Busca en Nuestro Sitio

22 septiembre 2010

Como enfrentar la arqueología del Libro de Mormón

Autor: Jorge Albarrán Riquelme.


1.Introducción

En general, podría decirse que la mayoría de los miembros de la Iglesia no tiene mucho conocimiento sobre la arqueología del Libro de Mormón, salvo una que otra mención al pasar por alguna publicación SUD, alguna breve referencia en algún manual de la Iglesia o en alguna página web o blog mormón. Por el contrario, existen innumerables páginas web con argumentación arqueológica en contra del Libro de Mormón, escritas en su gran mayoría por apóstatas y grupos religiosos anti mormones. Su intención es producir confusión e intentar destruir los testimonios de los miembros de la Iglesia, especialmente de aquellos más débiles espiritualmente.

Es importante por ello hacer notar el hecho de que una cantidad creciente de evidencias arqueológicas adicionales a favor del Libro de Mormón han ido surgiendo desde finales del siglo pasado y apuntan a reafirmar el hecho de que efectivamente el Libro de Mormón fue escrito por antiguos autores Judíos tal como lo fue la Biblia. Incluso algunas de estas evidencias indican que El Profeta tuvo acceso a información cultural, histórica y religiosa precolombina no disponible en su tiempo sino hasta hoy.
Sin embargo, frente ante cada evidencia que ha ido refutando las críticas y acusaciones, los oponentes a la verdad han ido produciendo nuevas acusaciones falsas en su mayor parte distorsionando los hechos, haciendo acomodaciones o aplicaciones forzadas de ciertos descubrimientos modernos (como por ejemplo el uso del ADN para trazar migraciones poblacionales). Aún más curioso –y penoso- es el hecho de que en su gran mayoría parecen no escuchar sinceramente las refutaciones dadas a sus acusaciones y vuelven a cargar con las mismas preguntas iniciales, cual diálogo de sordos. Este hecho no se debe a que los eruditos SUD hayan callado espantados de vergüenza por el sólo hecho de escuchar tales preguntas sino a que los críticos en su mayoría no se han tomado la molestia de examinar las respuestas seria y honestamente.

Objetivo

¿Cómo podemos estar preparados cuando en algún momento u otro nos veamos enfrentados a estas falsas acusaciones? ¿Cómo enfrentarlas si parecieran crear confusión en nosotros o en alguien que conozcamos y apreciamos?
Es el propósito de esta presentación mostrar ciertos puntos de partida básicos al tomar el tema de la
arqueología del Libro de Mormón. Ello con dos objetivos claramente definidos:

1) que tanto los miembros nuevos de la Iglesia como los más antiguos podamos reconocer claramente las distorsiones en contra del Librode Mormón.
2) de esta manera poder apreciar más profundamente las evidencias arqueológicas a favor de este testamento de Jesucristo.

Sin embargo, cabe advertir que dichas evidencias por sí solas no reemplazan el poder de un testimonio espiritual de la veracidad del Libro de Mormón. Por ello es esencial para nuestra salvación el buscar, obtener y fortalecer un testimonio espiritual de la autenticidad divina del Libro de Mormón y sus enseñanzas. Así, partiendo de esta base espiritual, podemos añadir estas otras evidencias que fortalecen nuestro testimonio intelectual.

3. ¿Qué entendemos por arqueología?

El primer punto de partida es saber qué realmente entendemos por este término. La palabra arqueología está compuesta por dos palabras del griego, “archae” (antiguo) y “logos” (estudio). La arqueología es una ciencia que tiene como fin el estudio de las sociedades antiguas mediante sus restos físicos (como por ejemplo, monumentos, restos óseos, escrituras, jeroglíficos, toponimia o los nombres de los lugares, etc.). En el fondo es una “reconstrucción” de una civilización del pasado. Pero esta “reconstrucción” plantea una serie de desafíos, problemas y limitaciones, los cuales son vitales que conozcamos para evitar falsas expectativas o confundirnos con distorsiones.

4. Las limitaciones de la arqueología.

La primera limitación de la arqueología es que es una ciencia humana, y por basarse en el método científico, está en constante redefinición en base a nuevos descubrimientos. Dicho de otro modo, la historia se está reescribiendo constantemente, y muchos postulados que se creían prácticamente inmutables se eliminan o corrigen continuamente, acomodándose a los nuevos hallazgos. Por lo tanto, nunca llegaremos a tener un cuadro completo y exhaustivo de las civilizaciones pasadas. En otras palabras, una reconstrucción “virtual” total y perfecta es imposible.

Una segunda limitante es la cantidad actual de excavaciones arqueológicas. Por ejemplo, menos de un 10 % de las zonas potencialmente arqueológicas sólo en Centroamérica se han excavado hasta el momento, ya sea por falta de permisos o de fondos para continuar. Entonces, ¿cómo y cuándo se podría llegar algún día a una excavación exhaustiva de todas las áreas potenciales de excavarse? Y aún cuando teóricamente pudiera solucionarse este problema, existe una tercera limitación a considerarse: el hecho que hay civilizaciones que no dejaron registros escritos (esenciales para una “reconstrucción virtual”). O si los dejaron, los hicieron en materiales que se degradaron con el tiempo. Y en el caso que se hayan preservado, fueron destruidos por eventos climáticos, políticos y/o guerras. Incluso en el caso de algunas civilizaciones donde sus registros perduraron, sólo muy escasos fragmentos se salvaron. Un ejemplo de ello fue caso de los códices mayas, quemados a propósito por los conquistadores y sacerdotes españoles. Sólo tres de ellos (de quizás cuantos centenares) escaparon de la hoguera.

¿Quién puede decir cuántas civilizaciones hay cuyos registros desaparecieron para siempre?

¿Cuántas civilizaciones hay cuyos registros aún no se han descubierto? ¿Cuántas civilizaciones hay que ni siquiera sabemos que existieron? De hecho, por ejemplo, jamás habríamos sabido que existieron las civilizaciones Jaredita, Nefita y Lamanita sino por medio de la revelación divina a un profeta, no por la arqueología. Y si hubiesen sido descubiertas por la arqueología podemos conjeturar que tampoco habría servido de mucho ya que nadie podría haber interpretado sus registros (a semejanza de lo que sucede hoy con algunas culturas mesoamericanas, donde los arqueólogos debaten si sus registros representan palabras, sonidos o ideas o si variaban fonéticamente dependiendo de la procedencia cultural de quien las leyera). Por ello, al Profeta José tuvo que entregársele un Urim y Tumím para que pudiera traducir el idioma desconocido para el mundo de las planchas del Libro de Mormón. ¿Cómo lo sabemos? Por revelación. De otro modo, jamás sabríamos del Libro de Mormón.

En conclusión, hay que ser muy cuidadoso al pensar que la ausencia de registros de una civilización sea una prueba de que dicha civilización jamás existió. Tal como lo resumió muy bien un erudito SUD, Michael R. Ash, “¿la ausencia de evidencia es lo mismo que la evidencia de ausencia?”. La respuesta es “definitivamente no” y puede aplicarse perfectamente a las civilizaciones del Libro de Mormón.

5. La arquelogía de la Biblia versus la arqueología del Libro de Mormón.

Los críticos atacan al Libro de Mormón comparándolo con la arqueología bíblica pero olvidan que no
son comparables por 3 razones completamente específicas. Básicamente sostienen que la arqueología bíblica es tan reveladora que irrevocablemente prueba que los eventos descritos en la Biblia ocurrieron.

Desafortunadamente, su misma argumentación es su propio talón de Aquiles, según el hno Ash, porque en su aparente celo religioso, “no hacen la vital diferencia entre prueba, evidencia y testimonio.”

3a. Evidencia versus prueba ¿Cuál es la diferencia?

El primer punto de partida al estudiar la arqueología del Libro de Mormón (y por ende de la Biblia) es establecer muy claramente la diferencia entre prueba y evidencia. Una prueba es una constatación física de algo específico que no deja lugar a dudas sobre su autenticidad. Por ejemplo, uno de los ataques en contra del Libro de Mormón era de que este estaba muy equivocado al mencionar la existencia de caballos en América ya que se consideraba que fueron introducidos por los conquistadores españoles en el nuevo mundo. Pero los hallazgos relativamente recientes de restos óseos de caballos precolombinos son una prueba irrefutable de que sí existieron estos cuadrúpedos en América mucho antes de la llegada de los españoles.

Podemos definir, a su vez, evidencia, como una pista (o conjunto de pistas) que apuntan a confirmar indirectamente un hecho. Por ejemplo, se desconocía la existencia de quiasmos durante la vida de José Smith.

Los quiasmos son combinaciones de ideas repetitivas ingeniosamente dispuestas en la poesía hebrea. Ya que el Profeta José desconocía la existencia de este recurso típicamente hebreo, no deja de sorprender que el Libro de Mormón contenga variados ejemplos de quiasmos, de versículos hasta capítulos enteros. Esta es una evidencia más de que el Libro de Mormón concuerda plenamente con lo que es el tipo de escritura hebrea.

Otra evidencia es la confirmación reciente de diversos hallazgos de planchas de metal en centro y Sudamérica, y que desmienten otras de las acusaciones en contra del Libro de Mormón: que era falso que en la antigüedad se escribieran registros sobre planchas de metal. No prueba que las planchas que José tradujo fueran de metal y arqueológicamente genuinas sino que es una evidencia que apoya indirectamente lo que el Profeta declaró acerca de las planchas del Libro de Mormón, lo cual realza la coherencia y consistencia del testimonio del Profeta.

Sin embargo, es importante recalcar que ni la prueba ni la evidencia reemplaza a un testimonio espiritual de la veracidad del Libro de Mormón.

La arqueología de la Biblia versus la arqueología del Libro de Mormón: Los 3 puntos
Volviendo a la comparación entre la arqueología Bíblica y del Libro de Mormón, mencionaremos los 3 puntos de diferencia para entender más detalladamente las limitaciones de la arqueología Mormona y por ende, de la bíblica.

Punto 1: Los cambios climáticos y la preservación de los registros. A pesar del hecho de que una parte importante de los registros fueron hechos en pergaminos y otros materiales muy frágiles (como los rollos del Mar Muerto, por ejemplo), la gran ventaja de las tierras bíblicas es su clima seco, el cual ha permitido la conservación de registros históricos que de otro modo se habrían destruido fácilmente en un ambiente como el mesoamericano, con una alta humedad y un clima tropical. Salvo algunas alteraciones locales y pasajeras en las tierras bíblicas, no ha habido cataclismos postdiluvianos a gran escala que hayan alterado considerablemente la faz de la tierra.

Sin embargo, sí ha habido importantes fenómenos climáticos en Mesoamérica que han alterado ciertos sectores. Por ejemplo, el mismo Libro de Mormón nos habla de los cambios climáticos ocurridos al tiempo de la venida de Jesucristo al continente americano. En un artículo de la BYU Studies, el erudito SUD Bart Kowallis, sugiere la teoría de una explosión volcánica como la causa física de este fenómeno climático que duró 3 horas, y que ”dejó desfigurada la superficie de toda la tierra” (3º Nefi 8:17). Dicha explosión volcánica pudo haber causado tsunamis, temblores, incendios, y una completa oscuridad. ¿Cuánto puede haberse desfigurado esta zona y cuántos registros pueden haberse destruido en ese lapso?
Todo lo anterior tiende a apoyar el punto de que existen registros que han desaparecido (parcial o completamente) de diversas civilizaciones, incluyendo algunas que pudieron haber sido contemporáneas de los Jareditas, Nefitas, Lamanitas. De hecho, si no fuera por la revelación (y preservación divina), no sabríamos nada de la existencia de dichas culturas del Libro de Mormón, ni de su conexión con eventos bíblicos. Por otro lado, sabemos por medio de la revelación, que aún existen otros registros de más pueblos que serán revelados en su propio tiempo por el Señor.

Punto 2: El alcance de las excavaciones arqueológicas. Hasta ahora, alrededor del 50% de los lugares mencionados en la Biblia han sido arqueológicamente comprobados. Ello ha sido posible gracias a la toponimia, es decir, el estudio etimológico de los nombres propios de un lugar. La ventaja en este sentido es que los nombres de los lugares bíblicos ha cambiado prácticamente muy poco o nada durante el transcurso de los siglos hasta el presente, a pesar de la continua invasión de civilizaciones extranjeras a lo largo de toda su historia.

Sin embargo, en el caso de la arqueología mesoamericana (probablemente conectada con la arqueología del Libro de Mormón), hubo un quiebre dramático en la continuidad cultural con la conquista española. Junto con destruir muchos de sus registros sagrados e históricos, los conquistadores españoles destruyeron las civilizaciones invadidas y bautizaron sus ciudades con nombres de origen español. Así tenemos, por ejemplo, las ciudades de San Lorenzo, La Vista y El Mirador. Pero jamás sabremos cómo se llamaban originalmente ni en su escritura ni en su fonética, lo que es esencial para identificar los lugares históricos de una civilización. De hecho no basta sólo con descubrir artefactos físicos de una civilización si no hay registros escritos (epigráficos) o jeroglíficos (ideográficos) que nos permitan conectarlos con un tiempo y un espacio de una cultura en particular. Además, los expertos aún no han podido descifrar los caracteres ideográficos de varias culturas mesoamericanas y menos aún su fonética ya que para complicar más las cosas aún, según Michael R. Ash, los mismos caracteres ideográficos serían pronunciados en diferente forma dependiendo si el hablante fuera un zapoteca, un mixteca o un nefita. Y aún los expertos debaten si ciertos registros iconográficos en los monumentos de algunas culturas realmente representan nombres de ciudades y no lugares simbólicos o místicos.

Punto 3: Una arqueología muy joven. Otro punto no menor es el desarrollo relativamente reciente de la arqueología mormona, en comparación con la Bíblica, tanto en tiempo como en recursos. Por ello queda aún muchas investigaciones y descubrimientos por realizarse en el futuro.

No ha lugar para comparación.

Por las razones anteriormente expuestas, las acusaciones de los críticos de la arqueología del Libro de Mormón no tienen ningún asidero. Su tesis principal de que la arqueología mormona debe ser tan productiva como la bíblica, y que ya deberían haberse identificado ciudades y artefactos nefitas, por ejemplo, tal como se han identificado lugares bíblicos, es un argumento que contiene una falacia de partida: que ambas arqueologías pueden compararse perfectamente.

Y más aún, su pretensión de que la arqueología prueba que la Biblia es verdadera, es otra falacia que puede volverse en su contra. La arqueología sólo respalda que los lugares mencionados por la Biblia existieron según el tiempo indicado y de acuerdo con la cultura existente. Pero por lo demás, no prueba que los acontecimientos que allí ocurrieron sucedieron efectivamente como la Biblia los registró ni que Jesús fue quien qdeclaró ser. Ello entra en el campo de la fe, no de la arqueología. Tal como se indicó al principio de este artículo, ninguna evidencia arqueológica jamás reemplazará un inconfundible e inequívoco testimonio del Espíritu Santo a nuestros corazones de que los eventos descritos en la Biblia, el Libro de Mormón, la Perla de Gran Precio y Doctrina y Convenios realmente sucedieron tal y cual como se describen.

Las civilizaciones del Libro de Mormón no fueron las únicas en América.

Aunque el Libro de Mormón no las menciona directamente, existen claves de que la colonia nefita, por ejemplo, convivió con otras civilizaciones en la América precolombina. Hay evidencias implícitas de un intercambio cultural y comercial con otros pueblos, que incluso trajeron influencias negativas que obligó a profetas a denunciarlas y llamar al pueblo de Dios al arrepentimiento. A su vez, probablemente la colonia Lehita les predicó el evangelio de Jesucristo, teniendo un resultado favorable. De hecho, una de la teorías indica que este hecho podría explicar el crecimiento exponencial de la civilización nefita y lamanita, evidenciada en las batallas finales del Libro de Mormón, la cual habría sido matemáticamente imposible si la colonia original Lehita se hubiera desarrollado en completa soledad en el continente americano.

Conclusión

Probablemente nunca sepamos exactamente dónde estaban las ciudades del Libro de Mormón ni podamos identificar el templo de Nefi en América ni encontrar espadas nefitas (ni identificar las otras civilizaciones con las cuales convivieron). Tal como lo declaró Kerry Shirts, otro erudito SUD, lo más probable es que ya hayan sido encontradas (en Mesoamérica) pero no disponemos de mayores evidencias que nos permitan conectarlas arqueológica e irrefutablemente con el Libro de Mormón, debido a todas las limitaciones y razones anteriormente expuestas en este artículo.

No debemos olvidar que aunque el Libro de Mormón contiene elementos históricos, no es un registro histórico sino sagrado. Su propósito no es llevar a cabo una detallada compilación histórica de sus civilizaciones sino testificar de Jesucristo y su evangelio.

Sin, embargo, un número creciente de sus afirmaciones históricas, que una vez fueron motivo de burla, han sido paulatinamente confirmadas por evidencias arqueológicas. Y esta tendencia continuará en el futuro.

Pero jamás la arqueología probará que la Biblia ni el Libro de Mormón son verdaderos sino la búsqueda sincera de una confirmación del Espíritu Santo (Moroni 10:3-5).
Espero sinceramente que este breve artículo haya servido de introducción al tema de la arqueología del Libro de Mormón y haya servido al lector para tomar consciencia de las limitaciones de la arqueología, saber cómo enfrentar y reconocer las acusaciones, las distorsiones así como las preguntas sinceras sobre el Libro de Mormón. Y por lo mismo, a manera de una consecuencia natural de lo anterior, maravillarse y regocijarse de la cantidad creciente de las evidencias arqueológicas (y culturales) a favor de este sagrado registro.

Fuentes

  1. Archeological Evidence and the Book of Mormon, Michael R. Ash, (accesada en Julio 2010)
  2. http://www.fairlds.org/Book_of_Mormon/Archaeological_Evidence_and_the_Book_of_Mormon.html
  3. Debating the Foundations of Mormonism: The Book of Mormon and Archeology, John E. Clark, Wade Ardern and Mathew
  4. Roper, (accesada en Julio 2010) http://www.fairlds.org/FAIR_Conferences/2005_Debating_the_Foundations_of_Mormonism.html
  5. A Social History of the Early Nephites, Brant Gardner, (accesada en Julio 2010)
  6. http://www.fairlds.org/FAIR_Conferences/2001_Social_History_of_the_Early_Nephites.html
  7. Instant Expertise on the Book of Mormon Archeology, John L. Sorenson, BYU. (accesada en Julio 2010)
  8. http://byustudies.byu.edu/showtitle.aspx?title=5238
  9. Where the Lehites alone in the Americas? , Michael R. Ash, (accesada en Julio 2010)
  10. http://www.fairlds.org/FAIR_Brochures/Were_the_Lehites_Alone.pdf
  11. The Backyard Professor (Youtube) , Kerry Shirts, (accesada en Julio 2010)
  12. http://www.youtube.com/user/TheBackyardProfessor#p/a
  13. MIS TRADUCCIONES SUD http://mistraduccionessud.es.tl
22 de Agosto de 2010
Valdivia, CHILE.


Articulos Relacionados a lo que buscas



11 comentarios:

Nicolas Gonzalez dijo...

Hola Super buena esta pagina, a mi personalmente me gusta mucho y leo las publicaciones semanales, ya que aquí aprendo mucho.
Creo fielmente que por muchas evidencias arqueológicas y tangibles, la mas evidente y con la que nos deberíamos quedar es con la personal, ya que con esta experiencia de fe, que nos da dios día a día seria suficiente para saber realmente que dios, el hijo y el espíritu santo nos aman. el hombre tendrá siempre ese tipo de duda ya que es duro de cerviz y no conforme con una prueba personal busca mas y mas para convencerse del amor que le tiene dios y su enorme longanimidad para con nosotros...bueno es mi humilde opinión de antemano muchas gracias por tu tiempo y colaboración.

Rafael Diogo dijo...

Leí todo el artículo. Es excelente, muchísimas gracias. Creo que pensamos igual con el autor del artículo. Adelante con el Blog.

Anónimo dijo...

Hola... soy recien converso y bueno ya llevo siete meses en la Iglesia y se que es vardadero lo que dice el Libro de Mormón.

Pablo dijo...

Las limitaciones arqueologicas al igual que cualquier rama del conocimiento humano esta limitado.Pero, dicha esta puntualizacion, no podemos rechazar aun con sus limitaciones la informacion,conocimiento y aporte que adquirimos con sus descubrimientos.Por ejemplo,la medicina esta limitada pero lo que conocemos nos ayuda a curar enfermedades.Sobre la arqueologia del libro de mormon,no me canso de decir que el problema no radica en la arqueologia,con sus limitaciones sino , que esta, es inexistente por la sencilla razon que no se sabe donde buscar.Problema que no encontramos con ciudades biblicas que todos conocemos como Jerusalen,Belen,etc,etc,y otras muchas.Pero, aun asi, el l. de mormon se enfrenta con el problema teologico de encaje, con la vision Cristologica que tiene el N.Testamento ,o sea que todo converje en la figura redentora de Jesucristo y su redencion por gracia, no por obras hechas por el hombre en los templos. ¡"En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo"HECHA UNA VEZ"para siempre"! ( Hebreos 19:10 )

igonzals dijo...

El desafio del LM no es el mismo Biblico del punto de vista arqueologico. En el caso biblico tienes la continuación de civilizacion. En el caso prehispanico tienes una destruccion de civilizacion tal que es bien dificil hallar a un pueblo aun más pequeño anterior. Pero como vez en esta web ya hay interesantes avances.

Una evidencia es una pista corroborativa pero no es la panacea.

En cuanto a la la ciencia de Cristo del Libro de Mormon no comparto tu comentario.

El Libro de Mormon es creo tanto o mas centrado en la figura redentora y salvifica de Cristo como el Nuevo Testamento.

Consulta: ¿Lo has leido tapa a tapa? ¿O te has quedado con los comentarios sesgados de analistas de los distintos partidos eclesiasticos?

Pablo dijo...

Jorge Alberran, en su articulo, nos aclara muy extensamente su postura y expresa su testimonio espiritual sobre el l.de mormon.Estamos de acuerdo que nuestras creencias mas profundas no pueden estar sujetas a las evidencias arqueologicas;las dudas existenciales de la humanidad,la vida,la muerte,el mas alla no podran se contestadas con pruebas fisicas,hoy por hoy.Para las mentes mas inquietas la respuestas deben partir de nuestras inquietudes espirituales y nuestro complomiso con el mensaje de Cristo.El apostol Pablo nos recomienda ..... ¡"Examinadlo todo;retened lo bueno"!(1 Ts.5:21) La biblia, en si mismo, no proporciona redencion pero, si atencion al mensaje que encierran sus paginas porque ...¡"ellas son las que dan testimonio de mi.(Cristo);..(Juan 5:39) Se habla del l. de mormon como si fuera el "santo Grial"cuya posesion promete salvacion y vida eterna.Durante siglos los cristianos sinceros han creido en la redencion de Cristo,..."siendo justificados "gratuitamente" por su gracia.."(Rom.3:24).."porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siemple a los santificados.."(Hebleos 10:14..y lo puede hacer "perpetuamente" a los que por el se acercan a Dios(Hebreos 7:25)

igonzals dijo...

Pablo, no puedo estar más de acuerdo contigo en tu última intervención. Es absolutamente certera la afirmación que las Escrituras por sí mismas no ofrecen redención sino que ofecen el mensaje de salvación, y te agrego que por otra parte son fruto y siempre han sido de la tradición y revelación de la Iglesia y pueblo del Señor.

Sin embargo, estaría interesado en saber cómo sustentas la frase "Se habla del Libro de Mormón como el Santo Grial cuya [sola] posesión promete salvación y vida eterna", cuando el mismo libro dice que no es así:

"Y también para convencer al judío y al gentil de que Jesús es el Cristo, el Eterno Dios, que se manifiesta a sí mismo a todas las naciones" (portada)

"Y ahora bien, ¿no debéis temblar y arrepentiros de vuestros pecados, y recordar que solamente en Cristo y mediante él podéis ser salvos?" (Mosíah 16:13)

"Os digo que en aquel día sabréis que no podéis ser salvos; porque nadie puede ser salvo a menos que sus vestidos hayan sido lavados hasta quedar blancos; sí, sus vestidos deben ser purificados hasta quedar limpios de toda mancha, mediante la sangre de aquel de quien nuestros padres han hablado, el cual habrá de venir para redimir a su pueblo de sus pecados." (Alma 5:21)

Y ese aquel de quien se habló no es el libro sino la persona de Jesucristo, nuestro Señor.

Simplemente esta frase que entregas en particular en tu crítica es insostenible bajo la doctrina del mismo libro.

Saludos!

Pablo dijo...

igonzals,lo del santo grial solo fue una frase recurrente. Mis criticas no te parecen sostenibles, ante la luz de tus referencias del l.de mormon.Pero solo son aparentemente.En este blog,tu defiendes lo que crees que es verdadero y justo y no sere yo quien te lo reproche,aunque mis comentarios en ocasiones sean un poco mordaces.Mis comentarios, en general pueden no gustar,pero te aseguro que lo hago con conocimiento de causa.Te enviare algunas escrituras(las estoy preparando tapa a tapa) para que podamos enriquecer espiritualmente e intelectualmente este blog,y el que"tenga ojos para ver que vea".Un saludo

maria de jesus rivera dijo...

en los libros canonicos de mormon se habla de joseph smith , un varon que afirma haber estado en confusion espirtual y que no podiendo seguir;oro a dios ,y dice que dios y el hijo de dios se le aparecieron y le dieron instrucciones de restaurar una iglesia con sus nuevos actos. es imposible que esto suceda. por que cristo dijo que no vendria a la tierra ..sino hasta su segunda venida que es cuando se llevara a su pueblo a la nueva jerusalen ;una ciudad no hecha poir manos de hombres (apocalipsis 20:1) si fuese asi como dijo smith entonces seria la tercera venida de cristo. el apostol pablo dice en galatas 1:8 la verdad.

igonzals dijo...

Aunque tu comentario no tiene pero nada que ver con la entrada te lo respondo muy simple.

Confundes Teofania con Parusia.

Las visiones de Cristo de Jose Smith son lo primero y éstas no estan limitadas a la Segunda Venida de Cristo.

Saludos!

Mauricio Caetano dijo...

Que buen material..y que bien explicado..me encanto...muchas gracias..saludos desde Houston..T

Adsense2