Busca en Nuestro Sitio

08 mayo 2013

El Libro de Mormón y la evidencia del ADN



Este artículo muestra los errores y poca rigurosidad científica de la supuesta contradicción entre las muestras de ADN realizadas a algunos nativos americanos y El Libro de Mormón.

Redactores: Alberto Barrios y Andrew Miller.
Traductores: María Helena Arreola y Antonio A. Caballero.
Re-editado por Pamela J. Carrasco.



La crítica


Las muestras de ADN tomadas de los nativos americanos modernos no concuerdan con el ADN de los habitantes modernos del medio oriente. Los críticos sostienen que esto quiere decir que la declaración del Libro de Mormón concerniente a que los nativos americanos son descendientes de Lehi es falso y por lo tanto el Libro de Mormón no es un registro antiguo, como aseguró José Smith.

Fuentes de la crítica
  1. Thomas W. Murphy, "Lamanite Genesis, Genealogy, and Genetics," en Dan Vogel and Brent Lee *Metcalfe, eds., American Apocrypha: Essays on the Book of Mormon (Salt Lake City: Signature Books, 2002).
  2. Thomas W. Murphy y Simon G. Southerton, "Genetic Research a 'Galileo Event' for Mormons," Anthropology News 44/2 (febrero de 2003): 20
  3. Simon G. Southerton, Losing a Lost Tribe: Native Americans, DNA, and the Mormon Church (Salt Lake City: Signature Books, 2004).
La respuesta

Pocas críticas hacia la Iglesia, con tan poco razonamiento y rigor científico aplicados a la cuestión, han recibido tanta atención mediática como esta. Los ataques sobre el ADN en contra del Libro de Mormón fallan en numerosos terrenos.

Unas consideraciones iniciales

Es importante darse cuenta de que los críticos del Libro de Mormón basan sus argumentos, relacionados con la genética del Libro de Mormón, en información de ADN que ni siquiera se ha demostrado que pueda ser relevante, ni que decir, concluyente. Dichos críticos han amontonado la información recopilada, de estudios no relacionados entre sí, sobre el ADN para crear argumentos con la apariencia de poseer cierto valor científico, aunque sin una verdadera relevancia. A día de hoy, no se ha diseñado ni realizado ningún estudio genético para probar la hipótesis de que los nativos americanos eran descendientes de [la tribu de] Lehi y que esa herencia [genética] sea detectable hoy en dia.

Para los no expertos todo lo relacionado con el ADN puede ser complejo (especialmente para aquellos que estuvieron en el instituto hace más de veinte años, antes de que estuviera disponible la mayor parte del conocimiento moderno sobre el ADN). En este artículo repasamos los métodos disponibles para realizar las pruebas de ADN, junto con sus puntos fuertes y sus limitaciones. (Artículo en inglés).


Para aquellos que están interesados en los métodos científicos del ADN: 

Este artículo, realizado por un obispo SUD quien a su vez es un experto de categoría mundial en el uso de exámenes genéticos, nos proporciona un resumen generalizado. Es bastante corto, simple y directo al grano: John M. Butler, "Addressing Questions surrounding the Book of Mormon and DNA Research," FARMS Review 18/1 (2006): 101-108 (en inglés).


Este artículo provee una apreciación más detallada, pero igual de accesible para un inexperto: David A. McClellan, "Detecting Lehi's Genetic Signature: Possible, Probable, or Not?" FARMS 

Review 15/2 (2003): 35-90 (en inglés)


Estos artículos discuten la posibilidad de hacer pruebas a varias hipótesis usando el Libro de Mormón y el ADN: 

Michael F. Whiting, "DNA and the Book of Mormon: A Phylogenetic Perspective," Journal of Book of Mormon Studies 12/1 (2003): 24-35 (en inglés) 


La geografía

Una variedad de modelos geográficos han sido sugeridos para el Libro de Mormón. Algunos modelos geográficos introducen otras dificultades para los ataques del ADN (en inglés).


¿Son todos los amerindios 'lamanitas'?

Los críticos proclaman que las pruebas de ADN muestran que todos los amerindios no pueden ser “lamanitas”, e incluso algunos autores de la iglesia han coincidido en este punto sin reparos.


Asuntos generales de genética

Se han sugerido diversos modelos geográficos para el Libro de Mormón. Algunos de los modelos geográficos añaden otras dificultades para los ataques sobre el ADN.


¿Qué es lo que buscamos?

Los ataques al Libro de Mormón sobre la genética se enfocan hacia el hecho de que el ADN amerindio aparenta estar más relacionado con el ADN asiático que con el ADN del Oriente Medio o “judío”, sin embargo, esta agresión ignora varios puntos claves.

Lo que está claro es que Lehi y su familia no eran judíos puesto que pertenecían a la tribu de Manasés (Alma 10:3, 1 Nefi 5:14) y estos se unieron en matrimonio con la familia de Ismael que procedían de la tribu de Efraín.1 Estas dos tribus fueron llevadas cautivas por los asirios y no pudieron contribuir de forma significativa a la mezcla genética que existe actualmente en Oriente Medio.

Es más, el oriente medio se encuentra en la intersección de tres continentes y ha presenciado una gran cantidad de migraciones, mestizajes y matrimonios interraciales. El hecho de usar como modelo el ADN moderno de oriente medio para compararlo con lo que podría haber sido hace 2600 años el ADN de las tribus de Manasés y Efraín, es un método científico extraordinariamente chapucero.

Artículos que tratan las diferentes pautas (y sus dificultades) para identificar, por medio del ADN, el porcentaje de “judeidad” (todos en inglés):
¿Que es el ADN judío?

Cabe la posibilidad de que identificar las pautas de ADN de Manasés o Efraín estén fuera de nuestro alcance para siempre, pero incluso identificar los marcadores judíos (un grupo, que a diferencia de la mayoría de grupos, se mantuvo relativamente unido y se abstenía de realizar matrimonios interraciales con otros) es una tarea extremadamente difícil de emprender.

Un autor avisó:

Los estudios sobre la diversidad genética humana apenas han comenzado. Aún así la fascinación por las pruebas de genética ancestral están subiendo como la espuma... Ahora, otros grupos como los judíos, están bajo el punto de mira. Esto pone de manifiesto que las comunidades judías tienen poco en común en su lado mitocondrial (línea maternal por la que se hereda tradicionalmente el judaísmo. Siendo el lado masculino el que muestra ancestros comunes entre diferentes comunidades judías) por lo tanto, es obvio, que en eso se fijen los genetistas. Los genetistas (al igual que predicadores y filósofos antes que ellos) no deberían prometer más de lo que pueden ofrecer (2).

ADN Mitocondrial (mtADN)

El ADN mitocondrial (mtADN) sólo se transmite de madres a hijos/as. Eso se ha usado en los ataques hacia el Libro de Mormón y aún así incluso poblaciones judías conocidas no comparten el mismo mtADN.

Ahora un nuevo estudio muestra que los historiales genéticos de mujeres de nueve comunidades judías, desde Georgia... hasta Marruecos, tienen grandes diferencias con respecto al de los hombres.... Sin embargo, las identidades de las mujeres guardan un misterio porque... sus firmas genéticas no están relacionadas entre sí, ni con poblaciones actuales del Medio Oriente (3).

Por lo tanto, los grupos judíos que se conocen no pueden ser relacionados entre sí por medio del estudio del mtADN, ¿Y encima los críticos quieren que creamos que dos de las tribus perdidas (Efraín y Manasés, de las cuales no tenemos ninguna muestra de 'comparación' o 'referencia' para cotejar) deben ser descartadas como antepasados de los amerindios por medio de la prueba mtADN?

Artículos que tratan las dificultades en el uso del mtADN (todos en inglés).
Cromosoma - Y ADN

Los cromosomas-Y sólo se transmiten de padre a hijos;la línea femenina no los lleva consigo en absoluto. Estos marcadores también han sido usados por los críticos para "demostrar" que los amerindios no pueden ser descendientes de Lehi.

A pesar de las declaraciones sobre que el cromosoma-Y no defiende las proclamaciones del Libro de Mormón, existen algunos marcadores que se deberían considerar desde otra perspectiva:

Douglas Forbes señala que los marcadores Q-P36 del cromosoma-Y SNP biallelic (también conocido como marcador mutado M-242), ha sido postulado por el genetista Doron Behar y sus colegas como el linaje original entre las poblaciones judeo-asquenazíes, también son encontrados entre las poblaciones judías iraníes e iraquíes y es un grupo de linaje original que está presente en el 31% de los nativos americanos reconocidos en los Estados Unidos (4).

Artículos que tratan las cuestiones del cromosoma-Y:
Los Lemba y el Haplotipo Modal Cohen

Murphy usa a los "Lemba" como ejemplo de un grupo que se ha demostrado ser judío por medio de pruebas de ADN. Pero, este ejemplo es engañoso. La tribu Lemba se identificó como Judía debido al marcador llamado "Haplotipo Modal Cohen." Este marcador solo lo portan la mitad de aquellos que reclaman ser descendientes de Aarón, el hermano de Moisés y solo del 2-3% de otros judíos.

Pero, el Libro de Mormón no sugiere, de hecho parece excluir, la idea de que los Levitas (la familia sacerdotal de Aarón) estuviesen en el grupo de Lehi. Sin familias sacerdotales, ¡uno no debería esperar encontrar el Haplotipo Modal Cohen! Aun así, sólo un 2-3% de los Judíos modernos de familias de procedencias no sacerdotales (sin mencionar a Efraín y Manasés, recuerden que Lehi y compañía no eran "Judíos") pueden ser identificados con esta prueba (5). ¿Significa esto que el 97-98% restante de judíos modernos no son judíos debido a que las pruebas genéticas resultantes son negativas? Excluyendo a los nefitas en base a que no esperaríamos que pasaran una prueba tan pobre (ya que entre ellos no había familias levitas), muestra hasta donde un crítico llegará a retorcer una evidencia para encontrar un fallo.

Artículos que analizan los temas sobre el Haplotipo Modal Cohen (en inglés):
Una tasa de muerte del 90% en el Nuevo Mundo tras el contacto europeo

Aproximadamente un noventa por ciento de la población amerindia murió después del contacto con europeos; mayormente se debió a las enfermedades infecciosas, contra las cuales no tenían defensas [inmunológicas] (6).

Ya que normalmente diferentes genes aportan diferentes resistencias a las enfermedades infecciosas, puede que al eliminar el 90% del acervo genético anterior al contacto europeo haya distorsionado significativamente el verdadero cuadro genético formado por los descendientes de Lehi.

¿Influencia jaredita?

Muy a menudo los críticos pasan por alto a los jareditas y asumen (como en los modelos hemisféricos type 2 y type 3) que los jareditas no pudieron contribuir consecuentemente en nada al cuadro genético de los lehitas.

Pero no está claro que obligatoriamente sea el caso. Algunos SUD creyeron en la erradicación total de los jareditas y otros argumentaron que algunos remanentes jareditas pudieron sobrevivir y se mezclaron con los lehitas. Bruce R. McConkie, mientras creía que la mayoría de los amerindios eran descendientes de Israel (es decir: Lehi, Ismael y Mulek) escribió:

Sin embargo, los indios americanos, tal y como los encontró Colón, también tenían otro tipo de sangre en sus venas a parte de la de Israel. Es posible que restos aislados de jareditas pudieran haber sobrevivido al período de destrucción en los cuales millones de sus semejantes perecieron. Parece bastante evidente que algunos grupos orientales encontraran un camino por el Estrecho de Bering y gradualmente se movilizaran hacia el sur mezclándose con los pueblos indios. Poseemos registros de una colonia de Escandinavos intentando levantar un asentamiento en América unos 500 años antes que Colón. Hay indicios arqueológicos sobre un número indeterminado de grupos de personas que probablemente encontraran el camino desde el viejo hasta el nuevo mundo en tiempos precolombinos. De todos estos grupos tuvieron que provenir los indios americanos mientras eran descubiertos en el siglo XV (7).

Los jareditas son de genética desconocida. No pueden ser Israelitas, puesto que son anteriores a Israel. Hace tiempo algunos autores, como Hugh Nibley, afirmaron que eran de origen asiático (8).

Artículo que analiza la relevancia de los estudios jareditas:

John M. Butler, "A Few Thoughts From a Believing DNA Scientist," Journal of Book of Mormon Studies 12/1 (2003): 36–37


"Bombardeo suicida" fundamentalista

También se debería recordar que algunos críticos sectarios usan la ciencia del ADN como una especie de “bombardeo suicida” hacia la iglesia (9). Los críticos fundamentalistas cristianos se alegran de utilizar el ADN como un palo para azotar al Libro de Mormón, pero no les dicen a sus fieles que existen evidencias genéticas más fuertes para los conceptos que los lectores Cristianos fundamentalistas puede que no acepten, tales como:
  • Cambio de evolución en la especie
  • Humanos descendientes de otros primates
Y, a pesar de ser inconsistentes con el material genético, los críticos fundamentalistas no invitan a sus congregaciones a abandonar conceptos Bíblicos tan literales como son:
  • La tierra tiene solamente 6.000 años de antigüedad.
  • El Adán y Eva bíblicos fueron los padres de toda la humanidad sólo 4.000 años a. C.
  • Un diluvio universal exterminó toda la vida, excepto la que estaba en el arca de Noé, hace aproximadamente 5.000 años.
Los críticos a menudo son unos hipócritas, ellos proclaman que los Santos deben abandonar el Libro de Mormón por la endeble y dudosa ciencia que lo respalda y aún así, no les dicen a sus propios seguidores que deberían (por la misma lógica) abandonar sus creencias religiosas al tener en contra muchas más evidencias genéticas.

Discusiones sobre esta retorcida ironía se encuentran en:
La conclusión

Los ataques, basados en el ADN, en contra del Libro de Mormón son "artificios de controversia" malintencionados (10). Varios modelos geográficos muestran aspectos singulares para cada uno y a pesar del modelo geográfico que se escoja, los datos genéticos no se acercan a ser concluyentes, como reclaman los críticos.

Los críticos tienden a optar por la más ingenua e inexacta lectura posible de un texto del Libro de Mormón y después ponen el grito en el cielo cuando los Santos señalan que han meditado mucho esos asuntos y han llegado a conclusiones más refinadas que son más fieles al texto del Libro de Mormón que las desconsideradas caricaturas de los críticos.

Los críticos no aportan la "historia completa" sobre el ADN y parece que quieren usar la total seguridad que brinda el ADN para resolver crímenes modernos como un trampolín para engañar a los Santos, los medios de comunicación y a los investigadores y hacerles creer que sus conclusiones históricas sobre el ADN son sólidas.

De hecho, la información genética no nos dice nada que no supiéramos ya por los datos arqueológicos, al día de hoy, se piensa que el asentamiento de seres humanos en las Américas ocurrió miles de años antes de la llegada de Lehi y muchos de estos pobladores están genéticamente vinculados con el Asia oriental. Nada de esto es noticia y ninguna de éstas amenaza la posición del Libro de Mormón como historia auténtica.

Pero, los críticos esperan que sus seguidores sean maravillados por el estandarte de la ciencia genética y lleguen a la conclusión de que algo más impresionante está pasando. Los miembros informados de la Iglesia no han sido persuadidos por sus tácticas y mucho se han apuntado para ayudar a los inexpertos a entender los «numerosos y complejos» asuntos que envuelve el fascinante y valioso mundo de la ciencia genética.

La declaración de la Iglesia en lo tocante al ADN es conciso y directo:

El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo es exactamente lo que reclama ser, un registro de los tratados de Dios con su pueblo en la América antigua y un segundo testigo de la divinidad del Señor Jesucristo. Los testimonios más fuertes sobre el Libro de Mormón se obtienen por medio de vivir los principios centrados en Cristo contenidos en sus páginas y orando acerca de su veracidad.

Recientes ataques hacia la veracidad del Libro de Mormón están basados en evidencias genéticas poco estudiadas. Nada en el Libro de Mormón descarta la migración hacia las Américas de pueblos de origen Asiático. Sin embargo todos los estudios científicos relacionados con el ADN son numerosos y complejos (11).

Fuentes
  1. “El Profeta nos enseñó que el registro del Lehi, se encontraba en las primeras 116 páginas que fueron traducidas y subsecuentemente robadas y de las cuales se nos dá un resumen en el Primer Libro de Nefi, el cual es el registro personal de Nefi, siendo él mismo descendiente de Manasés; sin embargo Ismael procedía del linaje de Efraín, sus hijos se casaron con la familia de Lehi y los hijos de Lehi se casaron con las hijas de Ismael, cumpliendo así con las palabras de Jacob sobre Efraín y Manasés en el capítulo 48 de Génesis...”. Erastus Snow, 'Ephraim And Manassah, etc.,' Journal of Discourses, reported by Geo. F. Gibbs, John Irvine, and others, (6 May 1882), Vol. 23 (London: Latter-day Saint's Book Depot, 1883), 184. http://en.fairmormon.org/Journal_of_Discourses/23/22#184
  2. Martin Richards, "Beware the Gene Genies," Guardian (21 de febrero de 2003). http://www.guardian.co.uk/education/2003/feb/21/highereducation.uk
  3. Nicholas Wade, "In DNA, New Clues to Jewish Roots," New York Times (14 de mayo de 2002): F1 (col. 1) citado por Stewart, “DNA and the Book of Mormon.”
  4. Véase "Y-Chromosome Data," en David G. Stewart, Jr., "DNA and the Book of Mormon," FARMS Review 18/1 (2006): 109–138. http://maxwellinstitute.byu.edu/publications/review/?vol=18&num=1&id=602
  5. Véase "Cohen Modal Haplotype," en David G. Stewart, Jr., "DNA and the Book of Mormon," FARMS Review 18/1 (2006): 109–138. http://maxwellinstitute.byu.edu/publications/review/?vol=18&num=1&id=602
  6. Suzanne Austin Alchon, 'A Pest in the Land: New World Epidemics in a Global Perspective,' Albuquerque : University of New Mexico Press, c2003.
  7. Bruce R. McConkie, "American Indians," in Mormon Doctrine, 2nd edition, (Salt Lake City: Bookcraft, 1966), 33 
  8. Véase, por ejemplo, Hugh W. Nibley, Lehi in the Desert, the World of the Jaredites, There Were Jaredites, editado por John W. Welch con Darrell L. Matthew y Stephen R. Callister, (Salt Lake City, Utah : Deseret Book Company ; Provo, Utah : Foundation for Ancient Research and Mormon Studies, 1988),153–following. ISBN 0875791328.
  9. La expresión “bombardeo suicida” de este contexto proviene del artículo de Stewart: “DNA and the Book of Mormon” 
  10. Press Release, "Mistakes in the News: DNA and the Book of Mormon" (11 de noviembre de 2003) 
  11. John M. Butler, "Addressing Questions surrounding the Book of Mormon and DNA Research," FARMS Review 18/1 (2006): 101–108 http://maxwellinstitute.byu.edu/publications/review/?vol=18&num=1&id=601
  12. Obtenido de: http://es.fairmormon.org/El_Libro_de_Morm%C3%B3n_y_la_evidencia_del_ADN
  13. Artículo original: http://en.fairmormon.org/Book_of_Mormon_and_DNA_evidence


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2