Busca en Nuestro Sitio

02 enero 2009

Anales semejantes al Antiguo Testamento en América Precolombina

Jack H. West en su escrito "El Juicio al Palo de José" es capaz de demostrar evidencias de arqueólogos reconocidos mundialmente. Lo mas destacable de estas pruebas es que muestran antiguos registros que existían América Precolombina, con una extraordinaria similitud a registros Bíblicos. Todas estas referencias representan el libro "The Americas before Columbus".



"Pues bien, ahora pasemos a LA SEGUNDA AFIRMACIÓN del Libro de Mormón que vamos a tratar. El Libro de Mormón nos cuenta que los Nefitas trajeron consigo del viejo continente ciertos anales llamados las PLANCHAS DE BRONCE DE LABÁN. Estas deben de haber sido muy importantes porque, para conseguirlas, un hombre perdió la vida. Nefi, el hijo de Lehi, jamás había derramado la sangre de ningún ser humano y quiso evadir la responsabilidad de matar a Labán. Pero el Espíritu le dijo:
Hé aquí que el Señor destruye a los malvados para que se cumplan sus justos designios. Vale más que muera un hombre, que dejar que una nación degenere y perezca en la incredulidad.
(1 Nefi 4:13.)
Las planchas de bronce deben  haber sido un registro de suma importancia para esa gente — un registro que les guardarían de "degenerar y caer en la incredulidad."
Porque Labán tiene en su poder los anales de los judíos así como la genealogía de tus antepasados; y se hallan grabados sobre planchas de bronce.
Por lo que el Señor me ha mandado que tú y tus hermanos vayáis a la casa de Labán para procurar conseguir los anales y traerlos aquí al desierto.
(1 Nefí 3:3-4.)
El Libro de Mormón sigue relatando lo que estaba escrito sobre las planchas de bronce, de modo que tenemos suficiente razón en creer que aquellos anales eran semejantes al Antiguo Testamento, pero sin incluir, la toma de Jerusalén por los Babilonisenses. (Véase 1 Nefi 5:10-15.) 

Cuando esta declaración se leyó desde el púlpito, algunos de nuestros amigos en otras iglesias, gritaron, "¡Blasfemias!" Ellos dijeron: "¿Quieren ustedes decirnos que aquellos salvajes idólatras tenían unos anales en tiempos antiguos semejantes al Antiguo Testamento?" Lo único que nuestros miembros de la Iglesia podían decirles en 1830, cuando el Libro salió de la imprenta, fue: "Nosotros creemos en ese libro. Tenemos un testimonio de su veracidad." Pero en aquel entonces era imposible verificar la afirmación de que aquella gente tenía anales semejantes al Antiguo Testamento. 

Hoy día los Santos de los Últimos Días no tienen que comprobarlo porque los científicos ya lo han hecho por ellos.

Vamos a abrir la página 41 de The Americas before Columbus para leer una cita de De Roo. Dice:
Que el hombre fue creado en la imagen de Dios formaba parte de la creencia mexicana, dice Kingsborough. Otro punto de coincidencia con la historia de las escrituras se halla en la Diosa Azteca "Ciocoat" o mujer serpiente que los Aztecas llamaban Nuestra Señora y Madre, la Primera diosa en dar a luz, que legó el sufrimiento del parto a la mujer como tributo de la muerte y por la cual entró el pecado al mundo. En todo esto se ve mucho que nos recuerda la madre del género humano.
¿De dónde sacaron está información, si en verdad no tenían los anales que afirmaban tener? Y los indios relataron muchas de estas historias a los primeros ministros cristianos que llegaron a ellos, tan pronto pudieron efectuar suficiente nivel de comunicación, mediante señas o lo que fuera.

Como prueba adicional de que los antiguos habitantes de las Américas tenían un conocimiento y unos anales del Antiguo Testamento, leamos en la página 26, la cita de Alvin Colton, un hombre que vivió con varias de las tribus de indios y que aprendió muchas de sus leyendas:

La historia del diluvio esta muy esparcida entre los indios americanos. Un hombre (Noach) (fíjense cuán parecido —Noé no, sino Noach.) con algunas otras personas, se escapó en un barco en que iban varios animales y pájaros. Un arco iris es la señal que esto no volverá a pasar.
¿Saben ustedes que la Biblia es el único lugar donde se cuenta la historia de cómo el arco iris fue puesto en el cielo como señal de Dios a sus hijos que jamás volvería a destruir el mundo mediante el diluvio? El Antiguo Testamento es el único lugar en que se ha encontrada anotada esta historia, y, sin embargo, el pueblo indígena tenía conocimiento de la historia del arco iris cuando llegaron los primeros ministros para trabajar entre ellos .

La declaración del señor Colton sigue:
Con el transcurso del tiempo se construyó una torre con el proposito de llegar a las nubes, pero el Dios, muy enojado con tal presunción, destruyo la torre, confundió el lenguaje del día y dispersó a los habitantes.
Jacob y sus doce hijos se hallan en las leyendas del indio americano. Algunas de las tribus construían un altar de doce piedras en memoria de un gran antepasado suyo que tenía doce hijos. Tenían la tradición de que todas las tribus indígenas descendieron de un hombre que tenía doce hijos. (¿Cuál era el otro nombre de Jacob? Israel, El tenía doce hijos, y ellos llegaron a ser los jefes, en su condición prima al menos, de las doce tribus de Israel. Los indios sabían este fondo de la historia del Antiguo Testamento.) Que este señor era un príncipe notable y de renombre, teniendo gran dominio; que los indios y su posteridad, volverían a recobrar ese mismo dominio e influencia, ¿Verdad que es interesante? 

El libro de Mormón dice que en los últimos días, cuando los Lamanitas (el indio americano) nuevamente acepten y vivan el evangelio de Jesucristo, volverán a ser un pueblo de cutis blanca y suma mente bella y que mediante ellos, todas las naciones del mundo serán bendecidas. 

Por cierto, los indios tenían aquella leyenda, y, en verdad, tenían planchas de bronce como ya se ha explicado; unos anales del antiguo continente.

Vamos a leer una cita de De Roo en la página 65 del libro. Luego vamos a leer una declaración de Kingsborough, el abuelo del grupo arqueológico del continenpe americano, a quien se cita repetidas veces, quizas, más que a cual quier otro arqueólogo. De Roo dice:
Los indios contaron que hacía mucho, los Otomíes estaban en posesión de un libro, que se pasaba de padre a hijo y se guardaba por personas de importancia cuyo deber era explicarlo. . . Por reverencia, no doblaban las hojas del libro con sus manos, sino que usaban un palito que se guardaba con el libro para este propósito. Habiendo preguntado el fraile al indio sobre lo que contenía el tomo y sus enseñanzas, el viejo no podía entrar en detalles, pero dijo que, si estuviera en existencia aún, sería evidente que las enseñanzas de aquel libro y la predicación del fraile eran las mismas.- (Nótese ahora esta afirmación interesante.) Pero la venerable reliquia había perecido en la tierra, donde sus guardianes la habían enterrado.
Sí, claro, que tenían unos anales semejantes al Antiguo Testamento.

En la página 18, una cita de Kingsborough:

No puedo menos que comentar que uno de los argumentos que me lleva a creer que esta nación desciende de los Hebreos, es ver los conocimientos que tienen del Libro de Génesis.

En otro tratado, Kingsborough, también en la página 18, nos cuenta del Manuscrito Borgiano, desenterrado en las selvas de entre los escombros de siglos, sin ninguna posibilidad de que el hombre moderno hubiera podido falsificarlo.

Una extraordinaria representación de las diez plagas que Dios mandó a Egipto ocurre en las páginas once y doce del Manuscrito Borgiano. Moisés está allí pintado, sosteniendo en la mano izquierda levantada, su bastón que se volvió en una serpiente y, con un ademán furioso, llamando sobre los egipcios las plagas. Estas plagas eran ranas, saltamontes, piojos, moscas, etc., todo lo que está representado en las páginas a que se a referido. Pero la última y la mis espantosa eran las tinieblas espesas que cubrieron Egipto por tres días, y la muerte del primogénito de los egipcios. ...

¿De dónde sacó este pueblo estas ideas si no tenían algún registro de los acontecimientos y gentes del Antiguo Testamento?

Fuente:
www.bibliotecasud.blogspot.com


Articulos Relacionados a lo que buscas



1 comentario:

nancy dijo...

tonancy:

en realidad es muy interesante que haya tanta información acerca de la veracidad de las historias del libro de mormón y de los nefitas y lamanitas aquí en América. mi esposo y yo somos nuevos en al iglesia y este tipo de cosas son apasionantes para nosotros, y son una herramienta mas ante el mundo, para sustentar lo escrito en el libro de mormón.
muchos de los miembros piensan que saber o investigar de estas cosas mas allá del libro es degenerar en la incredulidad, pero pienso que es solo para fortalecer los conocimientos espirituales , con los seculares. es como pasar de lo leído a lo vivido con en la biblia.

Adsense2