Busca en Nuestro Sitio

15 marzo 2009

Sinagogas en el Libro de Mormón


Muchos autores aun insisten en criticar al Libro de Mormón por la presencia de "sinagogas" en varios pasajes. Argumentan que tal hecho es un anacronismo. ¿Cuanta validez sigue teniendo realmente esta crítica a la luz de los descubrimientos de los últimos años?

Imagen de Portada: Planta de la sinagoga Meroth (finales de cuarto o principios de siglo V d.C). Cortesía de la Sociedad de Arqueología Bíblica

El Libro de Mormón menciona sinagogas en veinticinco pasajes. Algo importante que nos puede ayudar a entender lo que el Libro de Mormón entiende por la palabra sinagoga es el conjunto de investigación bíblica reciente acerca de las sinagogas. Esto es especialmente relevante en el caso de la investigación relacionada con los años anteriores a la cautividad babilónica de los Judíos, que comenzó en 586 a.C., ya que este es el período de tiempo cuando Lehi dejó Jerusalén, y era de esperar, por tanto, que la naturaleza de las sinagogas antes del cautiverio hayan influido en el concepto de sinagoga que Lehi y su familia tenían en contraste con el del Nuevo Mundo.

Las sinagogas en la era Bíblica

Durante las últimas dos décadas los arqueólogos han descubierto una serie de sinagogas. Estos descubrimientos han llevado a Eric M. Meyers a escribir "Uno de los mas importantes aspectos del estudio de sinagogas ha sido el flujo de ellos. Los nuevos recursos [que recientemente se poseen] han creado un clima apropiado para la reevaluacion y la revision [de lo que se creía hasta ahora]"(1).

Lo hasta ahora conocido acerca de la historia bíblica de sinagogas se divide en los siguientes periodos:

1. De los siglos, justo antes de Lehi y el cautiverio babilónico de los Judíos de Jerusalén en torno al 586 a.C.,
2. El momento del regreso de los Judíos de su cautiverio a la reconstrucción de Jerusalén y el templo bajo Esdras y Nehemías unos 70 años más tarde,
3. El tercer y segundo siglos antes de Cristo, y
4. El primer siglo a.C. y el siglo I d.C.

Antes de Lehi y de la cautividad babilónica

Uno de los aspectos de nuestra comprensión bíblica acerca de las sinagogas que se ha reevaluado a la luz de nuevas investigaciones es la opinión de que las sinagogas no existen hasta después de la cautividad babilónica. Lee I. Levine, Uno de los principales eruditos en la historia de sinagogas, ha sugerido que las sinagogas que existían antes de la cautividad babilónica, eran forma de recámaras y se encontraban en las puertas principales de las ciudades (2). Estas puertas habían sido excavadas por los arqueólogos en sitios tan importantes del Antiguo Testamento como: Beersheba (3), Gezer (4), Lachish (5), y Megiddo (6). Cada uno de estos tiene:

1. Al menos una cámara (que es casi cuadrada) alineados con bancos de piedra alrededor de las paredes interiores (el púlpito de la cámara en Lachish tiene dos niveles de bancos),
2. una sola puerta, y
3. donde hay suficiente del original para determinar la pared izquierda, un nicho. Sugiere que estos nichos se habían utilizado para el almacenamiento de elementos rituales especiales, tal vez incluso sagrados rollos.

Levine concluye que, desde luego la arquitectura de estas recamaras se asemeja tan ciertamente a éstas, que estas recámaras pueden perfectamente haber sido las sinagogas originales. Esta conclusión es respaldada por una serie de pasajes bíblicos que indican que la puerta de la ciudad y sus alrededores fueron el centro de la vida de una comunidad. La zona que sirvió como puerta albergó:

1. El mercado (véase 2 Reyes 7:1),
2. El tribunal (ver Génesis 23:10, 18; Deuteronomio 17:5, 21:19 y 22:24; Rut 4:1 - 12; Jeremías 38:7, Daniel 2:48 - 49; y Esther 5:9, 13; 6:10),
3. La corte real (véase 2 Samuel 18:4 y 19:8, y 1 Reyes 22:10, lo que equivale a 2 Crónicas 18:9), y
4. Un lugar de culto (véase 2 Reyes 23:8 y Nehemías 8:1) . (7)

Como apoyo a la conclusión de Levine también se encuentra en el Antiguo Testamento la terminología de los servicios de adoración. Varios escritores del Antiguo Testamento (ver Oseas 2:11; Jeremías en Lamentaciones 2:6; Ezequiel 44:24) enlazan al culto del Sábado con mo'ed, palabra hebrea que significa "asamblea, reunión."

Si la conclusión de Levine es cierta, entonces, antes de la cautividad, las actividades sociales de una ciudad se centraron en la puerta de la ciudad, y parece razonable que estas actividades sociales incluidas la adoración en el sábado se diera en la recámara de la puerta que se asemejaba más tarde a las sinagogas y prestaba una función similar [por no decir idéntica].

El regreso bajo Esdras y Nehemías

El cautiverio babilónico era un momento de crisis para el pueblo judío, principalmente porque los babilonios destruyeron Jerusalén y el templo. Sin embargo, los cautivos sabían las profecías de Jeremías, en las que se les prometió que volvería a Jerusalén, en setenta años (véase Jeremías 29:10). Al final de ese período, Judíos retornaron bajo Esdras y Nehemías a la reconstrucción de Jerusalén y el templo. En cuanto a este tiempo, nos encontramos con dos piezas de información que nos pueden ayudar a comprender la naturaleza y la función de las sinagogas. El primero es una nota escrita en hebreo en el siglo VI a.C., en una pieza de cerámica rota (un ostracon). Por un lado es una lista de cuatro nombres y, por otro, son las palabras "casa de reunión en Jerusalén". (8) Casa de asamblea es un término hebreo para sinagoga.

La segunda es una referencia en Nehemías 8:1 - 12 a las personas en el montaje de la puerta de la ciudad. Las murallas de Jerusalén ese tiempo eran delgadas y las puertas eran simplemente aberturas en la pared, sin cámaras. Como resultado de la reunión "el pueblo se congregó en la plaza que está delante de la puerta de las aguas". Esdras lee a esta asamblea la Ley de Moisés desde la parte superior de una plataforma de madera, los levitas y el pueblo ayudaron a entender lo que fue leído. A continuación, Esdras pidió bendiciones al Señor en la oración y el pueblo levantó sus manos diciendo: "Amén, Amén". La referencia no especifica que se trata de un servicio sábatico, pero lo que ocurre en este pasaje es muy similar a lo que pasó más tarde en el culto del sábado en cada sinagoga.

El tercer y segundo siglos a. C.

El libro Deuterocanónico 1 Macabeos nos informa que las sinagogas se utilizaron en ese tiempo para la lectura pública de la Ley de Moisés (1 Macabeos 3:48, [episodio de la reunión de Mispá]). Sirácides dice: "Acercaos a mí, vosotros que necesitáis instrucción y reuníos un tiempo en mi casa de aprendizaje" (Sirácides 51:23). "Casa de aprendizaje" se refiere a una sinagoga, y parece que, a continuación, "casa" indica que la sinagoga funcionaba como un albergue, así como un lugar de estudio. En Egipto, los centros judíos fueron catalogados no sólo como sinagogas, sino también como "lugares de oración". Así pues, la oración [y consecuentemente la adoración] es una función adicional de estos lugares. A partir de las descripciones en los textos procedentes de Egipto, aprendemos que las personas donaron más puertas, pilares y asientos especiales (para representar el pensamiento del asiento de Moisés) a las estructuras en estos lugares de larga data (9) que había líderes (10) y donde se utilizaban grandes volúmenes de agua (11), probablemente para la comodidad de los visitantes albergados y para los rituales de lavamientos, para los cuales más tarde el judaísmo preferiría un flujo constante de aguas nuevas [o fluyentes].(12)

El primer siglo a.C. y el primer siglo d.C.

La siguiente etapa nos lleva a la vez, justo antes y durante el Nuevo Testamento. Las sinagogas de este período han sido excavadas en Delos (una isla griega), (13) y en Gamla (14), de Cafarnaum (15), Herodium, y Masada(16). Estos descubrimientos nos llevan a concluir que las sinagogas de este período tendían a:

1. Ser casi cuadradas,
2. Ser parte de la muralla de la ciudad,
3. La función de uno o más niveles de bancos de piedra en todo el interior,
4. Tener nichos en la pared para almacenar rollos sagrados,
5. Contar con una plataforma (o púlpito) sobre un pie de alto en el centro de la sala,
6. Poseer una puerta, y
7. Pilares para sostener el techo.

Como se señaló anteriormente, debido a las similitudes entre estas estructuras y la forma de la ciudad-puerta de las recámaras pre-cautiverianas, Levine sostiene que el diseño de las cámaras se asemeja a las sinagogas más antiguas. Lamentablemente, este es un salto de cinco siglos en el tiempo. Al aceptar su propuesta en su totalidad, sería conveniente descubrir las estructuras de las sinagogas dispersas a través de los siglos para confirmar una tradición continua. Existen al menos dos que parecen serlo: La clave será la identificación de las sinagogas antes de la de Gamla, que se encuentra al este del Mar de Galilea, y fue construída alrededor del 65 a.C.

Un reciente descubrimiento ha puesto de manifiesto una sinagoga en el palacio de invierno Hasmonean, cerca de Jericó. La fecha de su construcción fue de alrededor del 70 aC También hay un segundo descubrimiento. Roland de Vaux, que excavaron cerca de las cuevas de Qumran, donde los Rollos del Mar Muerto fueron encontrados, sugiere que dos de las habitaciones en Qumran (construido alrededor de 140 aC) fueron para asambleas(17). Una habitación (lugar 4) es casi cuadrado, incluye bancos de piedra en todo el interior, y cuenta con dos "armarios empotrados" o nichos en un muro. Con estos descubrimientos, la brecha entre la recamara sinagoga-ciudad-puerta y las sinagogas se reducirian a alrededor de cuatro siglos. Pero sigue siendo un margen amplio.

Por el marco de tiempo más reciente (primeros siglos AC y DC) dos fuentes nos ayudan a entender lo que ocurre en una sinagoga: el Nuevo Testamento, y una piedra inscrita en griego que se encuentra en Jerusalén. Estas fuentes nos dicen que las sinagogas de este tiempo se han utilizado para:

1. El culto Sábatico, que incluía "la lectura de la ley y los profetas", seguida por una discusión de la lectura (véase Lucas 4:14 - 21; Hch 13:14 - 16),
2. Una escuela para el estudio,
3. Albergues para "itinerantes" incluida el agua para su comodidad,
4. Acciones judiciales (ver Mateo 10:17; Lucas 12:11; 21:12), y
5. Pilares para soportar la base (18).

En el año 70 los ejércitos romanos destruyeron Jerusalén y el templo. Después de esta destrucción, la sinagoga se convirtió en la principal institución religiosa y social en el judaísmo y asumió nuevas funciones. Los sacrificios realizados con anterioridad en el templo fueron sustituidos por las oraciones en cada sinagoga local.

Desafortunadamente, algunos eruditos de la Biblia tienden a mezclar las pruebas y la especulación y no han podido mantenerse incorporando la corriente de estos nuevos hallazgos (19).

Para concluir esta sección sobre las sinagogas bíblicas, el centro local de la vida judía antes de la cautividad babilónica fue la zona de la puerta de la ciudad. Se ha argumentado que plausiblemente la asamblea de la comunidad para el culto también se produjo en la puerta de la ciudad, y después de la cautividad babilónica este concepto de un centro local continuó en forma de sinagogas. Sin embargo, algunas de las funciones llevadas a cabo anteriormente en la puerta de la zona, tales como cortes reales y los mercados, se han trasladado ahora en otros lugares.

Los centros de culto más tarde asumieron nuevas funciones, como la de un hostal. Parece que cuando Nefi y Lehi dejaron Jerusalén poco después del año 600 aC llevaron consigo el concepto pre-exilio de lo que era una sinagoga, según la cual sirvió como un centro social de cada comunidad en la que ciertas actividades religiosas también se llevaron a cabo.

¿Cuál es la Naturaleza y la Historia de las sinagogas en el Nuevo Mundo?

Pasamos ahora a un examen de la sinagoga en plazos y términos relacionados al Libro de Mormón. Al igual que la Biblia, las sinagogas del Libro de Mormón se mencionas sólo de pasada, puesto que el objetivo de cada registro es de no dar detalles culturales, pero justos para fomentar una vida justa.

El Significado de Sinagogas entre los descendientes de Lehi

Como se mencionó anteriormente, el término sinagoga (incluido el plural), se produce veinticinco veces en el Libro de Mormón. La primera se encuentra en un sermón por Nefi: "He aquí, ¿ha mandado él a alguno que salga de las sinagogas, o de las casas de adoración? He aquí, os digo que no." (2 Nefi 26:26)

Este versículo aparece en el largo discurso de Nefi (véase 2 Nefi 25 - 32), que fue motivado por la lectura Isaías 2 -14, tal como se encuentra en 2 Nefi 12 -24. En esta sección, Nefi profetiza sobre el futuro acerca de los últimos días. En el versículo 23 visualiza el tiempo presente y asegura a los lectores sobre lo que Cristo hace en cualquier época (véase 2 Nefi 26:23). Una de las cosas que el Señor no hace, dice Nefi, es sacar a la gente de las sinagogas. Las palabras adicionales "o fuera de las casas de culto" son reveladoras. Eso es un apoyo que ayuda a definir el término sinagoga y vuelve a enfatizar lo que el Señor no hace. La expresión también sugiere que las sinagogas son estructuras (casas) y que una de las funciones de una sinagoga es la adoración (20 ). Por otro lado, estrechamente vinculado a la idea de que las sinagogas podrian haber sido edificios con referencia al concepto actual que se tiene de las sinagogas.

Una característica estructural de los apostatas Zoramitas era la sinagoga Rameumptom, una plataforma elevada con capacidad para sólo una persona a la vez a ponerse de pie y recitar una oración (véase Alma 31:12 -14 y 21). Como se señaló anteriormente, durante el primer siglo aC y dC las sinagogas judías tenían un estrado ligeramente elevada en el centro. Sin embargo, la primera puerta de las recámaras con los bancos no se han planteado como plataformas. Además, Alma y sus compañeros fueron sorprendidos por la estructura Zoramita. Esto sugiere que la Rameumptom fue una innovación que difería al patrón normal al cual estaban habituados los Nefitas.

La mayoría de eruditos de la Biblia han supuesto que las sinagogas no existieron sino antes del cautiverio babilónico, ni después que Lehi había salido de Jerusalén y el templo fuera destroido (21). Podemos entonces preguntarnos si las sinagogas podrían haber surgido separadamente, como un desarrollo paralelo en el Nuevo Mundo [,es decir en la tierra de los Nefitas una vez que Lehi y su familia llegaron a America]. Pero en 2 Nefi 26:26 sólo unas pocas décadas habian pasado desde el momento en que Lehi dejó Jerusalén. Por lo tanto, parece que él y su familia trajo el concepto ya existente con ellos a América. Que habría sido el caso, por supuesto, si la teoría de Levine de que la puerta-recámara es efectivamente la sinagoga original.

En 2 Nefi 26:26 sugiere que las sinagogas se utilizaron para el culto en los días de Nefi. Esto plantea la pregunta: ¿Cómo nefitas adoraron? Un número de pasajes poseriores describen la predicación y la enseñanza en las sinagogas (véase Alma 16:13; 21:4, 5, 16, 26:29, 32:1; Moroni 7:1). El debate público de las Escrituras en las sinagogas, evidentemente, se muestra como parte de la enseñanza y la predicación (véase Alma 21:5, 11). La oración también es una parte del culto; en el Alma 31:12 -14, Alma se sorprende ante la forma de las oraciones Zoramitas y no con el hecho de que ofrecen oraciones en las sinagogas. Este pasaje también indica que el culto se celebró en la sinagoga solo un día de la semana y que la gente tiene la idea errónea de que Dios puede ser adorado sólo ese día y sólo en una sinagoga (véase Alma 32:2, 5, 9, 10, 12 ; 33:2). Otras practicas aberrantes de las sinagogas se mencionan en un sermón publico dado por Jesús en 3 Nefi en la cual denunció la limosna y la oración en voz alta tanto en las sinagogas y en las calles (véase 3 Nefi 13:2, 5).

El Libro de Mormón identifica varios grupos que construyeron sinagogas. En primer lugar, estaban los verdaderos seguidores de la Ley de Moisés (véase 2 Nefi 26:26, Alma 16:13) incluyendo Nefitas cristianos (véase Moroni 7:1). También, a petición del rey Lamoni, lamanitas construyeron sinagogas (véase Alma 21:20; 23:2). Por otra parte, nos encontramos con que grupos apóstatas como los amalecitas, Amulonitas y Zoramitas construyeron sinagogas (véase Alma 21:4, 5; 31:12).

En varios pasajes, las sinagogas aparecen en coincidencias a lugares donde se reunian misioneros predicado a gente. Creo que estas listas ayudan a poner las sinagogas y su culto en perspectiva: "Y hemos entrado en sus casas y les hemos enseñado; y los hemos instruido en sus calles, sí, y los hemos instruido sobre sus collados; y también hemos entrado en sus templos y sus sinagogas y les hemos enseñado"(Alma 26:29). "Y acaeció que salieron y empezaron a predicar al pueblo la palabra de Dios, entrando en sus sinagogas y en sus casas; sí, y aun predicaron la palabra en sus calles" (Alma 32 : 1).

En estos dos pasajes, la palabra sugiere que los misioneros enseñaron en las casas de personas, especificamente en sus residencias privadas. Por otro lado, las calles y cerros sugieren que las personas se reunieron en lugares públicos. A continuación, los lugares de culto, templos y sinagogas, se yuxtaponen con los demás. Según la Ley de Moisés, una persona iba al templo para ofrecer sacrificios en ocasiones especiales como el nacimiento de un hijo o un día santo. En cambio, una persona asistía a una sinagoga para la dar lugar a la oración y la instrucción sobre una base semanal.

Un término intimamente relacionado en el Libro de Mormón es el [traducido como] iglesia. Cuando usamos este término en Inglés moderno, que puede ser referida a un edificio ( "la iglesia por la calle") o de una organización ( "La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días"). Los más de doscientos casos de una iglesia o iglesias en el Libro de Mormón parecen apuntar a un movimiento u organización más que un edificio. La única excepción es de 4 Nefi 1:41, en el que iglesias parece referirse a las estructuras que la gente puede adornar. Así, en el Libro de Mormón, parece que las iglesias se organizaron en congregaciones y se reunieron en los edificios o lugares llamados sinagogas.

La Historia de sinagogas en la tierra prometida de América

Es útil observar las sinagogas en el Libro de Mormón desde la perspectiva de su desarrollo histórico.

La simple utilización por parte de Nefi del término sinagogas (véase 2 Nefi 26:26) alrededor de 550 aC implica que él estuvo personalmente familiarizado con algún un lugar de culto en su tierra de origen. Él y su padre, participantes de las prácticas religiosas de Jerusalén, las llevaron al Nuevo Mundo (véase 2 Nefi 5:16, 2 Nefi 25:5 - 6); presumiblemente, el concepto de la sinagoga, así como prácticas tenía la misma fuente [hasta el punto que ellos conocían de los Judíos de su época].

Por otra parte, no se menciona que los nefitas que vivían alrededor de la ciudad de Nefi, en el momento de Jacob, haya construido sinagogas, aunque se construyera un templo (véase Jacob 1:17). Tampoco que los nefitas lo hayan hecho cuando se trasladaron a la tierra de Zarahemla bajo la direccion de Mosíah ni cuando se unió con el pueblo de Zarahemla. Tampoco se dice nada acerca de estas estructuras durante los reinados del rey Benjamín y Rey Mosíah.

En el primer siglo aC (unos cuatro siglos después de la mención de Nefi sinagogas), bajo la jurisdicción de los jueces, los nefitas construyeron "a la manera de los Judios" (Alma 16:13). Es a partir de esta época que aprendemos más acerca de la forma y la función de las sinagogas de los grupos del Libro de Mormón. Otros pueblos del Libro de Mormón construyeron también sinagogas. Los Lamanitas en la tierra de Ismael, que se convirtieron por la predicación de Ammón empezaron a construir y utilizar las sinagogas, bajo la dirección del rey Lamoni (véase Alma 21:20). Antes de este tiempo, se reunió en meras "asambleas" (Alma 21:16).

Entre los disidentes nefitas se hallan las sinagogas construidas por [los antes mencionados] Zoramitas, cuyas sinagogas incluian [la innovación de] el Rameumptom. Otros grupos incluyen a los amalecitas y Amulonitas cuyas doctrinas y prácticas "segun la orden del Nehores" (Alma 21:4) tenían repartidas entre los nefitas de la tierra de Zarahemla, así como entre los disidentes en Nefitas que vivian en el territorio lamanita, sinagogas. Parece que estos disidentes tomaron el concepto básico de una sinagoga en la forma y la funciones originalmente heredadas de los Nefitas y lo modificaron para satisfacer sus propias exigencias especiales. En el lado Nefita, los colonos pobledores que se dispersaron hacia la tierra del norte tambien construyeron sinagogas (véase Helamán 3:9, 14).

La siguiente referencia a sinagogas aparece en las palabras de Cristo en sus visitas al Nuevo Mundo después de su resurrección. El orador advirtió que los nefitas y lamanitas no debian orar en voz alta ni a hacer una exposición pública de dar limosna a los pobres en frente de las sinagogas (véase 3 Nefi 13:2, 5). Ni se les expulse fuera a la gente de sus "sinagogas, o... los lugares donde adoráis" (3 Nefi 18:32).

El texto del Libro de Mormón entonces permanece silencioso sobre el tema hasta que en algún momento durante el cuarto siglo, cuando nos enteramos de que Mormón, un cristiano, dio un sermón a sus compañeros en "la sinagoga que habían construido como sitio donde adorar" (Moroni 7:1). Al parecer, el término sinagoga era lo suficientemente amplia en el sentido al momento de incluir los lugares donde los cristianos [nefitas] estaban acostumbrados a practicar su adoración.

En última instancia, el Libro de Mormón nos da sólo una idea en la forma y la función de las sinagogas. En la forma, que fueron las estructuras sin especificar tamaño y disposicion. Funcionalmente, se utilizaron para la adoración, incluyendo la oración y la instrucción religiosa por personas de diferentes religiones. En resumen, el término sinagoga en el Libro de Mormón simplemente significa "un lugar donde atender a las congregaciones locales para la adoración."

El otro, más cultural (una parte de la puerta de la ciudad y más tarde en las sinagogas Biblia tierras) no aparece de forma literal en el Libro de Mormón [sino solo en el episodio de Nefi y Labán, más no en las civilizaciones Nefita, Lamanita u otros pueblos mencionados]. Parece ser que este silencio es el resultado de la finalidad del Libro de Mormón, que es alentar a vivir de una manera recta. Como resultado de esta orientación, el cultoen las sinagogas se menciona sólo de paso, y estas referencias incidentales son para entregar un contexto en su mayoría de un trabajo misional. Otras funciones eran simplemente irrelevantes para el objetivo general del registro de Mormón .

Notes
1. Eric M. Meyers, "Synagogue," Anchor Bible Dictionary, ed. David N. Freedman (New York: Doubleday, 1992), 6:259.
2. Lee I. Levine, "The Nature and Origin of the Palestinian Synagogue Reconsidered," Journal of Biblical Literature 115 (1996): 425 –48.
3. Y. Aharoni, ed., Beer-Sheba I (Tel Aviv: Tel Aviv University, 1973). Plate 8 shows the bench around one of the gate chambers.
4. William G. Dever, "Gezer," in The New Encyclopedia of Archaeological Excavations in the Holy Land, ed. E. Stern (New York: Simon and Schuster, 1993), 2:496 –506. The photograph on page 503 shows the plan of the Solomonic gate, wherein each of the six gate chambers have benches.
5. Olga Tufnell, Lachish III: The Iron Age (Oxford: Oxford University Press, 1953). Figure 4 on plate 15 shows a gate chamber with two tiers of benches and a niche in the wall.
6. Robert S. Lamon and Geoffrey M. Shipton, Megiddo (Chicago: University of Chicago Press, 1939), 77. Figure 88 shows a gate chamber with benches.
7. In contrast to such centers for local activity, of course, the temple was where priests and Levites performed sacrifices. On special occasions, such as the birth of a child or holy day, worshipers would leave their local town or city and travel to the temple to make their offerings.
8. The discovery was reported by Nelson Glueck, "Ostraca from Elath," Bulletin of the American Schools of Oriental Research 82 (April 1941): 7 –11. The dating was done by William F. Albright, "Ostracon No. 6043 from Ezion-Geber," ibid., 11. And the translation was reported by Charles C. Torrey, "A Synagogue at Elath?" BASOR 84 (December 1941): 4 –5. Elath and Ezion-Geber are two names for the same location.
9. Victor A. Tcherikover and Alexander Fuks, eds., Corpus Papyrorum Judaicarum (Cambridge: Harvard University Press, 1957), nos. 1441 and 1444.
10. Ibid., no. 1447.
11. Ibid., no. 432.
12. See Mishnah, Tractate Mikvaoth 1:8.
13. A. Thomas Kraabel, "Social Systems of Six Diaspora Synagogues," in Ancient Synagogues: The State of Research, ed. Joseph Gutmann (Chico, Calif.: Scholars, 1981), 81–82 and fig. 19.
14. S. Guttman, "The Synagogue at Gamla"; Z. Ma'oz, "The Synagogue of Gamla and the Typology of Second-Temple Synagogues," both in Ancient Synagogues Revealed, ed. Lee I. Levine (Detroit: Wayne State University Press, 1982), 30 –34 and 35– 41, respectively.
15. James F. Strange and Hershel Shanks, "Synagogue Where Jesus Preached Found at Capernaum," Biblical Archaeology Review 9/6 (1983): 24– 31.
16. G. Foerster, "The Synagogues at Masada and Herodium," in Ancient Synagogues Revealed,BYU Studies 36/3 (1996 –1997): 269 –76. 24 29; and E. Jan Wilson, "The Masada Synagogue and Its Relationship to Jewish Worship during the Second Temple Period,"
17. Roland de Vaux, Archaeology and the Dead Sea Scrolls (London: Oxford University Press, 1973), 7, 10 –11, 18– 19.
18. A. Kloner, "Ancient Synagogues in Israel: An Archaeological Survey," in Ancient Synagogues Revealed, 11 12.
19. An example of this speculation is outlined in Eric M. Meyers, "Synagogue," in Anchor Bible Dictionary, 6:259.
20. Other passages that refer to synagogues as buildings are Alma 21:4, 20; 31:12, 13; 32:1, 3, 5, 9, 11, 12; 3 Nephi 13:2, 5; 18:32; Moroni 7:1.
21. Good examples of this theory are Meyers, "Synagogue," 251– 60; Samuel Sandmel, Judaism and Christian Beginnings (New York: Oxford University Press, 1978), 143 –53. Since this theory sees no synagogues until after the time Lehi left Jerusalem, a number of Book of Mormon critics have cited that view in order to denounce the Book of Mormon. Three of these authors are Latayne C. Scott, The Mormon Mirage (Grand Rapids, Mich.: Zondervan, 1979), 83; William D. Russell, "A Further Inquiry into the Historicity of the Book of Mormon," Sunstone, Sept.– Oct. 1982, 23; James R. White, Letters to a Mormon Elder (Minneapolis: Bethany House, 1993), 145. But if one takes into account Levine's argument that before the Babylonian captivity of 586 BCBCmoed, the theory expressed by Meyers and Sandmel is far from demonstrating that synagogues did not come into existence until after Lehi's day. As things stand now, Book of Mormon critics lack a factual basis for attacking the mention of synagogues in the Book of Mormon. (1) city-gate chambers served as synagogues and also were the prototype for first-century synagogues, (2) city gates were the social center of a town or city, and (3) Sabbath services at that time were called a moed, the theory expressed by Meyers and Sandmel is far from demonstrating that synagogues did not come into existence until after Lehi's day. As things stand now, Book of Mormon critics lack a factual basis for attacking the mention of synagogues in the Book of Mormon.


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2