23 septiembre 2008

Armonía con las Predicciones Bíblicas





Armonía con las Predicciones Bíblicas.


POR
JOHN A. WIDTSOE
Y FRANKLIN S. HARRIS


No debe sorprender a los estudiantes de la Biblia que otros volúmenes de escrituras sean revelados, porque los libros perdidos de las escrituras han sido discutidos a menudo por estudiantes de la Biblia. Ni tampoco les puede sorprender que revelaciones como las contenidas en la Biblia pueden ser dadas a otros, además de Israel. En efecto, las predicciones y citas en la Biblia parecen significar claramente que pueden esperarse otros libros. Nótense los siguientes ejemplos:

"Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para
predicarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación, y tribu y lengua y pueblo". (Apoc.14:6). Esto pudo muy bien haber sido cumplido cuando el ángel Moroni reveló el Libro de Mormón, siguiendo la organización de la Iglesia, con la restauración de la autoridad y ordenanzas del evangelio puro. "La verdad brotará de la tierra; y la justicia mirará desde los cielos". (Salmos 85:11).
Esto parece señalar un evento igual al desenterramiento del Libro de Mormón del Cerro
Cumórah.

"Y fué a mí palabra de Jehová, diciendo: Tú, hijo del hombre, tómate ahora un palo, y
escribe en él: A Judá, y a todos los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: a José, palo de Ephraim, y a toda la casa de Israel sus compañeros. Júntalos luego el uno con el otro, para que sean en uno, y serán uno en tu mano". (Ezequiel 37: 15-17).
El registro del palo de Judá es la Biblia y el registro del palo de Ephraim es el Libro de Mormón. Ellos son ahora uno en las manos de la Iglesia restaurada.
"Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren; Lee ahora esto; él dirá: No puedo, porque está sellado". (Isaías 29: 11-12).

Una copia de algunos caracteres de las planchas del Libro de Mormón fué llevada al Profesor Carlos Anthon, un caballero célebre, por sus conquistas lingüísticas. Este señor le dijo a Martín Harris, quien le presentó la copia de los caracteres, que le trajera las planchas de las cuales fueron copiados, y que él las traduciría. Martín Harris le respondió que parte de las planchas estaban selladas. A esto el Profesor Anthon respondió: "Yo no puedo leer un libro sellado", cumpliendo así la profecía. (Perla de Gran Precio, José Smith 2:63-b5). José Smith no era un hombre docto cuando las planchas le fueron dadas a él.
Tal armonía con las predicciones bíblicas es ciertamente una contribución a la evidencia de la verdad del Libro de Mormón.


Articulos Relacionados a lo que buscas