23 abril 2008

El Peso de las Planchas


Láminas De Oro (Hechos de oro, plata, y cobre)?
LdeM: 1 Nefí 5:217,218 (18:25-19:1) Y hallamos toda suerte (clase) de minerales, tanto de oro, como de plata y cobre. Y...[yo hice] láminas de metal, para grabar en ellas la historia de mi pueblo.


la Crítica:
"Él (Martin Lamb) esta obligado a creer que no había gente como describe el Libro de Mormón viviendo en este continente; que tales escritos no fueron grabados sobre láminas de oro, ni otras láminas
en la edad antigua." (43)
"Después de calcular la medida de las láminas de oro según la descripción de José Smith, John Hyde
estima que "este grupo de láminas de oro...habrían pesado aproximadamente 90 kilogramos (200
libras)." Entonces ridiculizó la historia de José Smith de que él iba cargando las láminas cuando dos hombres con las manos vacías corrieron una distancia de dos millas tratando de alcanzarle. (44)

la Respuesta:

"Los alfareros de las culturas de los Andes sabían bañar el cobre con oro o plata y como curar aleaciones de cobre, oro y plata para que la superficie del metal tuviera solamente la consistencia
del oro." Estos "sofisticados procesos" fueron usados también en "muchas partes pre-Colombianas de Sud y Centroamérica y fueron conocidas también en el sur de México. (45)
El contenido de oro en algunos ejemplos está en el rango de 12 a 40 por ciento. Usando la información anterior, haciendo un ajuste del espacio usado por los grabados sobre las láminas (los cuales reducirían
su peso), el peso de las láminas ha sido calculado como a eso de 25 kilos (50-65 libras). (46) Guillermo (hermano de José Smith) levantó las láminas y calculó que pesaban más o menos 27 kilos (60
libras). (47) Las láminas fueron descritas con la "apariencia" de oro, no siendo de puro oro.


Articulos Relacionados a lo que buscas



2 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema es que las planchas no están a nuestra disposición, mientras no estén, toda especulación es algo inútil, por que si Dios no quiso dejarlas como evidencia, para que queremos forzar evidencias que en realidad no califican como tal.

Lo mejor seria pedirle al Padre Celestial revelara para estos tiempos al profeta Thomas S. Monson el lugar donde se pueda encontrar las planchas de oro y ponerlas en un museo en la manzana del templo en Salk Lake.

Si esto le parece a alguien un absurdo y se burla, esta haciendo lo mismo que quienes se burlaron del profeta José Smith en su tiempo.

Antonio A. Caballero dijo...

La verdad es que no creo que nadie se burle de lo que acabas de decir. Nadie sabe lo que el Señor nos deparará en el futuro, pero las planchas de oro solo se podrán encontrar si el Señor o uno de sus ángeles las vuelve a traer. Pero puede que algún dia alguien encuetre las planchas de bronce o algunos escritos de la civilización nefita o lamanita, quien sabe? opino que no es malo buscar indicios para que los que son mas duros de corazón sean ablandados.