Busca en Nuestro Sitio

16 julio 2010

La Biblia y El Libro de Mormón


(Capítulo Ampliado)

(Otro extracto del libro aún inédito “Testimonios Adicionales de la Veracidad del Libro de Mormón – Insertos en el Propio Libro” que escribe Rafael Diogo Jara).

En 1 Nefi 22:30 dice: “…Las cosas que se han escrito en las planchas de bronce son verdaderas…”

Las planchas de bronce a las que se refiere Nefi, son las que estaban en posesión de Labán y que Nefi y sus hermanos fueron a buscar a Jerusalén. Esas planchas de bronce contenían los cinco libros de Moisés (el Pentateuco), la historia de los judíos desde sus comienzos hasta el reinado de Sedequías, rey de Judá; y también las profecías de los santos profetas desde el principio, hasta comenzar el reinado de Sedequías, y muchas profecías declaradas por Jeremías. (Véase 1Nefi 11-14).

También en el Libro de Mormón testifica de la Biblia al decir:

“…Asíos al evangelio de Cristo, que no sólo en estos anales os será presentado, sino también en los anales que llegarán de los judíos a los gentiles, anales que vendrán de los gentiles a vosotros.

“Porque he aquí, se escriben éstos con el fin de que creáis en aquellos…” (Mormón 7:9).

Así como el profeta Nefi testificó de la Biblia hasta donde estaba escrita hasta el momento que salen de Jerusalén (1 Nefi 22:30), acá el profeta Mormón (Aprox. 385 D.C.) testifica de la Biblia en su conjunto, donde se incluyen en consecuencia el Antiguo y el Nuevo Testamento como lo tenemos en nuestros días.

Desde la intención del principal escritor del Libro de Mormón, el Profeta Mormón, fue que sus registros constituyeran otro testamento de Jesucristo, y no él único testamento, según él mismo lo expresa:

“…Y por esta razón os escribo…

“…y también para que creáis en el evangelio de Jesucristo que tendréis entre vosotros; y también para que los judíos, el pueblo del convenio del Señor, tengan otro testamento…” (Mormón 3:20-21).


El profeta José Smith, quien tradujo El Libro de Mormón, y lo sacó a luz en marzo de 1830, escribió posteriormente, en lo que se conoció como los “Trece Artículos de Fe”: “Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente; también creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios.”

Conclusión: Los textos analizados en este capítulo constituyen un testimonio adicional de la veracidad del Libro, porque testifican de la Biblia al decir Nefi que “las cosas que se han escrito en las planchas de bronce son verdaderas”; y las planchas de bronce contenían lo que estaba escrito en la Biblia hasta que Lehi parte de Jerusalén. Al relatar el Libro de Mormón el sacrificio que tuvieron que hacer Nefi y sus hermanos al regresar del desierto a Jerusalén para buscar las planchas de bronce, aún a riesgo de sus propias vidas, también testifica de la importancia de la Biblia.

Además, el Libro de Mormón testifica de la Biblia en su conjunto, a través de las últimas palabras que escribió antes de su muerte el propio profeta Mormón, como ya fue citado.

A pesar de la opinión de sus críticos, El Libro de Mormón nunca tuvo ni tiene la intención de sustituir a la Biblia, porque por boca de dos o tres testigos se decidirá todo asunto.

Para dejar más claramente este concepto, el propio Libro en sus últimas ediciones, ha comenzado a publicarse como “El Libro de Mormón – Otro Testamento de Jesucristo”, acorde con lo expresado por el profeta Mormón, como se dijo.

(Rafael Diogo Jara - "Testimonios Adicionales de la Veracidad del Libro de Mormón - Insertos en el Propio Libro").


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2