Busca en Nuestro Sitio

21 noviembre 2009

Espadas en El Libro de Mormón



Hablar de espadas de acero en El Libro de Mormón e imaginarse un ejército con ellas, es muy poco lógico y habla de un pobre estudio del Libro.

Primero consideremos la arqueología en el medio oriente. Que un arqueólogo encuentre una espada en ese lugar, se convierte en algo poco común, ya que es muy difícil encontrarlas, a pesar de que en el medio oriente las condiciones climáticas deberían conservarlas mejor que acá en el nuevo mundo.

En primera instancia si son armas escasas, como en el caso del Libro de Mormón, el pensar que alguien la dejara tirada es absurdo, ya que si alguien moría en una guerra usándola ésta era recuperada por su enemigo y eso especialmente en América donde el metal era mucho mas escaso que en el medio oriente.

El Libro de Mormón indica que al menos algunas espadas eran de metal. Solo algunas, no las de todo el ejército,  el sugerir esto es un error.

Nefi dice que el trajo una Espada del viejo mundo, "la espada de Laban". Sabemos que esta espada fue traspasada de líder a líder. Las espadas metálicas eran muy escasas y usadas excepcionalmente. Veamos.

Una de las primeras referencias de espadas en El Libro de Mormón es en una guerra donde el príncipe Shule quien se describe como fuerte en juicio (Eter 7:8), narra que él fundió metal y formó espadas para los que habían salido con él; después dio batalla con Corihor y obtuvo el reino. Solo habla que este príncipe tenia el conocimiento sobre la fundición de metales, luego el pasaje no dice si el traspaso su conocimiento y en toda la historia Jaredita no se vuelven a mencionar las espadas.

Después de esto Nefi dice traer una espada del viejo mundo y en base a ésta, fabrica otras. No dice que para todo un ejército, si no que perfectamente podrían ser solo ser algunas.

Algo sobresaliente aquí, es que la descripción de Nefi habla de una espada de doble filo, y efectivamente las espadas de esa época y del lugar en que provenía Nefi eran de doble filo. ¿Coincidencia?. Interesante punto que después se vuelve a mencionar con la espada de Jarom.

Entonces, los versículos indican que las espadas eran escasas y usadas por la elite, los líderes, príncipes o capitanes, pero en ningún caso, todo un ejército. 

En Jacob se habla del rey Mosiah, se anuncia que para defender al pueblo estaría dispuesto a tomar la "espada de Laban". Si las espadas fuera algo común, ¿que necesidad tendría de especificar la espada a utilizar?

Investigaciones modernas en América del norte hablan de manejo del cobre y los estudiosos se preguntan por qué este conocimiento no fue traspasado a otras culturas de América. En el Libro de Mormón ocurre lo mismo, muy pocos conocían el trabajo del metal, que pudo ser conseguido por ejemplo de los meteoros.

¿Existían espadas en Mesoamérica?.

Si, al macahuitl, el arma de madera y obsidiana que usaban los guerreros, se le llamó espada por muchos historiadores. A continuación, ejemplos de libros y citas en que esto se menciona:
  • Diego Durán, Historia de las Indias de Nueva España, trad. Doris Heyden (Norman: University of Oklahoma Press, 1994), 66, 76, 109, 135, 139, 150, 152–53, 171, 198, 279, 294, 323, 375, 378, 412, 428, 437, 441, 451, 519, 552–53; 
  • Diego Durán, Book of the Gods and Rites and the Ancient Calendar , trans. Doris Heyden (Norman: University of Oklahoma Press, 1994), 66, 76, 109, 135, 139, 150, 152-53, 171, 198, 279, 294, 323, 375, 378, 412, 428, 437, 441 , 451, 519, 552-53; 
  • Diego Durán, Libro de los dioses y ritos y el calendario antiguo, trad. Doris Heyden and Fernando Horcasitas (Norman: University of Oklahoma Press, 1971), 124, 178–80, 234, 236; 
  • El macuahuitl "era equivalente a la espada del Viejo Continente"; S. Francisco Clavijero, Historia de México, trans. Charles Cullen, 3 vols. Charles Cullen, 3 vols. (Philadelphia: Budd and Bartram, 1804), 2:165. (Filadelfia: Budd y Bartram, 1804), 2:165. Citado en la Plantilla: JBMS-5-1-7 Véanse las notas 4-5.

La traducción de José Smith también pudo usar el término espadas para definir el arma mesoamericana. 

Existe un versículo que puede aclarar esto; en Alma 24:11-13. Explican que sus espadas estaban manchadas con sangre, estas manchas no se podían quitar , haciendo una analogía con el arrepentimiento y cómo  las espadas milagrosamente podrían quedar limpias.

¿Esta alegoría sirve con una espada de metal?.

No, por que fácilmente puede ser quitada una mancha de sangre.

¿Esta alegoría sirve con una espada de madera y obsidiana?.

Si, ya que al mancharse la espada con sangre un milagro podría quitarla y dejarla brillante, la obsidiana al pulirla brilla.

Conclusión:

1.- Las espadas de metal son raras en El Libro de Mormón  por lo que se entiende totalmente que no se pudieran encontrar por lo escasas que son al mencionarlas en El Libro de Mormón.

2.- Muy pocas armas de cualquier tipo se han encontrado en excavaciones arqueológicas del viejo mundo, la falta de arqueología que aun es pobre en América y además las condiciones climáticas, hacen imposible su recuperación.

3.- Sí existían las espadas en América (madera y obsidiana) reconocidas como tales por historiadores e inclusive registradas como tales por los conquistadores españoles, por ejemplo en el código Florentino.

4.- Algunas de las descripciones de espadas en El Libro de Mormón tienen más sentido si estas son espadas de madera y obsidiana.

5.- El término espada, solo es exclusivo en algunos versículos, donde se menciona espadas en plural, perfectamente así como muchos historiadores, José Smith tradujo por espadas el macuhuitl.


Articulos Relacionados a lo que buscas



3 comentarios:

ROBINSON dijo...

tambien si recordamos el relato de los lamanitas que enterraron sus espadas para no mancharlas con sangre, una espada de metal no se puede manchar pero una espada de madera (con obsidian) puede quedar manchada con sangre.

Fiamma Correa dijo...

¿quien tiene y en donde esta la espada de laban?¿el urim y tumim y las planchas?

Fiamma Correa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Adsense2