Busca en Nuestro Sitio

20 febrero 2014

¿Abundancia arábiga descubierta? Evidencias sobre la Abundancia de Nefi

Serias investigaciones han revelado, a partir de la descripción que Nefi hace de la tierra de Abundancia, que hoy en día es posible encontrar un sitio de similares características al sur de la Península Arábiga.

Autor: Warren P. Aston.
Traductor: Manuel Alejandro Copaira.


El Libro de Mormón habla de una tierra de "Abundancia", un lugar fértil en la Península Arábiga, donde Nefi construyó el barco que llevó al grupo de Lehi hacia el Nuevo Mundo. En los días de José Smith, y durante más de un siglo después, parecía imposible que un lugar así pudiera existir en una Arabia aparentemente estéril. Sin embargo, un hermoso valle arbolado que se ajusta detalladamente a la descripción de Nefi del lugar, ha sido identificado recientemente en la remota costa sur de Omán.

El lugar fértil que Lehi y su familia llamaron “Abundancia” fue preparado por el Señor (1 Nefi 17:5). Este marcó tanto el final de su viaje de 2000 millas (3218.7km) a través de la Península Arábiga, como su punto de partida hacia el Nuevo Mundo. Durante muchas décadas, los escritos de Hugh Nibley, publicados por primera vez en la revista “Improvement Era” de 1950 [1], representaban el único trabajo realizado por un erudito Santo de los Últimos Días sobre los lugares del Viejo Mundo en los que se inician los registros del Libro de Mormón. Nibley se basó en un puñado de escritos antiguos que describían la vida en Arabia, incluyendo el relato de una visita a Omán a principios de este siglo por el explorador inglés Bertram Thomas. La descripción entusiasta de Thomas sobre la fertilidad de la zona cercana a la región capital de Salalah, en el sur del país, hizo que Nibley creyera en la posibilidad de que éste fuera el lugar sobre el que Nefi había escrito dos milenios y medio antes.

A principios de la década de 1970, Jay Todd, editor jefe de la revista Ensign, realizó una visita a las principales zonas donde comenzó la historia del Libro de Mormón. Invitó a Lynn y Hope Hilton, quienes tenían una vasta experiencia en el Medio Oriente, para ir a la Península Arábiga en representación de la revista Ensign. Viajando con su hija y con el fotógrafo Gerald W. Silver a  principios de 1976, los Hilton se convirtieron en los primeros Santos de los Últimos Días en viajar por el oeste de Arabia Saudita y muy brevemente por la parte sur de Omán, examinando las posibles rutas que Lehi y su familia pudieron haber utilizado. Lo que vieron y fotografiaron demostró que partes de la costa sur de Omán poseían muchas características descritas por Nefi. [2]

Sin embargo, los disturbios civiles en Omán mantenían continuamente el país aislado y pasarían otros once años antes de que los investigadores SUD (Santos de los Últimos Días) visitaran nuevamente el sur de Omán. En 1987 visité la región durante varios días e hice un análisis más extenso de la zona de Salalah. Esta visita hizo evidente que, si bien Salalah cumplía con la mayoría de los requisitos para Abundancia, tal como se describe en el Libro de Mormón, los requisitos más importantes -la vegetación natural, árboles grandes y agua dulce- sólo se encontraron a varios kilómetros tierra adentro, separados del océano por una llanura costera árida. Además la descripción del Libro de Mormón hace evidente que la “Abundancia” de Nefi, donde el grupo de Lehi vivió mientras construyó el navío, estaba justo en la costa. Las ruinas de los puertos de la ciudad que datan del primer milenio a. C. mostraron que el litoral de la zona de Salalah no había cambiado mucho en miles de años, por lo que probablemente en la antigüedad estos elementos necesarios no habrían estado mucho más cerca de la costa. Estos datos hicieron que fuera menos probable que Salalah pudiese cumplir los requisitos como candidata para ser “Abundancia”, además un informe que decía que los árboles grandes se encontraban en la costa más al oeste, cerca de la frontera con Yemen, hizo obvio que era necesario examinar otros sitios antes de que se resolviera el asunto.

En 1988, mi esposa y yo comenzamos un programa de exploración de cuatro años, visitando paulatinamente las remotas áreas costeras de Omán al oeste de Salalah y también toda la costa oriental de la vecina Yemen, la cual se extiende más de 700 millas (1126 km) bajando hacia Aden en la esquina suroeste de la Península Arábiga. Esta inspección del terreno sin precedentes nos brindó información básica sobre toda la región y estableció, para nuestra satisfacción, que no se podía encontrar ningún candidato serio para ser Abundancia a las afueras de la región sur de Dhofar en Omán.

La investigación también reveló que los lugares más fértiles a lo largo de esta costa estaban dentro de una pequeña y poco conocida región de Omán respaldada por las montañas Qamar cercanas a la frontera de Yemen. A diferencia de Salalah, esta pequeña región poseía lugares donde se podían encontrar una amplia vegetación natural, incluyendo árboles de gran tamaño, en la propia costa. Esta fertilidad se debe aparentemente a la existencia de pequeños valles estrechos que canalizan las lluvias monzónicas anuales hacia el interior, creando valles bien regados. Pronto descubrimos que aquí, como en ninguna otra parte, todos los factores que Nefi mencionó fueron encontrados en un lugar.[3]

Nuestro interés pronto se centró en la parte más verde de esta pequeña región, la bahía de Khor Kharfot ("Fuerte Ensenada" o "Fuerte Puerto"). Este lugar único está tan aislado que incluso hoy en día es casi desconocido en otras partes de Omán. Se encuentra al final de un desfiladero largo y estrecho, el Wadi Sayq ("Valle del Río"), que proporciona el único acceso desde el interior del  desierto hacia la costa a través de las montañas de Qamar. En abril y septiembre de 1993, dos equipos de especialistas, incluyendo un geólogo y un arqueólogo, co-patrocinado por FARMS (Foundation for Ancient Research and Mormon Studies) y la Universidad de Brigham Young (BYU), visitaron Khor Kharfot para profundizar la investigación.

Uno de sus primeros hallazgos fue que aquel lugar había sido una vez una ensenada aislada, hasta que en algún momento de los últimos cientos de años, se formó una playa que cerró la bahía. También identificaron algunas zonas de vestigios evidentes, indicando asentamientos intermitentes en Kharfot a lo largo de los siglos. Lo que parece ser la más antigua de estas ruinas se encontró en la pequeña y plana meseta al oeste con vistas a la bahía, pero no podremos saber más acerca de las ruinas sin una excavación.

Cumpliendo los requisitos para “Abundancia”

Antes de que podamos estar seguros de que Khor Kharfot, o cualquier otro sitio, sea el candidato más probable para Abundancia, debemos examinar minuciosamente el propio texto del Libro de Mormón y construir un modelo a partir de esa información contra el que podamos juzgar como candidato cualquier ambiente del mundo real.[5] Entrelazado casi por casualidad en el aparente escaso texto de Nefi, hay una riqueza de detalles sobre las tierras que su familia y él cruzaron y especialmente sobre el punto de partida de su épico viaje marítimo. Las declaraciones directas del Libro de Mormón, combinadas con algunas conclusiones lógicas extraídas de las mismas, nos permiten establecer una lista bastante larga de características sobre la “Abundancia” del Viejo Mundo.

La “Abundancia” de Nefi estaba "casi hacia el este" de Nahom

Ésta evidente relación orientativa entre los dos lugares (véase 1 Nefi 17:1) fue probablemente bastante precisa, en lugar de una indicación generalizada. En este escenario del Viejo Mundo, Nefi era muy preciso sobre las direcciones, por ejemplo, anteriormente en sus anales registra, que su viaje desde Jerusalén era "casi hacia el sudsudeste" (1 Nefi 16:13).

Por tanto, a la hora de buscar Abundancia es importante identificar la ubicación de Nahom. Hasta ahora, sólo un sitio parece satisfacer los requisitos de las escrituras para Nahom: la zona tribal que todavía se conoce como Nehem, la cual se encuentra a unas veinticinco millas (40,2 km) al noreste de Sana´a, capital de la República de Yemen. Nehem es el único lugar de Arabia que conserva como nombre semítico nhm (deletrandose de diversas maneras como Nahm, Nehem, Nihm, etc.). El nombre ya se ha podido identificar en el mismo lugar en mapas y antiguos escritos tan remotos como el 600 d. C. y posiblemente anteriores. El lugar debe ser considerado como el principal candidato para Nahom.

El relato de Nefi especifica que Ismael fue enterrado en "el lugar llamado Nahom" (1 Nefi 16:34).  La frase de Nefi sugiere que el grupo de Lehi no le dió origen al nombre, sino que lo aprendieron de los habitantes de esa localidad. La Nehem moderna incluye una amplia zona de sepultura tradicional con tumbas tan antiguas que datan del neolítico, mucho antes de los días de Lehi. Las raíces del propio nombre en hebreo hacen referencia al duelo, consolación y quejas por hambre, ajustándose así a la perfección con los eventos registrados por Nefi después de la muerte de su suegro, Ismael (véase 1 Nefi 16:35-39).[6]

Asimismo, el valle Jawf, donde se encuentra Nehem, marca el punto donde la antigua ruta comercial del incienso, la cual recorre paralelamente la costa del Mar Rojo arábigo, gira hacia el este. A pesar de que la ruta comercial vira nuevamente hacia el sur poco después de dejar Nehem, el grupo de Lehi mantuvo su curso "casi hacia el este", desde donde dejaron la zona de Nahom hasta que llegaron a Abundancia. Una ruta hacia el este desde Nehem pasaría cerca del terrible Rub al-Jali de Arabia, que prácticamente no tiene fuentes de agua. La aridez de toda la zona explicaría por qué el registro de Nefi sugiere que esta última etapa, de su viaje por el desierto, fue la más difícil de todas.

Ya que Nehem esta situada a una latitud de unos 16 grados al norte, deberíamos suponer que su travesía "casi hacia el este" para llegar a Abundancia, se acercara a la misma latitud. Khor Kharfot se encuentra a 16 grados 45 minutos, o en otras palabras, a menos de un grado de desviación del verdadero este, por encima de las casi 600 millas (965,6 km) de la última etapa de su viaje.

El acceso a Abundancia por tierra era posible desde el desierto interior

El acceso a la costa sur desde el interior de Omán es generalmente difícil y en algunos lugares imposible. Geológicamente separada del resto de la región sur, las montañas Qamar entorpecen el acceso a la pequeña y más fértil región, donde esperaríamos que estuviera Abundancia. Sin embargo, una sola ruta, el Wadi Sayq, conduce a través de las montañas hasta la costa, ofreciendo un estrecho sendero que desciende lentamente hacia el mar en Khor Kharfot. Este estrecho paso, escarbado por milenios de escorrentías anuales procedentes de las montañas Qamar las cuales atraviesa, ofrece la única ruta terrestre directa al mar desde el interior a lo largo de muchos kilómetros de costa. Además de la información procedente de la cartografía por satélite detallada, un análisis realizado en 1993 desde el propio nacimiento del valle de Wadi Sayq confirmó que el acceso desde el interior del desierto era todavía viable.

El Wadi - foto hecha por Charles Tomalin

Abundancia era fértil

Nefi describe Abundancia como una productora de "carne" (tal vez pequeñas presas que se pudieran cazar), "mucha fruta" y "miel" (véase 1 Nefi 17:5, 6; 18:6). Khor Kharfot es bastante fértil. Los árboles crecen de forma natural, algunos de ellos son fructíferos, hay aves que anidan, una gran variedad de animales pequeños, abejas que proporcionan miel silvestre y abundantes peces. Aunque el registro no dice que el grupo cultivara las semillas que trajeron de Jerusalén, el área Kharfot es lo suficientemente fértil como para haber sustentando dichos cultivos.

La zona que rodea Abundancia probablemente era fértil

El uso de Nefi de la expresión "la tierra de Abundancia", sugiere que no solamente era fértil el campamento en sí (véase 1 Nefi 17:06), sino que la zona en general ("tierra") también era muy fértil (véase 1 Nefi 17:5, 7). El área de Wadi Sayq / Khor Kharfot se encuentra en el extremo oriental de la sección litoral más fértil de toda la costa de Arabia, una pequeña franja de sólo unos kilómetros de longitud limitada por terreno árido en tres lados y el océano en el cuarto.

Abundancia era apta para un asentamiento largo y para construcción naval

Es muy posible que Nefi y sus hermanos hubieran tardado al menos un año en construir un barco lo suficientemente considerable como para llevar alrededor de treinta personas a través de dos terceras partes de la vuelta al mundo. Así mismo, el sitio para Abundancia debe haber sido capaz de sustentar a una pequeña colonia durante al menos uno y quizás varios años. Las ruinas en Khor Kharfot, que todavía no han sido excavadas, parecen indicar que al menos una pequeña comunidad vivió allí durante algún tiempo.

Varios meses al año durante el monzón, las marejadas, la niebla y la lluvia envuelven el litoral sur de Arabia, dificultando las actividades al aire libre tales como la construcción naval. Es de suponer que Nefi y sus hermanos dejaran de trabajar en el barco durante esta época del año, o que Abundancia les ofreciera suficiente refugio como para permitirles continuar. En Kharfot, una pequeña meseta se eleva dominando el lado occidental de la bahía, y podría haber proporcionado un lugar adecuado para el trabajo durante el mal tiempo. Las ruinas sobre esta meseta parecen ser las más antiguas en Kharfot.

La Madera estaba disponible fácilmente

Para construir su navío, Nefi habría necesitado acceder a la madera necesaria de tamaños y cualidades correctas para fabricar una embarcación capaz de navegar (véase 1 Nefi 18:1, 2, 6). Trasladar la madera hasta la orilla habría sido una tarea larga y ardua, por lo que es probable que los árboles estuvieran disponibles muy cerca de la costa; probablemente esto sea parte de lo que quiso decir Nefi con "Abundancia".

Todavía se pueden encontrar numerosos árboles de gran tamaño en Khor Kharfot que llegan casi hasta el océano y sin duda eran aún más abundantes en el pasado. (La sequía en los últimos siglos ha reducido los bosques naturales que antiguamente cubrían las laderas del valle y las montañas circundantes.) La madera de varias especies identificadas en Kharfot -concretamente el sicomoro (Ficus sycamorus) y el tamarindo (Tamarindus indica)- habría sido adecuada para la construcción de una embarcación de alta mar.

Por supuesto, sólo podemos especular sobre el tipo de buque que construyó Nefi. Arabia es la cuna de los famosos barcos "cosidos" -buques cosidos usando cuerda resistente, sin clavos u otros metales- pero no tenemos forma de saber si Nefi utilizó este método de construcción naval. Nefi hizo hincapié en el hecho de que ni la preparación de la madera, ni el método de construcción fueron "según la manera de los hombres" (1 Nefi 18:2) y que regularmente era necesaria la revelación del Señor mientras se avanzaba con la construcción (véase 1 Nefi 18 : 1, 3). Pero sabemos que se utilizó la madera, ya que Nefi menciona "maderos" en varias ocasiones.

Disponibilidad durante todo el año de agua dulce para el campamento

Kharfot contiene la mayor fuente de agua dulce de la costa arábiga y hay pruebas de que en épocas pasadas el agua era aún más abundante​​. En comparación, el este de Yemen tiene sólo tres arroyos pequeños e irregulares que desembocan a lo largo de sus 700 millas (1126 km), sin embargo, solamente en Dhofar, provincia de Omán, se pueden encontrar pequeños arroyos y manantiales en Rakhyut a pocos kilómetros al este de Kharfot y en la falda del Salalah, a parte de Wadi Sayq.

Abundancia tenía una montaña prominente

Una prominencia montañosa a la que Nefi se refirió como "el monte" (1 Nefi 17:7; 18:3) estaba tan cerca del campamento que "a menudo oraba" allí (1 Nefi 18:3). Las palabras elegidas por Nefi indican que se estaba refiriendo a una montaña aislada y prominente en lugar de a una cadena montañosa. Encajando con la descripción, en Kharfot el pico más alto y  más importante está aislado directamente por encima de la pequeña meseta occidental, donde la evidencia del antiguo asentamiento es más abundante y en la que es más probable que la familia de Lehi hubiera acampado.

Seguramente Abundancia tenía acantilados que se erigían sobre el océano

Lamán y Lemuel intentaron matar a Nefi arrojándolo al fondo del mar (véase 1 Nefi 17:48). Esto parece implicar que había acantilados sobre el mar, puesto que la vida de Nefi no habría sido amenazada al ser arrojado al mar desde una playa. En Khor Kharfot, se alzan sobre el océano peligrosos acantilados con un promedio de 200 pies (61m) de altura en el borde de la meseta occidental.

Abundancia tenía una fuente de mineral

El mineral desde el que se pudiera fundir el metal para fabricar herramientas tenía que estar disponible lo suficientemente cerca del campamento como para que se le hubiera mostrado a Nefi donde encontrarlo sin mucho esfuerzo, así como el sílex para encender un fuego (véase 1 Nefi 17:9-11,16). Omán tiene un historial de fundición de cobre de varios miles de años, pero los yacimientos más importantes que se conocen están en la mitad norte del país. Sin embargo, una reciente investigación, patrocinada por FARMS (Foundation For Ancient Research And Mormon Studies), de los alrededores de Kharfot, reveló numerosos yacimientos pequeños de hematita, por lo que es posible especular, pudieron proporcionar el hierro adecuado para la fabricación de herramientas para la construcción naval. [7] En la misma zona, a sólo unos pocos kilómetros tierra adentro desde la costa, también hay extensos y poco comunes depósitos superficiales de sílice, un tipo de sílex que sirve para iniciar un fuego. Esta distancia desde la costa no habría planteado el mismo problema con el mineral que con la madera, ya que sólo pequeñas cantidades de mineral habrían sido necesarias, al contrario que las grandes cantidades de madera.

Parece poco probable que Abundancia estuviera habitada por otros grupos en ese momento

El Libro de Mormón no menciona interacción alguna con otros grupos en Abundancia. De haber existido, es probable que Nefi no hubiera necesitado revelación divina específica sobre dónde ir para obtener el mineral para la fabricación de herramientas, o tal vez en como construir el barco, ya que podría haber recogido esta información de otros residentes. Por lo tanto es probable que no existiera población habitante en Abundancia durante el período en que Nefi construyó la nave. Este aislamiento pudo haber sido importante para mantener al grupo de Lehi descontaminado de las creencias politeístas comunes en toda Arabia por aquel entonces y aislado también de las diversiones y alicientes de los puertos comerciales.

Como se señaló anteriormente, la evidencia arqueológica preliminar sugiere que en Kharfot sólo hubo presencia humana de forma intermitente. Debido a la accidentada costa, los viajes por tierra a Kharfot a lo largo del litoral son muy difíciles; esta es probablemente la razón principal por la que un lugar tan atractivo y fértil como Kharfot ha permanecido deshabitado durante la mayor parte del tiempo, incluyendo hoy en día. Aparte de viajar a través del largo valle desde el desierto interior, el mar ofrece el único otro acceso razonable a Kharfot. Probablemente en la antigüedad la población más cercana a Kharfot fuera la zona de Salalah, un viaje difícil de varios días. Es posible que tal aislamiento fuera la razón por la cual Lamán y Lemuel ayudaran con la construcción del navío y no se opusieran a dejar la tierra de Abundancia.

Por último, fueron necesarios vientos y corrientes ideales para llevar la nave hacia el Mar de Arabia y finalmente hasta el Océano Índico

Fuentes árabes y anteriores nos aseguran que durante cierta época del año, navegantes del Mar Rojo y la costa sur de Arabia navegaban asiduamente en dirección este hacia el sur de la India y Ceilán. Nefi pudo haber utilizado los mismos vientos desde Kharfot para navegar a través del Océano Índico. Incluso, cada varios años el fenómeno meteorológico y marino popularmente conocido como “El Niño” cambia el patrón de vientos por todo el Pacífico haciendo posible los viajes en dirección este, incluso a lugares lejanos como América, durante uno o dos años.[8]

La investigación que se resume en este artículo nos afirma que el sur de la Península Arábiga es un escenario geográfico completamente plausible para ser la tierra de Abundancia del viejo mundo descrita en 1 Nefi. Las realidades físicas que Nefi describe son fáciles de entender. Montañas, ríos, un valle fértil, depósitos minerales y otros criterios se hallan en el sur de Omán, especialmente en Khor Kharfot, completamente relacionadas coherentemente con el texto de las Escrituras. Si bien la investigación aún no ha establecido que Kharfot es el lugar llamado Abundancia, si ha establecido que un lugar cumple con los criterios de Abundancia, algo que José Smith o cualquier otra persona de la civilización occidental, no sabían en su día.

Para aquellos que aceptan que la historia de Lehi y Nefi sucedió en el mundo real, estos hechos constituyen una vindicación de las afirmaciones de José Smith sobre que el libro fue traducido a partir de un registro histórico genuino. Dichos hechos sirven para iluminarnos y apoyan la convicción espiritual que Moroni anima obtener a cada lector.

Los Investigadores Santos de los Últimos Días todavía tienen mucho trabajo por hacer en Arabia para construir sobre la base de la investigación realizada hasta el momento. Ahora es el día para que los especialistas puedan sondear más profundamente en todos los aspectos de este lugar tan significativo. Necesitan llevarse a cabo más estudios expertos, por ejemplo, definir la naturaleza de los depósitos de mineral que Nefi pudo haber utilizado. Varias áreas extensas de Arabia que pudieran haber sido parte de la ruta de Lehi aún no han sido examinadas por los estudiosos competentes. Las ruinas de Kharfot necesitan ser excavadas para despejar la incógnita de cuándo fue habitado este fascinante y hermoso lugar. Pero por ahora, se han realizado suficientes investigaciones como para dejar claro que la descripción de Nefi de un lugar que merecería ser llamado Abundancia encaja en el mundo real del sur de la Península Arábiga.

Fuentes

Más información sobre este tema se puede obtener de “Warren P. and Michaela Knoth Aston, In the Footsteps of Lehi” (Salt Lake City: Deseret Book, 1994), también disponible en CD-ROM en el “Book of Mormon Reference Library” (Salt Lake City: Deseret Book, 1995).
  1. Véases Hugh W. Nibley, "Lehi in the Desert," Improvement Era 53 (enero-octubre de 1950); reeditado en “Lehi in the Desert” (Salt Lake City: Bookcraft, 1952) y en “Lehi in the Desert”; “The World of the Jaredites”; “There Were Jaredites” (Salt Lake City: Deseret Book y FARMS, 1988).
  2. El artículo original se publicó como "In Search of Lehi's Trail, Part 1: The Preparation," Ensign, septiembre de 1976, 32–54 y "In Search of Lehi's Trail, Part 2: The Journey," Ensign, octubre de 1976, 34–63. La versión en  libro: “Lynn and Hope Hilton, In Search of Lehi's Trail” (Salt Lake City: Deseret Book, 1976), se ha actualizado recientemente en “Discovering Lehi: New Evidence of Lehi and Nephi in Arabia” (Springville, Utah: Cedar Fort, 1996); véase mi análisis en FARMS Review of Books 9/1 (1997): 15–24.
  3. El registro de la expedición en Oman desde 1987 en adelante y el descubrimiento de Khor kharfot se encuentra en Aston y Aston, “In the Footsteps of Lehi”, 27–59.
  4. Véase Aston y Aston, “In the Footsteps of Lehi”, 61–78.
  5. Aunque habla sobre la ubicación del Nuevo Mundo, John L. Sorenson demuestra mejor este principio en el primer capítulo de su trascendental trabajo “An Ancient American Setting for the Book of Mormon” (Salt Lake City: Deseret Book y FARMS, 1985).
  6. La evidencia histórica, geográfica y lingüística que apoya la identificación de Nehem como Nahom, junto con las referencias a otros comentarios SUD sobre Nahom, está recapitulado en Aston y Aston, “In the Footsteps of Lehi”, 3–25.
  7. Eugene Clark, "A Preliminary Survey of the Geology and Mineral Resources of Dhofar, the Sultanate of Oman" (Provo: FARMS, 1995), es un resumen general, pendiente de publicación de datos específicos sobre el tema.
  8. Véase George F. Hourani, “Arab Seafaring in the Indian Ocean in Ancient and Early Medieval Times” (Princeton, N.J.: Prensa de la Universidad de Princeton, 1951); G. R. Tibbetts, “Arab Navigation in the Indian Ocean before the Coming of the Portuguese” (Londres: Royal Asiatic Society, 1971); y David L. Clark, "Lehi and El Niño: A Method of Migration,"BYU Studies 30/3 (1990): 57–65.
  9. Original http://publications.maxwellinstitute.byu.edu/fullscreen/?pub=1397&index=2


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2