Busca en Nuestro Sitio

04 marzo 2013

El conocimiento de la Trinidad en los aborígenes americanos

Más registros de los conquistadores que testifican del conocimiento de Cristo que tenían los aborígenes americanos.

Autor: Alvaro Figueroa.



Si el ancestral pueblo americano conocía de Cristo, esto necesariamente se debió reflejar en las tradiciones de los pueblos que habitaban el continente a la llegada de los conquistadores y aunque tergiversadas por el paso de los años, muchas de estas leyendas necesariamente debieron permanecer en el tiempo y llegar así a los historiadores españoles.

El Fray Bartolomé de las Casas en su "Apologética Historia Sumaria de las Indias", que se preserva en el convento de Santo Domingo en México, hace mención del registro dejado por el Obispo de Las Casas, donde declara que los aborígenes del Yucatan conocían de la Trinidad. Cito: 
"Le escribió este clérigo que había hallado un señor principal, que inquiriendole de su creencia y religión antigua, que por aquel reino solían tener, le dijo que ellos conocían y creían en Dios, que estaba en el cielo, y que este Dios era Padre, e Hijo, y Espíritu santo; y que el Padre se llamaba Izona, que había a los hombres y todas las cosas; y el Hijo tenía por nombre Bacab, el cual nació de una doncella virgen llamada Chibirias, que está en el cielo con Dios, y que la madre de Chibirias se llamaba Ischel, y al espíritu Santo llamaban Echuah. De Bacab (que es el Hijo) dicen que lo mató Eopuco, y lo hizo azotar, y le puso una corona de espinas, y que le puso tendido los brazos en un palo, , y no entendían que estaba crucificado, sino atado. Y allí murió; y estuvo tres días muerto, y al tercero tornó a vivir, y se subió al cielo, y que allá está con su Padre; y después de esto, luego vino Echuah, que es el Espíritu Santo, y hartó la tierra de todo lo que había menester. Preguntado qué quería significar aquellos tres nombres de las tres personas, dijo que Izona quería decir el Gran Padre, y Bacab, Hijo del Gran Padre, y Echuah, mayor mercadero. Y a la verdad bellas mercaderías bajó el Espíritu Santo al mundo; pues hartó la tierra, que son los hombres terrenos, de sus dones y gracias tan copiosas y divinas".[1] 
La gran cantidad de Leyendas y relatos recopilados a través de los años, apuntan a un conocimiento previo del evangelio de Cristo antes de la llegada de los españoles al continente americano. 

En este continente, profetas enseñaron las verdades de Cristo Salvador, esparciendo las buenas nuevas del evangelio y el registro más fiel de todos esos hechos se encuentran en las páginas del Libro de Mormón.

Fuentes

1 Fray Juan de Torquemada, "Monarquía Indiana", vol. 15, cap. 49


Articulos Relacionados a lo que buscas



1 comentario:

Keny Juarez dijo...

Gracias, me encantan tus artículos....

Adsense2