quest for the Origins of the First Americans [En busca de los orígenes de los primeros americanos], propone un desafío para este modelo tradicional2.

Dixon es una destacada autoridad en la arqueología de la Beringia oriental, la cadena de islas que en otro tiempo formó el puente que conectaba Asia con lo que actualmente es la tierra de Alaska. Aunque nadie duda de la existencia de dicho puente, ni de su potencial como conducto para la migración humana, Dixon demuestra que éste no podía haber sido el único mecanismo para poblar las Américas. Presenta pruebas impresionantes y muy convincentes que sugieren que los primeros o al menos algunos de los primitivos habitantes de la Antigua América realmente llegaron en embarcaciones preparadas para el océano.

El estudio geológico y paleoecológico de la región de Beringia sugiere que no fue sino hasta más o menos el 9.500 a. C. cuando el Puente de Tierra de Bering se hizo transitable para las migraciones humanas por tierra. En consonancia con esta fecha, no existen pruebas documentadas de que hubiera habido asentamientos humanos en ningún lugar del pasadizo beringio hasta el 9.000 a.C. Sin embargo, hay amplia evidencia de ocupaciones previas a lo largo de las costas occidentales tanto de Norteamérica como Sudamérica cuya fecha es anterior a ésta en al menos dos o tres mil años y en algunos casos muchos miles de años más. Puesto que, al parecer, no había forma de cruzar por tierra en tan tempranas fechas, Dixon señala que estos asentamientos deben de haber sido fundados por pueblos marineros.

El hecho de que las costas del Pacifico en Asia se hallaban salpicadas de numerosos asentamientos está bien documentado. Dixon sugiere que poco antes del 12.000 a.C. el nivel del mar subió rápidamente debido a un abrupto calentamiento del clima, lo que hizo que el mar se tragara las comunidades de la costa del Pacífico asiático (algo así como un Waterworld del Pleistoceno). Esto podría haber provocado migraciones hacia el este, siguiendo las principales corrientes de agua, hasta el Nuevo Mundo. Para cuando el Puente de Tierra de Bering se hizo transitable, los descendientes de estos primeros viajeros ya se habían asentado en gran parte del la línea costera occidental de América del Norte y del Sur, e incluso se habían trasladado al interior en algunas áreas.

Desde hace tiempo, los eruditos Santos de los Ultimos Días han mostrado su interés por la cuestión de los viajes transoceánicos hacia el antiguo Nuevo Mundo3, pero han encontrado poco apoyo entre los principales expertos. En una época, el propio Dixon recibió críticas de varios de sus colegas por sugerir la posibilidad de que se hubieran producido migraciones transoceánicas por lo que se le aconsejó que abandonara el tema si es que no quería perder su credibilidad profesional (p. 129). Dixon cree que la idea de la existencia de contactos transoceánicos precolombinos entre el Nuevo y el Viejo Mundo no tiene acogida a causa de la tendencia de algunos individuos que, ajenos al campo, van demasiado lejos en sus intentos por explicar todas las similitudes que existen entre las dos grandes regiones culturales, haciéndolo de manera indiscriminada sobre la base de su difusión a través de los océanos.

Pero los hallazgos fruto de la investigación y cuidadosamente presentados, como son los de Dixon (así como los de un creciente número de otros investigadores), dejan claro que antiguamente los humanos eran capaces de viajar largas distancias a través de los océanos para visitar o colonizar partes del Nuevo Mundo. Por extensión, es razonable concluir que las pequeñas colonias de jareditas, lehitas, y mulekitas también podrían haber realizado tales viajes.

NOTAS
1. 36/2 (1995-1996). Véase también el excelente tratamiento que realiza Stephen C. Jett sobre la cuestión de los contactos transoceánicos, disponible como reimpresión en el formulario de pedidos.

2. (Albuquerque: University of New Mexico Press, 1993).

3. Véase John L. Sorenson y Martin H. Raish, Pre-Columbian Contacts with the Americas across the Oceans: An Annotated Bibliography (Provo: Research Press, 1990).

03 diciembre 2007

Evidencia de la autenticidad del Libro de Mormón


Esto lo encontre en la pagina web www.AllAboutMormons.com , mensiona alguna de las evidencias como un resumen , talvez seria bueno hacer un gran resumen de puntos como evidencia, quitando los argumentos, pero citando donde se encuentran, bueno se los dejo...


Evidencia de la autenticidad del Libro de Mormón
Por AllAboutMormons.com Webmaster - 30-11-2007

Muchas personas que están investigando la iglesia mormona encuentran propaganda anti-mormona. Contrario a lo que los anti-mormones quieren que creas, de hecho existe evidencia que apoya al Libro de Mormón. Como la Biblia, la evidencia del Libro de Mormón es circunstancial, no concluyente. No obstante, estas “pruebas” son muy convincentes.

Mientras que la evidencia es interesante, sería un error creer en el Libro de Mormón solo por prueba académica. La prueba académica es materia de constante revisión, pero un testimonio del Libro de Mormón dado por Dios no está sujeto a cambios.

Hay muchas pruebas de la autenticidad del Libro de Mormón. Aquí hay algunas:
1. El Libro de Mormón describe los viajes de un hombre llamado Lehi y su familia de Jerusalén a las orillas del Mar Rojo. A pesar que el hecho que detalla a las arabias no estuvo disponible para José Smith, el Libro de Mormón cuenta con exactitud la geografía y la geología árabe.
1. El camino tomado por Lehi en el Libro de Mormón corresponde a un camino principal en la antigua arabia.
2. A pesar de que el material de hierro es raro en las arabias, el mineral está exactamente donde el Libro de Mormón indica.
3. A pesar de que por años la gente creyó que no habían ríos que desembocaran al Mar Rojo, existe un río exactamente donde el Libro de Mormón indica.
4. A pesar de que los mapas detallados de las arabias no estaban disponibles para José Smith, hay un sitio llamado “nehem” (que no es mencionado en la Biblia) en el mismo lugar donde el Libro de Mormón indica, y significa "duelo y consuelo", en perfecta armonía con la descripción dada en el Libro de Mormón.
2. José Smith no fue el único quien vio las planchas de metal en cuales fue grabado el Libro de Mormón. Otros quince hombres también vieron las planchas y dieron una descripción de ellas. Sus testimonios pueden encontrarse en las copias modernas del Libro de Mormón.
3. José Smith fue ridiculizado por años al decir que el registro del Libro de Mormón fue gravado en planchas de metal. Evidencias arqueológicas recientes han mostrado que el hacer registros en planchas metálicas de hecho fue una práctica antigua del Medio Oriente. De hecho, recientemente se ha descubierto un registro gravado en planchas de oro. Fue hecho por los Etruscos que fueron personas que tenían sus orígenes en el Medio Oriente (Turquía). Estas planchas tenían anillos de oro a los lados, exactamente como el registro original del Libro de Mormón.
4. Muchos han criticado al Libro de Mormón porque fue escrito en egipcio “reformado”. Ellos argumentan que los israelitas verdaderos nunca usarían el lenguaje de sus enemigos. Descubrimientos recientes han demostrado, no obstante, que se han conocido escritos egipcios reformados o modificados, incluyendo las formas demóticas y heriáticas.
5. El Libro de Mormón describe a un hombre llamado Mulek (una forma corta de Malkiyahu) quien fue el hijo del Rey Israelita Malaquías; muchos han criticado al Libro de Mormón ya que ciertas lecturas (comunes) de la Biblia sugieren que Malaquías no tenía hijos. Sin embargo se ha descubierto recientemente en Jerusalén un sello antiguo con el titulo "Malkiyahu el hijo del rey”.
6. También hay pruebas de que el Libro de Mormón es, de hecho, una traducción de un antiguo texto hebreo, al igual que José dice.
1. Contiene muchas formas poéticas llamadas "chiasmus". La importancia del chiasmus en escritos antiguos semitas se reconoce sólo en el siglo pasado. José Smith no podría saber de ellos.
2. El manuscrito original del Libro de Mormón también contiene muchas frases gramaticalmente extrañas que desde entonces se han corregido. Por ejemplo, en lugar de "si... entonces...", el manuscrito original utiliza a menudo "si... y..." Esta construcción de "... y si..." no se encuentra en la Biblia y no es común en el inglés. Sin embargo, corresponde exactamente con el condicional hebraico.
3. El Libro de Mormón utiliza unos 200 nuevos nombres que no se encuentran en la Biblia. Los recientes descubrimientos de las antiguas inscripciones hebreas han afirmado muchos de estos nombres “inventados”, inclusive Ajá, Ammoniah, Chemish, Hagoth, Himni, Isabel, Jarom, Josh, Luram, Mathoni, Mathonihah, Muloki y Sam. ¿Cómo podría haber sabido José que estos nombres eran auténticos nombres hebreos?
4. El Libro de Mormón usa el nombre de "sheum" para describir un grano. Aunque José Smith no podía saber, "sheum" es, en efecto, un antiguo nombre del Oriente Medio para “grano”.
5. El Libro de Mormón describe un pueblo que se les dio una tierra llamada "Jersón" "para una herencia." “Jersón" en realidad significa "una tierra de la herencia" en el antiguo idioma hebraico.
7. A pesar de que José Smith no podía saber de muchos de los detalles de los antiguos cultivos de olivos (ya que no se mencionan en la Biblia), el Libro de Mormón describe la antigua práctica Israelita con gran exactitud.
8. El Libro de Mormón describe antiguas fortificaciones que son notablemente similares a las encontradas en excavaciones arqueológicas recientes en las Américas.
9. El Libro de Mormón describe un pequeño grupo de personas que vinieron de Israel para las Américas (probablemente Centroamérica, aunque en el Libro de Mormón no se especifica la ubicación exacta). El Libro de Mormón sugiere que este grupo relativamente pequeño de personas últimamente se mezcló con los pueblos que han emigrado a las Américas a través del estrecho de Bering. Curiosamente, hay pruebas sustanciales de una influencia hebrea en el idioma uto-aztecano de Centroamérica. Aunque uto-aztecano no se deriva del hebreo, el hebreo parece haber influenciado su desenvolvimiento. Hay más de 1000 similitudes entre el antiguo hebreo y uto-aztecano, inclusive el uso del plural sufijo "-im" en hebreo e "-ima" en uto-aztecano, el pasivo prefijo "ni-" en hebreo y el prefijo "na-" en uto-aztecano, la palabra hebrea "yasab" y la palabra uto-aztecana "yasipa", que significan "sentarse o detenerse", la palabra hebrea "adán" y la palabra uto-aztecana "otam", que significan "hombre", la palabra hebrea "katpa" y la palabra uto-aztecana "kotpa", que significan “los hombros”, las palabras hebreas "ya-'amin" y las palabras uto-aztecana "yawamin", que significan “él acredita”, etc. El Dr. Roger Westcott, un profesor emérito de antropología y lingüística en la Universidad de Drew (quien no es mormón), así como otros, han confirmado que estas similitudes no pueden ser ignoradas.

02 diciembre 2007

¿Podemos comparar la arqueología bíblica con la arqueología del Libro de Mormón?

Muchas veces hemos escuchado que la Biblia tiene un Sustento Arqueologico pero ¿y el Libro de Mormón  que podemos decir si comparamos ambas escrituras Sagradas. Este artículo trata este tema.



Los críticos de los SUD alegan el hecho de que se ha probado que la Biblia es un documento preciso y probado por medio de los descubrimientos de la arqueología y que por otro lado el Libro de Mormon no tiene mayor apoyo arqueológico. 

Podemos contrargumentar este alegato anti-mormón en tres partes:

  1. ¿Es comparable la arqueología Biblica con la arqueologia del Libro de Mormon?
  2. ¿Ha sido "comprobada" la Biblia por medio de la arqueología Biblica?
  3. ¿El Libro de Mormón se encuentra sin pruebas arqueológicas?

1. ¿ Podemos comparar la arqueología Bíblica con la arqueología del Libro de Mormón?

Primero, es importante entender que el desarrollo de la arqueologia en el Viejo Mundo comenzo por lo menos en el siglo XV y el desarrollo de la arqueologia Biblica se puede trazar por lo menos a mediados de los 1800's, si es que no antes aun. En contraste, las antiguedades Mesoamericanas son virtualmente desconocidas para muchos en el mundo hasta que John L. Stephens hizo su viaje a Mesoamerica en los 1800's. (1) No solo se ha invertido mas energia y y dinero por mucho mas largo tiempo, sino que tambien las condiciones ambientales entre los sitios Biblicos y los posibles sitios del Libro de Mormon en el Nuevo Mundo son dramaticamente diferentes. Ambos son extremos opuestos entre las humedas junglas de Mesoamerica y las deserticas tierras de la Biblia la cual tiende a preservar los artefactos.

Los criticos nos quieren hacer creer que hay muy poca si es que hay alguna diferencia entre la arqueologia Biblica y la arqueologia del Libro de Mormon. Ellos frecuentemente reclaman que como ciertos aspectos de la Biblia han sido verificados por evidencia arqueologica el Libro de Mormon deberia tener tambien el mismo apoyo verificante dado por la Arqueologia del Nuevo Mundo. Que clase de evidencia es la que esperan ser encontrada? Nombres - nombres de lugares o nombres de personas, algo como por ejemplo "Nefi durmio aqui," o "10 kilometros para llegar a Zarahemla", esto es debido a que tal vez la forma mas precisa de determinar una localizacion antigua es por la sobrevivencia del nombre del lugar o su toponimo.
En tierras de la Biblia tenemos ventajas en cuanto a los toponimos. (1) Algunos toponimos han permanecido igual que en tiempos biblicos, en otras palabras, algunos lugares son conocidos por los mismos nombres en estos tiempos modernos al igual como los dias de la antiguedad; (2) Muchos toponimos biblicos continuan usandose no solo en el lenguaje Hebreo, sino que tambien en el Arameo o en Arabe(3) y finalmente, las inscripciones Egipcias hechas en papiros, al igual que documentos Mesopotamicos y los escritos de Eusebios (260 - 340 A.D.) suplen a arqueologos con toponimos de la Tierra Santa y tambien listas detalladas (en algunas instancias) de la distancia entre ciudades. Saber la localizacion exacta de una ciudad claramente ayuda a la arqueologia biblica a localizar las otras ciudades.(2)

Mucha gente estaria tentada a pensar que los toponimos generalmente continuan de una generacion a la siguiente, pero casi siempre no es el caso. Generalmente, un toponimo cambia en periodos de tiempo que son menores a la existencia de esa ciudad debido a transformaciones politicas o cambios mayores culturales o de lenguaje. Muchas de las ciudades del Viejo Mundo han cambiado sus toponimos a travez de los años. Uno de estos ejemplos lo constituye el nombre en griego clasico Byzantino que fue se cambiado a Constantinopla en el cuarto siglo DC (en honor al emperador romano Constantino) y finalmente a Estambul en el siglo quince despues de Cristo, luego de la conquista de Constantinopla por los Turcos. En el Libro de Mormon vemos este mismo fenomeno por ejemplo con el Cerro de Rama que despues es llamado el Cerro Cumorah. (Vease Eter15:11 y Mormon 6:6). Ahora bien, con que nos encontramos en la arqueologia Mesoamericana con respecto a los toponimos? Primero, distinto a los toponimos de las tierras biblicas en los cuales muchos toponimos sobrevivieron a traves de lenguajes relacionados entre como el hebreo y el arabe, no hay razon para asumir que los lenguajes Maya y los lenguajes Nefitas estan relacionados. Segundo, nos encontramos que en Mesoamerica, los toponimos en su mayor parte han desaparecido de una Era a otra. Muchas de las ciudades Mesoamericanas, con sus antiguos nombres, tienen hoy en dia nombres Españoles tales como: San Lorenzo, La Venta, y El Mirador. No sabemos muchos de los nombres originales que tenian estas ciudades (ya sean sus nombres en el Libro de Mormon o los nombres Mayas)(3)

Un tercer problema que se tiene en america tiene que ver con las inscripciones de toponimos.

Mesoamericanos o como son llamados, los glifos (y no todos los eruditos estan de acuerdo que tales glifos representan los nombres de las ciudades). Estos glifos no solo son raros (solo hay como cuarenta glifos para los cientos de lugares Maya) sino que ademas son solo simbolicos en vez de foneticos. En otras palabras, por ejemplo, cuando los arqueologos encuentran una inscripcion que designa a un lugar con un glifo del Cerro del Jaguar, la pronunciacion de este glifo dependeria del que habla el lenguaje - ya sea Zapoteca, Mixteca, o Nefita, es decir, tendria varias pronunciaciones diferentes.(4)
Excepto que se lograsen futuros descubrimientos, quizas nunca podremos saber como eran pronunciados los nombres de las ciudades de Mesoamerica en los tiempos del Libro de Mormon.

¿Ha sido "comprobada" la Biblia por la arqueología Bíblica?

Mientras que la mayoria de los criticos aseveran o dan la implicancia de que la Biblia esta plenamente apoyada (o "comprobada") por montones de evidencia arqueologica, la realidad es que solo un poco mas de la mitad de los nombres de los lugares mencionados en la Biblia han sido encontrados. La mayoria de estas identificaciones han sido basadas gracias a la preservacion del toponimo. Solo como un siete u ocho por cierto de las localizaciones Biblicas han sido identificados a un alto grado de certeza ya que el toponimo ha sido preservado a travez de los siglos (por ejemplo, Jerusalem o Belen) y como otro siete u ocho por ciento de las localizaciones Biblicas (sin toponimos preservados) han sido identificados con un buen grado de certeza en su conjetura. (5) La identificacion de estas localizaciones sin los nombres conservados del lugar no podrian haber sido hechos si no hubiese sido por las localizaciones claras de los lugares en los cuales los toponimos habian sido preservados. Si (como sucede en la antigua Mesoamerica) pocos o ningun toponimo hubiera sobrevivido, la realidad es que pocas localizaciones Biblicas hubiesen podido ser identificadas con certeza.

A pesar de la identificacion de algunos lugares Biblicos, muchas localizaciones importantes Biblicas aun no han sido identificadas. Por ejemplo, la localizacion del Monte Sinai es desconocida aunque existen mas de 20 posibles candidatos. Algunos eruditos rechazan la aseveracion de que la ciudad de Jerico existia en los tiempos de Josue. La ruta que sigueron los Israelitas en su Exodo desde Egipto simplemente es rebatida por muchos eruditos Biblicos e inclusive algunos de ellos no creen el hecho biblico de que hubo una conquista Israelita de Canaan explicando que se trata solo de una historia epica para justificar la existencia y reclamos de Israel (6)

Un arqueologo que no es SUD, Wiliam Dever, quien es profesor en Arqueologia y Antropologia de Cercano Oriente y jefe del Departamento de Estudios de Cercano Oriente señala que "despues de un siglo de investigacion moderna, tanto de eruditos Biblicos como arqueologos, no han podido documentar como historia real ninguno de los eventos, aun mas, ninguna de los personajes, de la era Patriarcal Mosaica." (7)
La Arqueologia, segun señalan los criticos, puede "comprobar" a la Biblia en cualquier sentido y sin embargo nunca ha podido dar una prueba de una gran variedad de narraciones biblicas, incluyendo la existencia de Abraham, Jose de Egipto, Moises, el Exodo o inclusive de la presencia Israelita en Egipto.(8)

3. ¿El Libro de Mormón se encuentra sin pruebas arqueológicas?

Aun cuando la principal evidencia de la autencidad del Libro de Mormon proviene del Espiritu Santo, mucha gente se pregunta si hay apoyo arqueologico para el Libro de Mormon. Como ya lo explique antes probablemente nunca podamos determinar los antiguos toponimos foneticos para los lugares Pre-Clasicos Mesoamericanos. Y si encontraramos una ciudad del Libro de Mormon, la pregunta es como podiamos reconocerla y saber que es del Libro de Mormon? John Sorenson en su ultimo libro, Images of Ancient America: Visualizing Book of Mormon Life, (9) describe la cultura y la forma de vida de los antiguos Mesoamericanos y sugiere como el Libro de Mormon puede ser interpretado por medio de esta
información.

Como es posible que los nombres de los personajes del Libro de Mormon o sus lugares nunca puedan ser decifrados (revisar el primer tema) el unico apoyo actual que tenemos disponibles en el campo arqueologico viene por demonstrar las caracteristicas culturales que son mencionadas en el Libro de Mormon y que no son compatibles con lo que actualmente sabemos de la antigua Mesoamerica.
Sin embargo, el reciente descubrimiento de un nombre grabado en un altar en Yemen tambien presta apoyo arqueologico al Libro de Mormon. Este altar, descubierto por arqueologos No-SUD, muestra el antes desconocido nombre tribal de NHM en la misma vecindad en el cual el Libro de Mormon relata a la familia de Lehi que se detiene para sepultar a Ismael en un lugar llamado Nahom (1Nefi 16:3-4) Este lugar era desconocido a los lectores modernos hasta relativamente poco tiempo y claramente no existe posibilidad de que la conociese Jose Smith. (10)

Es interesante tambien notar que por años los criticos (y aun eruditos SUD como B.H. Roberts) crearon largas listas de los supuestos anacronismos, detalles mencionados en el Libro de Mormon los cuales supuestamente son incompatibles con lo que se conocia de la antigua Mesoamerica. Sin embargo, en años recientes, esta lista ha disminuido. ¿Por que? Porque se ha descubierto que muchas veces estilos de vida normal que son mencionados del pueblo del Libro de Mormon, esas cosas las cuales Jose Smith no hubiera sabido con certeza, y claro, esas cosas las cuales los criticos siempre mencionan a la primera como evidencia como fraude, han sido comprobadas por nuevos descubrimientos y actualmente encuentran apoyo por los eruditos de arqueologia, antropologia e historia. (11)

Notas.


  1. T. Patrick Culbert, "Maya Treasures of an Ancient Civilization," Archeology, March/April, 1985, 60.
  2. William J. Hamlin, "Basic Methodological Problems with the Anti-Mormon Approach to the Geography and Archeology of the Book of Mormon," Journal of Book of Mormon Studies v2:1 (Provo: FARMS, 1993), 164-165.
  3. Ibid., 167
  4. Ibid., 169-170
  5. Ibid., 164
  6. Ibid., 183.
  7. William G. Denver, Recent Archeology Discoveries and Biblical Research (Seattle and London: University of Washington Press, 1990), 5.
  8. Ibid., 24, 26.
  9. John Sorenson, Images of Ancient America: Visualizing Book of Mormon Life ( Provo: FARMS, 2000).
  10. S. Kent Brown, "New Light: The Place That Was Called Nahom: New Light from Ancient Yemen," Journal of the Book of Mormon Studies v 8:1 (Provo, FARMS, 1999), 66-68.
  11. Véase http://www.mormonfortress.com/crit-fr.html 



Fuente:

http://www.fairlds.org
Traducido por: 

Maria Elena Arreola

Corregido por: 

GSC

29 noviembre 2007

hagalo usted mismo


cuando era mas joven mi padre siempre compraba una revista que se llamaba "hagalo usted mismo", bueno el articulo que sigue habla de eso y es en directa relación con lo escrito en la entrada anterior a esta, no tengo la fuente de lo que voy a citar ahora, pero creo que también nos hará meditar


COMPRUEBE POR USTED MISMO



El Libro de Mormón es Verdadero!!

SI USTED, NO CREE QUE SEA ASÍ... TAN SOLO DEBE SEGUIR LOS SIGUIENTES PASOS Y COMPROBAR QUE ESTE LIBRO NO ESTA HECHO POR LAS MANOS DEL HOMBRE.

DEBE SER PROBADA LA POSIBILIDAD DE DUPLICAR UNA OBRA DE ESTA NATURALEZA EN LAS CIRCUNSTANCIAS EN QUE EL LIBRO VIO A LUZ.

Este es el desafio:

1. Escriba una historia sobre una civilización antigua cualquiera, que conprenda un periodo de 2000 años antes de cristo, hasta 421 despues de El.

2. Usted no podra tener mas de 23 años de edad (pues era lo que tenia José Smith cuando trajo a la luz el libro de mormón.

3. Usted, necesariamente, deberá haber vivido, hasta entonces, en regiones del interior, en el campo y no tener mas de tres años de estudio, exactamente como lo tenia José Smith.

4. Usted no podra consultar ninguna biblioteca pues no habia esa facilidad para él.

5. Su libro deberá tener mas de 300.000 palabras, sin que pueda hacer ninguna alteración, al texto desde su primera impresión.

6. La historia deberá discurrir sobre dos naciones distintas y separadas territorialmente, debiendo ambas estar correctamente como naciones contemporáneas en lo que atañe en su historias.

7. Las culturas deberán estar regidas a lo largo de 2400 años de historia, religión, economía, política, etc. Con todas la feses de desarrollo social, incluyendo sus sitemas monetarios y nombre de cada moneda.

8. Su estilo deberá variar muchas veces para simular las variaciones existentes en el libro de mormón. Toda vez que se testifica en el que fueron varios los responsables de la compilación de los diversos libros que lo componen.

9. El libro deberá versar, principalmente, sobre la religión enseñada por Jesucristo en sus minimos detalles y contener ejemplos de la vida Cristiana.

10. Usted deberá tener el coraje para decir que su narración no es ninguna ficción, si no que es una historia sagrada y verdadera, que llegó a sus manos por el don y el poder de Dios por medio de un angel (invente un nombre para el si tiene el valor ).

11. Incluya 54 capitulos sobre guerras, 21 históricos, 55 sobre visiones y profecías (Y recuarda que esas visiones deben encajar miticulosamente dentro de los preseptos bíblicos). Organice 71 capítulos sobre Doctrina y Amonestaciones. Todo deacuerdo con la enseñansas de la Biblia, para que no se descubra ninguna falsedad en su pretendido origen divino. Escriba 21 capítulos sobre el ministerio de Cristo entre los pueblos y naciones en su Libro, todo deacuerdo con los testimonios y enseñanzas del Nuevo Testamento.

12. Enfrente en su criterio, valerosamente, algunas de las creencias religiosas de mayor fuerza entre los hombres de su generación, demostrando la falcedad y los errores de los poderosos ministros religiosos que la profesa. Deberán ser tan fuertes sus argumentos que la lectura de su libro provoca una intensa revuelta en ellos, al punto de conspirar en todas sus formas para matarlos, después de haber encarcelado y agredido por causa de la divinidad que le atribuye a su historia.

13. Incluya en su narración detalles de viaje, vestimenta, animales,minerales,etc. Describa e lenguaje escrito y hablado por este pueblo antiguo, de forma que la vegetación científica de las generaciones que vinieren 1500 años despues del periodo de culminación de su narrativa historica (421 DC) no pueda declarar como falsos o errados su escrito, si no por el contrario, se solprenda por su increible fidelidad a los hechos descubiertos.

14. Invente 200 nombres nuevos, de modo que resistan toda investigación con respecto a sus orígenes lingüisticas y recuerde que muchos eruditos se empeñaron horas enteras en descubrir una señal a fin de destruir la obra, !sin conseguirlo¡.

15. Usted deberá utilizar figuras de retoricas, parábolas metáforas, narraciones, expocición, oratoria, etc.

16. Debe esforzarse, diligentemente, para que sus enemigos deseosos de desenmascararlo, no tenga la mínima posibilidad de vencerlo, ni con los mejores argumentos, ni con los mejores especialistas, por los conocedores que sean de los asuntos por usted tratados.

17. Las evidencias Históricas y Cientificas y los descubrimirntos arqueológicos en los 160 años siguientes en la publicación de su obra deben probar que sus palabras son exactas y verdaderas.

18. Con el correr del tiempo, el cumulo de evidencias en torno a la presencia de sus obra debe llevar a los investigadores a concluir el origen divino de libro es la única explicación lógica.

19. El modo en el cual se relata que apreció su libro debe estar en cocordancia con muchas profecías Bíblicas, de tal modo que no puedan ser derrumbado por la Bíblia, antes bien apoyado y sustentado por ella. Los nuevos hechos expuestos deberán añadir mas autenticidad aun.

20. Millones de hombres deberán ser cautivados por el poder de las palabras de su libro, de tal forma que dará asombroso testimonio de que son verdaderas todas las palabras, promesas y doctrinas contenidas en el, pues practicaran sus enseñanzas y verificaran por si mismos que el poder del Espiritu Santo así lo testifica conforme a una promesa que usted deberá incluir en esos términos, " Y cuando recibáis estas cosas quisiera exhortarlos a que preguntéis a Dios el Eterno Padre en el Nombre de Cristo si no son verdades estas cosas; y si pedís con un corazón sincero,con verdadera intención teniendo fé en Cristo el os manifestara la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo.", exactamente como esta prometido en el Libro de Mormón.

21. Mas de 33000 de sus lectores deben quedar tan convencidos de la veracidad de su libro que darán años de su vida para llevarlos al conocimiento de las naciones, lenguas y pueblos explicando personalmente los pasajes mas importantes. Ellos deberán costear gran parte de sus gastos e interrumpir todos sus intereses personales para dedicarse enteramente a la causa. Al regresar a sus hogares deberán declarar abiertamente que en esa misión tuvieron las experiencias mas grandiosas de su vida al llevar el patron moral de los individuos todo por la influencia que emana del contenido de su libro.

22. Durante los 20 años que siguieren de la publicación de su libro. Usted deberá ver que su familia y aquellos que le son caros, son perseguidos, torturados y muertos de hambre, frío y acecinados sus casas y sus bienes destruidos solo por que enfrentan todo para no negar el testimonio sagrado que obtubieron.

23. Después de 20 años de lucha incesante en razón de la revolución espiritual causada por su libro, usted tendrá que sellar su testimonio de el, dando su propia ,vida, de manera brutal, caminando hacia la muerte para no debilitar las convicciones de los que le seguirán y sustentar ante el mundo que el origen de su obra es verdaderamente de Dios, con sus inespertos 20 años comience ahora ahora a producir el libro. No en la atmósfera calmada de su hogar, si no bajo extrema persecución y amenazas constante de toda especie. Despues convenza a un amigo suyo de vender su propia finca para financiar la publicación del libro y digale que no espere ninguna reconpensa moneta. Y apresurece por que para igualar lo que hizo josé, debera ejecutar esto en 60 días.



TODO HOMBRE QUE TUVIERA INTELIGENCIA PARA COMPRENDER LA IMPOSIBILIDAD DE TAL HAZAÑA, RECONOCERA QUE EL LIBRO DE MORMON SOLO PUEDE SER PRODUCIDO POR EL PODER DE DIOS, NO OBSTANTE QUE COMO INSTRUMENTO HAYA INTERVENIDO EL HOMBRE, USTED YA NUNCA MAS PODRA SER MAS INDIFERENTE AL LIBRO DE MORMON

Esto lo dejo en el nombre de Jesucristo Amen...
sud chile

28 noviembre 2007

UNA PEQUEÑA TAREA


cuando leí este parrafo, de verdad me hizo meditar,pense sobre la gran tarea que le fue encomendada a Jose, ademas demuestra en forma clara lo dificil que seria el crear una obra tan monumental, y con todos los avances en descubrimientos que cada dia salen a la luz, solo encuentro una respuesta, El Libro de Mormon es otro TEstamento de Jesucristo.



El texto siguiente se toma de los Trabajos Reunido de Hugh Nibley, Vol.8, Ch.11, Pg.221 - Pg.222:

" Desde que Joseph Smith era más joven que la mayoría de ustedes y no casi tan experimentado o bien-educado como cualquiera de ustedes, en ese momento él registró la propiedad literaria del Libro de mormón, imaginese usted, si alguien le pidiera que presentara a finales del semestre (y tendria más tiempo de lo que jose smith tenía) un escrito, que tenga, de quinientas a seiscientas páginas en tamaño. Llámelo usted un sagrado libro si usted quiere, y déle la forma de una historia. Cuente la historia de una comunidad de judíos errantes en tiempos antiguos;que tenga todas las clases de carácteres en su historia, e involúcrelos en todas las clases de público y las vicisitudes privadas; déles nombres--ciento de ellos--pretendiendo que ellos son hebreo real y los nombres egipcios de hacia 600 b.c.; sea pródigo con los detalles culturales y técnicos--las maneras y costumbres, artes e industrias, instituciones políticas y religiosas, ritos, y tradiciones, incluya mucho tiempo y ejército complicado e historias económicas; tenga su tapa narrativa mil años sin cualquier hueco grande; guarde varios historias locales interrelacionadas que van en seguida; siéntase libre para introducir controversia religiosa y la discusión filosófica, pero siempre en una escena creíble; observe los convencionalismos literarios apropiados y explique la derivación y transmisión de sus materiales históricos variados.
¡" y todo lo anteriormente que no se contradiga nunca entre si ! pero ahora viene la parte dura de esta pequeña asignacion ,¡ usted va a ser exigido que tiene que tener su libro publicado cuando usted lo termine, no como ficción o romance, pero como una verdadera historia! Después de que usted lo ha presentado lo no puede hacer ningun cambio en él (en esta clase nosotros usamos siempre usaremos la primera edición del Libro de mormón); ademas, usted debe invitar a cualquiera y todos los estudiosos a leer y criticar su trabajo libremente, mientras explica a ellos que es un sagrado libro en una equivalencia con la Biblia. ¡Si ellos parecen encima de-escépticos, usted podría decirles que usted tradujo el libro de los archivos del original por la ayuda del Urim y Thummim--ellos amarán eso! Más allá usted podría decirles que los escritos del manuscrito original estaba en los planchas dorados, y que usted recibió las planchas de un ángel. ¡Ahora vaya a trabajar y buena suerte!

27 noviembre 2007

El maldecir a un litigante para que quede mudo






El maldecir a un litigante para que quede mudo
Basado en investigaciones realizadas por John W. WelchTraducido por Estrella La Font Díaz

La maldición que Alma pronunció sobre Korihor, "En el nombre de Dios quedarás mudo de modo que no podrás expresarte más" (Alma 30: 49), presenta similitudes con una antigua práctica griega consistente en maldecir a un litigante para que quedara mudo. Cuando la maldición se hizo efectiva, la falta de aprobación divina se hizo tan patente que Korihor no tuvo más remedio que abandonar su litigio. Las maldiciones de este tipo eran comunes en el antiguo mundo mediterráneo, sobre todo en el ámbito legal. En décadas recientes, se han hallado más de cien maleficios hechos con el fin de refrenar a otros -maldiciones inscritas sobre pequeñas láminas de plomo, plegadas y atravesadas con un clavo- en tumbas, templos y más concretamente en pozos cercanos a los palacios de justicia, donde se colocaban con la esperanza de que una deidad del mundo subterráneo los recibiera y ejecutara. Se conoce este tipo de sortilegios con el nombre de defixiones debido a que se pretendía que sus palabras y poderes sirvieran para frenar o poner trabas (latín "defigo") a un oponente. En la antigua Grecia, podían ser objeto de estos maleficios los rivales en el comercio, en las competiciones atléticas, en el amor, o los adversarios en un litigio. La mayor parte de los maleficios griegos de este tipo tienen relación con algún litigio, y existen sesenta y siete defixiones diferentes que invocan maldiciones sobre adversarios legales. El más antiguo de estos maleficios se remonta al siglo V a. C. En once de ellos se pide a los dioses que trabe la lengua del adversario con el fin de que pierda el pleito. Hay pruebas que sugieren que en algunas ocasiones las maldiciones parecían cumplirse. Por ejemplo, una estela (losa de piedra con inscripciones) del siglo III a. C., procedente de la isla griega de Delos, expresa la gratitud de un litigante victorioso que creía que había recibido ayuda de un dios en el juicio: "Porque sujetaste a los hombres pecaminosos que habían dispuesto el pleito, acallando en secreto la lengua dentro de sus bocas, de forma que nadie pudo oír de ella [la lengua] palabra o acusación alguna, que son las compañeras de un juicio. Sino que más bien, como resultó de acuerdo con la divina providencia, se confesaron ser como estatuas o piedras heridas por un dios". El que Korihor se quedara sin habla y, hasta cierto punto, el aturdimiento de Sherem, eran precisamente el tipo de señales o freno que la gente del antiguo mundo mediterráneo esperaba que un dios manifestara, en el marco de un juicio, cuando se presentaban acusaciones falsas o se utilizaban estratagemas injustas que situaban al oponente en clara desventaja. Los litigantes que habían quedado en evidencia a menudo erigían estelas con su confesión. Las inscripciones, según parece, constituían "una confesión de culpa, a la que el autor se ha visto forzado por la intervención punitiva de una deidad, que a menudo se manifestaba en forma de enfermedad o accidente". Con la esperanza de apaciguar al dios ofendido, el litigante castigado inscribía en la estela una declaración efectuando una clara profesión de su fe -recién admitida- en la deidad y advertía a otros que no desdeñaran a los dioses. Los juicios de Sherem y Korihor muestran esta misma tendencia a la confesión. Sherem se retractó de sus enseñanzas públicas, confesó la veracidad del dios que había intervenido en su contra, admitió su error y expresó su preocupación de que nunca lograra apaciguar a dicho dios (véase Jacob 7: 17-19). La confesión de Korihor reconoció el poder de Dios, probablemente para dar seguridad, a las personas de Zarahemla que estuvieran preocupadas, de que la maldición no afligiría a nadie más, así como para terminar la disputa (véase Alma 30: 51). Tales reacciones son similares a las de otras personas del mundo antiguo cuya perfidia judicial había quedado en evidencia y había sido anulada gracias a la intervención de un dios como respuesta a la maldición, lanzada para ponerles freno, de un litigante acosado.

Adsense2