Busca en Nuestro Sitio

13 agosto 2014

El uso de Alma de la palabra estado en el Libro de Mormón: Evidencia de una autoría múltiple

La autoría múltiple del Libro de Mormón es algo que gracias a estudios recientes, podemos comprobar al analizar el uso que cada autor hace del lenguaje. Mediante este análisis, podemos evidenciar el estilo literario personal y diferente de cada uno de ellos.

Autor: Philip A. Allred
Traductor: Manuel A. Copaira

bookofmormon.jpg

José Smith afirmó que el Libro de Mormón fue producto de múltiples autores de la antigüedad. Estudios recientes sobre las palabras y frases utilizadas por los diversos escritores del libro han proporcionado evidencias sobre esta afirmación.[1] Las siguientes notas sobre el uso de la palabra estado[2] en el Libro de Mormón sugieren que Alma puede ser identificado como un autor distinto dentro del registro.

Valor estadístico

Once individuos utilizaron la palabra estado en el Libro de Mormón.[3] Sólo Alma usó la palabra con cierto grado de valor estadístico potencial.[4] Sin embargo, a pesar de que el uso de una palabra por un autor se puede calificar potencialmente como valor estadístico, cualquier modelo estadístico que pudiera ser empleado para determinar tal valor asumiría necesariamente una distribución temática normal o similar en el Libro de Mormón. Debido a que los diferentes escritores trataron diversos temas, no hay manera estadística de comparar la probabilidad de uso de la palabra estado por los diferentes autores.[5] Por lo tanto, es casi imposible demostrar objetivamente que el uso de las palabras de un autor es estadísticamente significativo basándose exclusivamente en la frecuencia de las mismas.

Aparte de los retos de esta clasificación estadística, todavía es posible ver a Alma como un autor distinto en el Libro de Mormón. Esto se puede hacer examinando el uso que hace de la palabra estado contrastando con otros escritores en tres frentes: concentraciones inusuales de la palabra, sumario de cambios y comparación temática compartida.

Las concentraciones inusuales de la palabra estado

Todos menos dos de los once escritores que utilizaron la palabra estado lo hicieron con poca frecuencia y de forma esporádica. Por el contrario, los escritos registrados de Alma y en un caso, Lehi, contienen pasajes que muestran concentraciones inusuales de la palabra estado. Por ejemplo, Lehi usa la palabra cuatro veces en tres versículos al describir la existencia paradisíaca de Adán y Eva en 2 Nefi 2:21-23. Mucho más impresionante es la concentración de la palabra estado que aparece en Alma 40, donde Alma enseña a Coriantón acerca de la vida postmortal.
Ahora bien, respecto al estado del alma entre la muerte y la resurrección ...
... los espíritus de los que son justos serán recibidos en un estado de felicidad que se llama paraíso: un estado de descanso, un estado de paz....
Así que éste es el estado de las almas de los malvados; sí, en tinieblas y en un estado de terrible y espantosa espera de la ardiente indignación de la ira de Dios sobre ellos; y así permanecen en este estado, como los justos en el paraíso, hasta el tiempo de su resurrección.
Ahora bien, hay algunos que han entendido que este estado de felicidad y este estado de miseria del alma, antes de la resurrección, era una primera resurrección. (Alma 40:11–12, 14–15)
Aquí, en sólo cinco versículos, Alma emplea la palabra diez veces. Aún más notable es la concentración en el capítulo 41, donde en sólo dos versículos Alma utiliza el estado seis veces.
Y así, hijo mío, todos los hombres que se hallan en un estado natural, o más bien diría, en un estado carnal, están en la hiel de amargura y en las ligaduras de la iniquidad; se encuentran sin Dios en el mundo, y han obrado en contra de la naturaleza de Dios; por tanto, se hallan en un estado que es contrario a la naturaleza de la felicidad
Y he aquí, ¿significa la palabra restauración tomar una cosa de un estado natural y colocarla en un estado innatural, o sea, ponerla en una condición que se opone a su naturaleza? (Alma 41:11–12)
En el capítulo 42 Alma agrupa nuevamente dicho concepto y lo vemos aparecer seis veces en los versículos 10-13. En una obra que proclama ser escrita por varios autores obviamente es lógico encontrar que uno de estos autores muestre un uso inusual de una palabra en particular cuando los otros escritores no lo hacen.[6]

Sumario de cambios[7] en la palabra estado

En varios casos Alma muestra una tendencia a reformular la palabra estado. Por ejemplo, al discutir el carácter preparatorio de la existencia mortal después de la caída, Alma escribe, “Y así vemos que le fue concedido al hombre un tiempo para que se arrepintiera; sí, un tiempo de probación, un tiempo para arrepentirse y servir a Dios"(Alma 42:4). Retomando esta idea seis versículos más adelante, Alma lo recalifica como estado de probación —"este estado de probación llegó a ser para ellos un estado para prepararse; se tornó en un estado preparatorio."(Alma 42:10). De nuevo tres versículos después repite esta reformulación con "Por tanto, según la justicia, el plan de redención no podía realizarse sino de acuerdo con las condiciones del arrepentimiento del hombre en este estado probatorio, sí, este estado preparatorio"(Alma 42:13).

Otro ejemplo de la tendencia de Alma por redactar de nuevo la palabra estado, se encuentra unas cien páginas antes. Durante su visita a Gedeón, Alma esperaba "hallar que estábais sin culpa ante él, y de no hallaros en el terrible dilema en que estaban vuestros hermanos en Zarahemla." (Alma 7:3). Tres versículos más adelante Alma define el dilema cuando reanuda el pensamiento con "confío en que no os halléis en un estado de tanta incredulidad como lo estaban vuestros hermanos" (Alma 7:6). Después de hablar acerca de la expiación regresa de nuevo a este tema y combina las dos frases anteriores. "Porque como os dije desde el principio, deseaba mucho que no estuvieseis en el estado de dilema semejante a vuestros hermanos; y he hallado que se han realizado mis deseos" (Alma 7:18).[8] Ningún otro autor del Libro de Mormón reformula con la palabra estado— en esta, Alma tiene una postura completamente única.

Cuando sólo un escritor muestra este tipo de preferencia por un término en particular al reafirmarse, especialmente cuando se trata de una palabra no esencial como estado, la reacción razonable es creer que este escritor es distinto dentro de una obra mayor escrita por otros individuos.

Comparación temática compartida

Como se señaló anteriormente, a causa de la variedad de temas de los que hablan los diferentes escritores del Libro de Mormón, es difícil hacer comparaciones estadísticas de su uso con cualquier palabra dada. Por otro lado, se puede conseguir una comparación entre aquellos versículos donde múltiples escritores abordan el mismo tema. Uno de esos temas es el concepto de albedrío. Es aquí donde la preferencia de Alma por la palabra estado se distingue muy claramente del resto de los escritores del Libro de Mormón.

Debido a que es razonable esperar que cualquier tema generará algún lenguaje común para describirlo, no es ninguna sorpresa que cada uno de los cuatro escritores que abordan el albedrío -Lehi, Jacob, Alma, y Samuel- utilicen de alguna forma las palabras actuar y elegir.[9] Sin embargo, cuando se analiza cada versículo más de cerca, el uso que hace Alma de estado lo distingue de nuevo de otros escritores del Libro de Mormón.
Por tanto, dio mandamientos a los hombres, habiendo éstos transgredido previamente los primeros mandamientos concernientes a las cosas que eran temporales, llegando a ser como dioses, discerniendo el bien del mal, colocándose, o siendo colocados, en condiciones de actuar según su voluntad y placer... .
… habiéndoseles concedido primeramente escoger el bien o el mal; por lo que, habiendo escogido el bien y ejercido una fe sumamente grande, son llamados con un santo llamamiento. (Alma 12:31; 13:3)
Es importante señalar que tanto Lehi como Jacob usaron la palabra estado en otras partes de sus escritos, por lo que su capacidad de haberlo hecho en pasajes relativos al albedrío no está en duda.[10] Además, la presencia de estado no es la única diferencia entre Alma y los demás. Tanto Lehi, como Jacob y Samuel incluyen referencias a la palabra libre cuando se habla de albedrío.[11] Alma no lo hace.

De interés tangencial, existe un marcado contraste entre Alma y José Smith cuando se comparan sus escritos acerca del albedrío.[12] En Doctrina y Convenios 93:30-31, José reveló que ¨Toda verdad es independiente para obrar por sí misma en aquella esfera en que Dios la ha colocado, así como toda inteligencia; de otra manera, no hay existencia. He aquí, esto constituye el albedrío del hombre". En comparación con el pasaje de Alma en Alma 12:31, José Smith escribe acerca de una esfera en la que existe el albedrío, mientras que Alma escribe acerca de un estado de albedrío; sus significados son los mismos, pero el lenguaje es decididamente diferente. Además, Alma sólo describe el principio, mientras que José en realidad lo denomina como albedrío en sí. De hecho, cada versículo importante relacionado con el albedrío del hombre en Doctrina y Convenios está marcado con las palabras albedrío, agente o agentes.[13] Que se precie claramente, el Libro de Mormón no tiene una sola referencia a estas palabras. Esto sugiere que el uso de estado en el Libro de Mormón fue una característica del texto original y no introducida simplemente por José Smith.

Ciertamente, la distinción de Alma de sus homólogos en el Libro de Mormón es clara cuando se habla de albedrío. No sólo muestra su preferencia por la palabra estado de forma exclusiva al abordar este tema, sino que también optó por no utilizar una palabra clave que los otros tres autores emplearon.

Conclusión

Sin duda Alma se diferencia de otros autores del Libro de Mormón cuando se analiza su uso de la palabra estado. Su singular concentración de la misma, su tendencia a reformularla y su particular uso de un tema común que integre dicho concepto, señalan a Alma como un escritor único dentro del Libro de Mormón. Esto concuerda perfectamente con las afirmaciones de José sobre el Libro de Mormón. Así mismo, las diferencias entre el Libro de Mormón y las otras escrituras elaboradas por José Smith en relación con el uso de la palabra estado, también son lo que uno esperaría encontrar en las diversas publicaciones de un profeta que tradujo escritos de otros y recibió su propio material profético.

Fuentes
  1. E.g., John W. Welch et al., "Words and Phrases," in Reexploring the Book of Mormon, ed. John W. Welch (Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1992), 282–85; Roger R. Keller, "Mormon and Moroni as Authors and Abridgers," en ibid., 269–71; John L. Hilton, "Wordprints and the Book of Mormon," en ibid., 221–26; y John W. Welch, "Three Accounts of Alma's Conversion," en ibid., 150–53.
  2. "The condition of a person or thing, as with respect to circumstances or attributes," Webster's Encyclopedic Unabridged Dictionary of the English Language (1989), s.v. "state."
  3. Abinadi, Alma, Amulek, Benjamin, Jacob, Lehi, el Señor, Mormón, Moroni, Nefi, y un visitante angelical a Nefi, todos usaron la palabra estado; cf. Eldin Ricks, Eldin Ricks's Thorough Concordance of the LDS Standard Works (Provo, UT: FARMS, 1995), 691–92.
  4. Un autor tiene que mostrar por lo menos un uso de la palabra por cada mil palabras totales. Alma es el único autor cuyo uso de la palabra estado lo cualifica en este primer paso (Alma usó estado 35 veces en 19.137 palabras totales, lo que iguala casi dos uso por cada 1.000 palabras). La idea de este ejemplo comparativo se extrajo de Roger R. Keller's de un artículo titulado "Law and Commandments in the Book of Mormon" (Provo, UT: FARMS, 1991). La metodología completa se detalla en el próximo libro de Keller titulado “Author Uniqueness within the Book of Mormon: An Aid to Interpretation”.
  5. Por ejemplo, a pesar de que Alma usó estado un inusual número de veces en Alma 40:12-15, está hablando sobre el mundo de los espíritus postmortal, lo cual es algo que lo caracteriza en el Libro de Mormón. Por lo tanto, en este caso, no se puede realizar ninguna comparación estadística entre Alma y los otros escritores. Estoy muy agradecido al Dr. John L Hilton, BYU, por haberme explicado estos puntos críticos sobre el valor estadístico.
  6. Más evidencia para este argumento se encuentra en la presencia de otra concentración de la palabra estado, unas noventa páginas antes, en Alma 12. Nuevamente aquí Alma agrupa su uso de la palabra nueve veces, empezando por el versículo 12. Cómo mencionó John W. Welch en otro lugar, a pesar de que las palabras de Alma se encuentran dispersas entre los escritos de otros por casi una quinta parte del Libro de Mormón, sus palabras llevan “las inconfundibles marcas de una sola persona en particular”, en Reexploring the Book of Mormon, 153. Por ejemplo, tanto las palabras de Amón como de Amulek aparecen entre Alma 12 y Alma 42 -ambos usaron la palabra estado, pero ninguno muestra una concentración similar de la palabra; de hecho, cada uno sólo expresan su mensaje con estado en una ocasión; véase Alma 26:17 y 34:35 respectivamente. También es significativo mencionar que en la conversión inicial de Alma registrada en Mosíah 27 usara la palabra estado dos veces (Mosíah 27:25).
  7. Esto no puede compararse con repeticiones superfluas, las cuales se usan específicamente para divagar con una misma frase; véase Larry G. Childs, "Epanalepsis in the Book of Mormon" (Provo, UT: FARMS, 1986).
  8. Otra reformulación de estado (aunque no necesariamente renovada), sucede en Alma 41:11—Alma escribe que todos los hombres “han obrado en contra de la naturaleza de Dios; por tanto, se hallan en un estado que es contrario a la naturaleza de la felicidad.”
  9. 2 Nefi 2:26–27; 10:23; Alma 12:31; 13:3; y Helamán 14:30–31.
  10. Véase 2 Nefi 2:21–23 y 9:27 respectivamente.
  11. 2 Nefi 2:26–27 (tres veces); 2 Nefi 10:23; y Helamán 14:30 (dos veces).
  12. La comparación entre las cuatro mayores obras de José Smith que salieron más adelante sugieren una autoría múltiple del Libro de Mormón. Mientras que el Libro de Mormón contiene el término setenta y siete veces (Ricks, Thorough Concordance, 691–92), el libro de Abraham y Moisés, así como toda la traducción de José Smith de la Biblia carece de cualquier uso de la palabra estado. También es interesante que Doctrina y Convenios contenga la palabra sólo tres veces (71:1; 93:38; y 130:9) y que José Smith Historia use la palabra una vez (José Smith—Historia 1:29). Además, la expresión de José Smith en José Smith-Historia 1:29- en la cual sinonimamente asocia estado con posición- es interesante porque la palabra posición sólo aparece dos veces en el Libro de Morón y en ninguna de las dos junto con estado; véase Mosíah 4:11 y Alma 13:5.
  13. Véase Doctrina y Convenios 29:35–39; 58:27–28; 93:30–31; y 101:78. Moisés 4:3 y 7:32 también hace referencias al albedrío y Moisés 6:56 se refiere a agentes.
  14. Artículo original: http://publications.maxwellinstitute.byu.edu/fullscreen/?pub=1390&index=5


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2