Busca en Nuestro Sitio

20 junio 2013

Los anteojos, la piedra, el sombrero y el libro: la imagen que tiene un creyente del siglo XXI sobre la traducción del Libro de Mormón (Primera parte)

¿Cómo fue el proceso de traducción del Libro de Mormón? Un análisis a partir de algunos registros históricos sobre este acontecimiento, en los inicios de la restauración.

Autor: Roger Nicholson.
Traductor: Antonio A. Caballero.


En su libro de 1916, “The Birth of Mormonism” (El nacimiento del mormonismo), John Quincy Adams ofrece esta, digamos colorida, descripción del proceso de traducción del Libro de Mormón. 
El proceso de traducir las planchas de “egipcio reformado” era simple aunque peculiar. Todo se realizó con los anteojos de Urim y Tumim, pero para cualquiera que los usara, que no fuera José, era la muerte instantánea. Hasta cuando se los ponía, la luz se volvía tan cegadora que se veía obligado a mirar a través de su sombrero. Es más, cuando estaba inmerso [en la traducción], ningún ojo profano podía verle a él o al sombrero. José únicamente, detrás de una manta estirada cruzando la habitación, miraba al interior de su sombrero y leía las místicas palabras [1].
Cualquier Santo de los Últimos Días será capaz de clasificar inmediatamente los elementos familiares y desconocidos de este relato. Vemos el Urim y Tumim y la manta que escuda al traductor de otros en la habitación, pero ¿qué es toda esa habladuría de un sombrero? 

Cómo Santo de los Últimos Días activo, no puedo recordar los tiempos en los que no estaba familiarizado con la historia de la traducción del Libro de Mormón. El relato con el que estamos bastante familiarizados, de la escuela dominical y seminario, describe a José usando el Urim y Tumim (los intérpretes nefitas) para mirar las planchas de oro mientras que una cortina le separaba de su escriba. José dictaba a su escriba todo el texto del Libro de Mormón, retomando al día siguiente justo donde lo habían dejado el día anterior y el texto se escribió sin ninguna puntuación [gramatical]. José nunca requirió que se le volviera a leer cualquier parte del texto anterior cuando se reanudaba la traducción al día siguiente. 

La mayor parte de la traducción se realizó durante un período de casi tres meses y el texto resultante es extraordinariamente consistente, no sólo por sí mismo, sino con la Biblia. Las circunstancias que rodean la traducción y la producción del Libro de Mormón sólo pueden ser consideradas como milagrosas cuando son reflexionadas por un miembro creyente de la Iglesia.

Sin embargo, existe otra historia con la que muchos se han familiarizado en los últimos años. Representaciones modernas del proceso de traducción tales como la que se muestran en la popular serie animada de televisión South Park [2], describe a José mirando a una piedra en el fondo de su sombrero y dictando a su escriba sin usar una cortina. La popular enciclopedia virtual Wikipedia, muestra una “representación artística del siglo XXI de José Smith traduciendo las planchas doradas al examinar una piedra clarividente en su sombrero [3].” 

Buscar en Google “Book of Mormon translation” (traducción del Libro de Mormón) o “seer stone Joseph Smith” (piedra clarividente José Smith), produce un gran número de dichas imágenes, muchas de ellas ofrecidas por sitios web que son críticos sobre lo que la Iglesia proclama como verdad. Ésta es una forma de proceder que no aprendí en seminario y hay anécdotas sobre Santos de los Últimos Días que, cuando se les presentaron estas descripciones, simplemente negaron que se haya utilizado en alguna ocasión semejante método, atribuyendo dichas representaciones a fuentes “anti-mormonas”.

También han contribuido a la confusión las representaciones del proceso de traducción hechas por artistas. Los Santos de los Últimos Días están bastante familiarizados con varias interpretaciones artísticas de José y Óliver mientras realizaban la traducción. Algunos representan a José y su escriba sentados en una mesa con una cortina en medio. Otros muestran a José y Óliver sentados en una mesa, sin que se vea una cortina y las planchas claramente visibles, aunque sabemos que, antes de convertirse en uno de los “Tres testigos”, a Óliver no se le estaba permitido ver las planchas. 

Una cosa que tienen en común estas tres escenas es que no muestran el Urim y Tumim, aunque de hecho, sepamos que se utilizó un instrumento para traducir durante el proceso. No vemos ninguna piedra de cristal montada en un par de “anteojos”, ni vemos la pechera [4]. Definitivamente nunca vemos a José contemplar el fondo de su sombrero mientras dictaba.

El siglo XXI nos ha dado acceso a una rica fuente de recursos históricos que, en décadas pasadas, eran simplemente inaccesibles para cualquier Santo de los Últimos días. Ahora uno tiene que preguntarse: ¿Cuál de éstas representaciones es correcta? 

En la búsqueda de una respuesta, empezamos por un manual actual de la Iglesia para que nos proporcione nuestra primera pista. La siguiente descripción del proceso de traducción aparece en el manual del estudiante de 2003 “Church History In The Fulness Of Times” (“Historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos” al cual nos referiremos de ahora en adelante como el manual del estudiante).
Poco se sabe sobre el propio proceso de traducción del registro, primeramente porque aquellos que más sabían sobre la traducción, José Smith y Óliver Cowdery, fueron los que menos hablaron al respecto. Además, Martín Harris, David Whitmer y Emma Smith, quienes asistieron a José, no dejaron descripciones contemporáneas. Los registros poco precisos que documentaron mucho tiempo después eran frecuentemente contradictorios [5].
Es perfectamente lógico [pensar] que aquellos que estaban directamente involucrados u observaron la traducción, pudieran tener la información más precisa. Entonces, ¿qué dijeron aquellos testigos que parece haber sido contradictorio?, ¿hubo otros testigos que puedan arrojar luz a estos acontecimientos?, ¿qué tenían que decir las fuentes externas sobre el proceso de traducción? Como resume el investigador Santo de los Últimos Días Brant Gardner: “¿Qué relatos deberíamos creer?, ¿qué relatos sobre la traducción podríamos o deberíamos contar?, ¿qué relatos son los verdaderos? Para esta última pregunta sugeriría que todos son verdaderos, es decir, son verdaderos para las personas que los cuentan [6].”

¿Que dijeron José y Óliver?

¿Qué relatos deberíamos creer?, ¿qué relatos sobre la traducción podríamos o deberíamos contar?,
¿cuáles son los verdaderos?

El lugar lógico para empezar es con la propia traducción. ¿Qué dijo José Smith sobre el proceso de traducción del Libro de Mormón? Al parecer no habló mucho sobre el propio proceso de traducción que se usó para producir el Libro de Mormón, salvo destacar que se realizó “por el don y poder de Dios.” El manual del estudiante dice que José, de forma deliberada, no dió muchos detalles sobre el proceso.
El profeta era reacio a dar detalles sobre la traducción. En una conferencia de la Iglesia celebrada del 25 al 26 de octubre de 1831 en Orange, Ohio, Hyrum solicitó que se proporcionara información de primera mano sobre el surgir del Libro de Mormón, pero el profeta dijo: “No estaba previsto revelar al mundo los detalles de cómo salió a la luz el Libro de Mormón.” En 1833, José explicó al editor de un periódico lo esencial sobre este tema, pero dio pocos detalles, manifestando que el Libro de Mormón fue “hallado por medio de la ministración de un santo ángel y traducido a nuestro idioma [el inglés] por el don y poder de Dios.” Su explicación se corresponde con Doctrinas y Convenios, donde dice que se le otorgó “el poder para traducir el Libro de Mormón mediante la misericordia y el poder de Dios” (DyC 1:29) y que el Señor “le dio poder de lo alto para traducir el Libro de Mormón, por los medios preparados de antemano” (DyC 20:8) [7].
José decía de forma consistente, a las personas que preguntaban, que había traducido por medio del don y poder de Dios. No deseaba centrar la atención en cómo, sino en el resultado. Puesto que José decidió no revelar detalles, es indispensable analizar qué dijeron los otros testigos de la traducción para conseguir una imagen más precisa de los métodos utilizados.

Óliver Cowdery era el siguiente testigo más cercano a la traducción, ya que en la mayor parte [del tiempo] ejerció de escriba. Algunas de las descripciones de Óliver sobre la traducción son muy consistentes con respecto a la historia con la que ya estamos familiarizados. Sin embargo los comentarios de Óliver merecen una revisión más detallada. Retomaremos los comentarios de Óliver más adelante.

¿Que dijeron Martin Harris, David Whitmer y Emma Smith?

El manual del estudiante hace referencia a “registros poco precisos” dados “mucho tiempo después” por Martin Harris, David Whitmer y Emma Smith. ¿Qué contienen esos documentos posteriores?, ¿cómo contradicen lo que sabemos sobre el proceso de traducción?

Hay dos cosas en común entre estas tres descripciones: (1) todas fueron dadas casi al final de la vida de la persona y (2) todas describen el uso de un instrumento para traducir metido en un sombrero. En primera instancia, estos relatos pueden parecer poco consistentes con respecto a la historia con la que hoy estamos familiarizados, pero existe una buena razón para ello.

Cerca del final de su vida, en 1879, casi 49 años después de la publicación del Libro de Mormón, Emma Smith Bidamon fue entrevistada por su hijo José Smith III. Emma describió lo que recordaba sobre el proceso de traducción: “Al escribir para tu padre, frecuentemente transcribía día tras día, a menudo sentándome en la mesa junto a él, sentado con su cara metida en el sombrero con la piedra dentro y dictando hora tras hora sin nada entre nosotros [8].”

Esta descripción hace surgir algunas preguntas inmediatas. ¿Dónde está el Urim y Tumim?, ¿dónde está la cortina?, ¿por qué usaba José un sombrero?, ¿dónde están las planchas? Es muy fácil observar que la descripción de Emma parece contradecirse con lo que aprendemos en la escuela dominical.

Las descripciones de David Whitmer sobre el proceso de traducción también fueron dadas casi al final de su vida, con dos descripciones notables aportadas en 1885 y 1887, más de 55 años después de la publicación del Libro de Mormón. Whitmer sostenía que José le explicó el método y proporciona algunos detalles que Emma no dió.
[José] Usó una piedra llamada “piedra clarividente” tras haber sido despojado de los “intérpretes" por causa de una transgresión. Después de permitir que Martin Harris se llevase las 116 páginas de manuscritos del Libro de Mormón, a José le retiraron los “intérpretes” como castigo, aunque estaba autorizado a seguir traduciendo usando una “piedra clarividente” que tenía en su posesión y que ponía dentro de su sombrero, en el cual introducía su cara, declarando (a mi y a otros) que los caracteres originales aparecían en un pergamino y debajo la traducción en inglés [9].
Cabe destacar que Whitmer menciona los intérpretes (los cuales conocemos como Urim y Tumim) como si fueran diferentes a la “piedra clarividente.” Whitmer está indicando que a José le quitaron los intérpretes después de la pérdida de las 116 páginas y no se lo devolvieron. Menciona el uso de una piedra y un sombrero, tal y como lo hizo Emma. Una vez más no se menciona la cortina.

Varias fuentes creen que esta podría ser la “piedra clarividente”
A estas alturas uno podría preguntarse si estas documentaciones concuerdan con lo que la Iglesia ha enseñado. Sin embargo, el Élder Russell M. Nelson citó una declaración de 1887 de David Whitmer a un grupo de nuevos presidentes de misión en 1992. Esta descripción se encuentra en la revista Ensign de julio de 1993 y en la página web oficial de la iglesia (lds.org). Elder Nelson declaró:
Los detalles de su milagrosa forma de traducir siguen sin conocerse plenamente. Aún así tenemos algunas valiosas apreciaciones. David Whitmer escribió:

“José Smith ponía la piedra clarividente dentro del sombrero y colocaba su cara en el sombrero, ajustándoselo bien para no dejar pasar la luz; y en la oscuridad brillaba la luz espiritual. [Entonces] aparecía un trozo de algo semejante a un papiro y sobre él se mostraba el escrito. De uno en uno emergían los caracteres y bajo ellos estaban las interpretaciones en inglés. El hermano José dictaba en inglés a Óliver Cowdery, el cual era su escriba principal y cuando se transcribía y se repetía de vuelta al hermano José para ver que era correcto, entonces desaparecía y otro carácter con su interpretación aparecía. Por consiguiente el Libro de Mormón fue traducido por medio del don y poder de Dios y no por cualquier poder del hombre.” (David Whitmer, An Address to All Believers in Christ, Richmond, Mo.: n.p., 1887, p. 12.)[10].
Está claro que Élder Nelson conoce la piedra y el sombrero. Al parecer, no es la única referencia hacia esos objetos entre las publicaciones de la iglesia. Al buscar en lds.org el término “seer stone translation” (traducción piedra clarividente), se genera la siguiente descripción procedente de un artículo publicado en septiembre de 1974 en la revista para niños oficial de la iglesia, El Amigo: “Para ayudarle con la traducción, José encontró junto con las planchas de oro un “curioso instrumento que los antiguos llamaron Urim y Tumim, que constaba de dos piedras transparentes colocadas en una montura con forma de lazo sujeto a una pechera.” José también utilizó para traducir una roca marrón con forma de huevo llamada piedra clarividente [11]."

Aparentemente, las descripciones de Emma Smith y David Whitmer no son las únicas diferentes al proceso con el que estamos familiarizados, sino que la Iglesia ha mencionado periódicamente parte de esa información. 

Más tarde examinaremos la opinión de Martín Harris. Martín estaba muy involucrado con los inicios del proceso de traducción, ya que desempeñó el trabajo de escriba para José durante las primeras 116 páginas de manuscritos. Como se indica en el manual del estudiante, casi al final de su vida, Martin Harris también ofreció una descripción del proceso de traducción. Martín concedió una entrevista a Joel Tiffany en 1859, en la cual describió el instrumento para traducir comúnmente conocido como el Urim y Tumim.
Las dos piedras, colocadas en un lazo de plata, eran de unas dos pulgadas (5,08 cm) de diámetro, perfectamente redondeadas y de unas cinco-octavas partes de una pulgada de grosor en el centro; aunque no tan gruesas en los laterales, donde coincidían con el lazo. Estaban unidas por medio de una varilla de plata con un diámetro de unas cinco-octavas partes de una pulgada y de casi cuatro pulgadas (10,16 cm) de largo, con lo cual, las dos piedras hacían ocho pulgadas (20,32 cm). Las piedras eran blancas, con aspecto de mármol pulido, con algunas estrías grises. Nunca me hubiera atrevido a mirarlas poniéndolas en un sombrero, porque Moisés dijo que “ningún hombre podía ver a Dios y vivir” y al observar a través de ellas podíamos ver cualquier cosa deseada; y no podía sacar de mi mente el deseo de ver a Dios. Además, teníamos el mandamiento de no dejar a nadie que las mirara, excepto por mandamiento de Dios, no sea que viera alguna cosa y pereciera [12].
Esta descripción es bastante interesante, porque Harris explica que, en vez de una piedra, lo que se metía dentro del sombrero eran los intérpretes nefitas. De hecho, la declaración de Martín parece contradecir las declaraciones de David y Emma concerniente a que José usaba su propia piedra clarividente. Además, las tres declaraciones parecen no coincidir con la historia con la que estamos familiarizados sobre el uso que le dió José al Urim y Tumim, sentado detrás de una cortina y mirando las planchas mientras dictaba a Oliver Cowdery.

Fuentes
  1. John Quincy Adams, The Birth of Mormonism (Boston: Gorham Press, 1916), 36.
  2. Temporada 7 de South Park, Capítulo 12, “All About Mormons” (todo sobre los mormones) emitido originalmente el 19 de noviembre de 2003. http://www.southparkstudios.com/full-episodes/s07e12-all-about-mormons.
  3. Artículo de Wikipedia “Seer Stone (Latter Day Saints).”(Piedra clarividente Santo de los Últimos Días) http://en.wikipedia.org/wiki/Seer_stone_(Latter_Day_Saints).
  4. Por ejemplo, las historias ilustradas del Libro de Mormón (1978) muestran a José y su escriba separados por una cortina. José mira las planchas directamente sin usar un instrumento para traducir. Tanto en ”The Book of Mormon Reader” (“El lector del Libro de Mormón”) de 1985, cómo “Book of Mormon Stories” (“Relatos del Libro de Mormón”) de 1997, se reemplaza esta escena con una de José y su escriba sentados en una mesa a la intemperie, con las planchas claramente visibles. Sin ningún intento por parte del artista de representar el Urim y Tumim. Existe una imagen que se puede encontrar en internet que representa a José Smith usando la pechera y los anteojos, la cual se asegura procede de una edición de la década de “1970” de “the Book of Mormon Reader.” una colección de imágenes representativas de los diferentes caminos del proceso de traducción que se han representado, pueden verse en “Blair Hodges’ Life on Gold Plates blog, “The ‘Stone-In-Hat’ Translation Method in Art,”” posteado el 27 de octubre de 2009. http://www.lifeongoldplates.com/2009/10/stone-in-hat-translation-method-in-art.html.
  5. Church History in the Fulness of Times Student Manual (Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 2003), 58.
  6. Brant A. Gardner, The Gift and the Power: Translating the Book of Mormon(Draper, UT: Greg Kofford Books, 2011), 8.
  7. Church History in the Fulness of Times, 58.
  8. “Entrevista de Emma Smith Bidamon con José Smith III, febrero de 1879,” in Early Mormon Documents, ed. Dan Vogel (Salt Lake City: Signature Books, 1996), 1:541.
  9. David Whitmer, citado por Zenas H. Gurley, citado en Richard van Wagoner and Steven Walker, “Joseph Smith: ‘The Gift of Seeing’,” Diálogo 15/2 (verano de 1982), 54.
  10. Russell M. Nelson, “A Treasured Testament,” Ensign, julio de 1993. http://www.lds.org/ensign/1993/07/a-treasured-testament.
  11. “A Peaceful Heart,” Friend, septiembre de 1974, 7. http://www.lds.org/friend/1974/09/a-peaceful-heart.
  12. “Entrevista de Martin Harris con Joel Tiffany, 1859,” in Early Mormon Documents, 2:305.
  13. Artículo orignial: http://www.mormoninterpreter.com/the-spectacles-the-stone-the-hat-and-the-book-a-twenty-first-century-believers-view-of-the-book-of-mormon-translation/


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2