14 octubre 2009

Hallazgo de placas de plata en Jerusalén, del tiempo de Lehi

El reconocido Arqueólogo Gabriel Barkay exhibe un diagrama de ampliación de la inscripción en uno de los rollos de plata que descubrió en Ketef Hinnom.
Por Álvaro Figueroa.




Imagen publicada por el New York Times.

Este hallazgo tiene impresionantes evidencias para El Libro de Mormón:

1.- Demuestra que en el 600 a.C. sí existía el Pentateuco, como lo menciona el Libro de Mormón y a la vez se transforma en el texto Bíblico más antiguo encontrado arqueológicamente.

2.- Valida y se comprueba la tradición de escribir textos sagrados en metales preciosos en Jerusalén en el tiempo de Lehi.

Cuando Lehi envió a Nefi y sus hermanos a buscar las planchas de bronce de Laban pudo verificar que estas contenían escrituras sagradas, como los 5 libros de Moisés relatando la creación del mundo etc. (1 Nefi 5:10-13)

Para 1830 cuando salió a la luz El Libro de Mormón  las copias mas antiguas de la Biblia databan de 100 años después de Cristo, por esto se decía impensable que El Libro de Mormón afirmara que Lehi poseía una copia de los primeros 5 libros de Moisés, es decir el Pentateuco en el año 600 antes de Cristo.

El mundo tuvo que esperar hasta 1957 cuando en tierras Bíblicas, en las cuevas del Mar Muerto, se descubrieron viejas copias del Antiguo Testamento y que la comunidad de Qumram había escondido. Estas copias tenían una data de 200 años antes de Cristo.

Pero lo impresionante ocurrió en 1986 cuando el reconocido mundialmente Arqueólogo Gabriel Barkay descubrió en Jerusalén, específicamente en una colina que domina el valle de Hinnom, al suroeste de la Ciudad Vieja de Jerusalén, unos rollos de Plata que contienen el Texto Bíblico mas antiguo encontrado en el presente que tiene una data de 600 años antes de Cristo, exactamente como lo indica el Libro de Mormón.

En las Placas encontradas se pueden leer 18 líneas de la escritura, contienen versos del Pentateuco (Números, capítulo VI, versículos 24, 25, y 26 de la Biblia).

Este hecho fue fuertemente difundido por diferentes medios y mencionado como uno de los más importantes hallazgos Bíblicos.

Ahora el mundo puede estar completamente seguro que en el año 600 antes de Cristo, los textos religiosos fueron escritos en placas de metal precioso en Jerusalén, tal como lo indica Lehi.

No dejo de maravillarme de la fe de los primeros miembros de la Iglesia cuando por primera vez tomaban El Libro de Mormón en sus manos y a través de una ferviente oración, el Espíritu Santo testificaba a sus corazones de su veracidad, cuando solo tenían  la fuerte convicción de que este era un escrito sagrado y que no importaba lo que en ese tiempo opinara el mundo.

Fuentes:

En Ingles:

Traducido al Español:


Articulos Relacionados a lo que buscas



2 comentarios:

Melyta dijo...

¡¡¡¡¡Maravilloso!!!!!
Amo el Libro de Mormón y tengo gran testimonio de él, si no existieran estas evidencias, aún seguiría creyendo en su veracidad, pero me alegra saber que los, aún incrédulos, puedan saber de estos hallazgos arquelógicos... muchos dicen: "ver para creer"... bueno, ¡qué vean!
No tengo más declaraciones.

Eduardo dijo...

Alvaro, muy bueno el artículo, el Libro de Mormón cada día me gusta más, cada día aprendo algo nuevo de el, sé que es verdadero por el espíritu de revelación, gracias por mostrar estudios arqueologicos relevantes subre este sagrado libro.

Saludos desde Temuco, Chile