Busca en Nuestro Sitio

09 octubre 2011

El Quiasmo ( 1 de 5 )


Traducido con el amable permiso de Jeff Lindsay de su página personal www.jefflindsay.com.
Este artículo ha sido traducido de http://www.jefflindsay.com/chiasmus.shtml#intro.
Traducción: Marco Royo.

Un descubrimiento reciente es que la poesía del antiguo Oriente Medio, incluida la Biblia, utilizaba a menudo una forma poética llamada quiasmo, forma de paralelismo en el que se estructuraban las ideas clave en una forma espejo o imagen reflectante como A,B,C,C',B',A'. Algunos ejemplos más bellos y poderosos de esta antigua forma se encuentran en el Libro de Mormón (descubierto por primera vez en 1967 por John Welch). La importancia del quiasmo en los escritos semíticos antiguos sólo se ha reconocido en este siglo, y aún hoy muy pocas personas instruidas lo han oído alguna vez. Su poderosa presencia en el Libro de Mormón es evidencia de que sus escritores poseyeron una antigua tradición literaria semítica, como afirma el Libro de Mormón, y (en mi opinion) refuta de primera mano la afirmación de que el Libro de Mormón es el producto de un escritor del siglo XIX (aunque hay otros factores que refutan dicha afirmación). Alma 36 es un ejemplo sorprendente de quiasmo.

Introducción al quiasmo
El quiasmo es una forma de paralelismo utilizado como estructura poética en algunos escritos antiguos de Oriente Medio. (1) La palabra quiasmo deriva de la letra griega chi (X) que simboliza el reflejo de la imagen en un espejo de arriba abajo conseguidos por elementos del texto. Un ejemplo de un quiasmo muy simple se encuentra en Salmos 124:7:

Nuestra alma escapó cual ave

del lazo de los cazadores;

Se rompió el lazo

y escapamos nosotros

Aquí hay dos ejemplos de Isaías, como lo presentó Victor L. Ludlow en Isaiah: Prophet, Seer, and Poet (2) (uno de mis libros preferidos),

(a) Engruesa el corazón de este pueblo,

(b) agrava sus oídos,

(c) ciega sus ojos,

(c') para que no vea con sus ojos,

(b') ni oiga con sus oídos,

(a') ni su corazón entienda,
ni se convierta, y haya para él sanidad. (Is. 6:10)

(abc) Venid ... a la casa del Dios de Jacob; y ... y nos enseñará sus caminos...

(d) Y juzgará entre las naciones

(e) volverán sus espaladas en rejas de arado

(e') y sus lanzas en hoces

(d') no lanzará espada nación contra nación

(a'b'c') Venid, oh, casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Jehová. (Isaias 2:3-5)

El ejemplo de Isaías 2 muestra que el modelo se puede complicar con grupos de elementos paralelos (abc) tratados como un único elemento. Los elementos conjugados en el quiasmo (v.g. b y b') se pueden relacionar de múltiples maneras: repetición directa (paralelismo de sinónimo), ideas contrastantes (paralelismo antitético), conceptos complementarios (paralelismo sintético) en el que los elementos se completan o complementan entre sí, etc. Por medio de tales técnicas se pueden crear estructuras muy literarias (véase Ludlow(2), op. cit., pp. 31-39). En la mayor parte de los pasajes del quiasmo, las partes más importantes tienden a ser el punto central o pivotal (el punto focal) en el medio del quiasmo, y en segundo lugar los extremos (partes superior e inferior).

Ejemplo bíblico aún mayor y muy elegante de quiasmo es Levitico 24:13-23 (detalles presentados en (3)Welch, 1991, pp. 115,116).

El quiasmo era una forma común de presentar ideas entre los que tenían talentos literarios en el mundo antiguo y se utilizaban para crear poesía poderosa. Esta forma, sin embargo, no se apreció generalizadamente como clave de la escritura antigua en Oriente Medio hasta el siglo XX. John Welch provee antecedentes históricos en su clásico e innovador artículo"Chiasmus in the Book
of Mormon" BYU Studies, Vol. 10, No. 1, 1969 (el enlace en un archivo PDF:

"El quiasmo parece haber empezado como forma estructural que posteriormente se desarrollaría en un intrigante dispositivo retórico que muchos autores han usado esporádicamente en prosa y poesía por unos tres mil años. No obstante, el conocimiento de tal forma, excepto en casos aislados, quedó en una parte de la subconsciencia intelectual de la Europa Occidental moderna hasta que se descubrieron en la Biblia pasajes frecuentes, puesto que en siglo XIX hubieron varios eruditos reputados, en su mayor parte teólogos, que publicaron sobre el tema. Sus obras indican que, aunque algunos quiasmos aparecieran en griego, latín e inglés, la forma era originariamente hebrea y se remonta al menos entre los siglos X y VIII antes de Cristo en Isaias y los Salmos.


El redescubrimiento del quiasmo en la Biblia se puede acreditar a tres teólogos del siglo XIX: Robert Lowth, John Jebb y John Forbes. Lowth (Robert Lowth, De Sacra Poesi Hebraeorum Praelectiones Academicae, traducido por G. Gregory, Andover, Mass., 1829 [disponible online via Google Books]), Obispo de Londres, y Jebb (John Jebb, Sacred Literature, 1820 [disponible online en Google Books]), Obispo de Limerick, escribieron volúmenes de 300 páginas, describiendo hebraismos en las Santas Escrituras. Pero coloca su énfasis casi totalmente en las imágenes poéticas y en los paralelismos directos, y sólo Jebb pone mucha atención a los epanodos (nombre que usa para el quiasmo). En 1854, sin embargo, John Forbes (John Forbes, The Symmetrical Structure of Scripture, T. Clark, Edinburgh, 1854) completó un estudio mucho más exhaustivo.... Con la publicación de este libro, es posible empezar a hablar de comprensión relativamente generalizada de las formas del quiasmo en la Biblia. Una serie de escritores siguieron a Forbes, y en 1860 una sección sobre el quiasmo se añadió a la famosa enciclopedia de T. H. Horne Introduction to the Critical Study and Knowledge of the Holy Scriptures 

(T. H. Horne, 3 Vols., 11th Edition: London, 1860). Esto señala el reconocimiento de la forma como genuina y significativa."


John Welch ha revisado someramente algunas primeras conclusiones sobre la posibilidad de que José pudiera haber conocido algo acerca del quiasmo. Lo virtualmente imposible no es sumamente improbable. Su artículo"How Much Was Known about Chiasmus in 1829 When the Book of Mormon Was Translated?" aparece en FARMS Review of Books, Vol. 15, No. 1, 2003, y disponible online en PDF o en HTML. Welch observa que era teóricamente posible pero altamente improbable que José pudiera haber conocido algo sobre el quiasmo. Considera muchos detalles históricos referente a la información acerca del quiasmo en el tiempo de José Smith.

Concerniente a Lowth, un estudiante del quiasmo me envió el siguiente e-mail en 1998:

"Los discursos de Lowth se produjeron en Oxford en la década de 1740 y se publicaron en latín en 1753. A pesar del hecho de que todos los eruditos leían y escribían en latín, sus comentarios sobre el paralelismo pasaron muy desaparcibidos. Se puso mucho mayor atención a la naturaleza exótica de las costumbres del Próximo Oriente que describía. Este último interés encaja en la creciente fascinación con lo 'sublime'.

Mientras que al quiasmo ahora se le reconoce como algo distintivo de los antiguos escritos semíticos, nada prueba per se, puesto que el quiasmo ocurre en algunos textos modernos por accidente. De hecho, cualquiera puede forzar una débil y artificial forma de quiasmo para adecuarlo a muchos textos, si alguien desea trabajarlo a fondo. Sin embargo, si un pasaje muestra una estructura de quiasmo que se relaciona con el significado del texto, se teje estrecha y compactamente en el texto, con múltiples capas, por tanto se puede sospechar que tal pasaje se creó con gran destreza y no accidentalmente.

En consecuencia, ¿cuál es la probabilidad de que un quiasmo dado se escriba más por accidente que intencionalmente? Una nueva publicación significativa aplica un cuidadosos razonamiento estadístico para dirigir este tema. La obra es la de Boyd F. Edwards y W. Farrell Edwards,denominada "Does Chiasmus Appear in the Book of Mormon by Chance" BYU Studies, Vol. 43, no. 2, pp. 103-130 (2004). Todo el artículo y muchos materiales suplementarios - incluyendo software para explorar las estadísticas del quiasmo, también se encuentran disponibles online en http://byustudies.byu.edu/chiasmus/. Los autores encuentran ejemplos de quiasmos en el Libro de Abraham o en Doctrina y Convenios que se deben probablemente al azar, pero varios ejemplos muy famosos de quiasmos en el Libro de Mormón parecen ser intencionales en un alto nivel de fiabilidad.

Otros recursos incluyen la página multimedia de FARMS con videos del discurso de John Welch, "Chiasmus in the Book of Mormon" - una lección magistral de 54-minutos que podría ser un recurso valorable para una clase o para cualquier estudioso del Libro de Mormón. La película está disponible en Quicktime y Windows Media Player . También puedes saltarte el video y y escuchar el discurso si tienes Quicktime.

También véase el capítulo de John Welch "What Does Chiasmus in the Book of Mormon Prove?" Book of Mormon Authorship Revisited: The Evidence for Ancient Origins, pp. 199-224.

Fuentes
  1. Hildesheim, Chiasmus in Antiquity,Gerstenberg, 1981, as cited by J. Welch, "Chiasmus in Alma 36", FARMS Working Paper WEL-89a, Foundations for Ancient Research and Mormon Studies, Provo, Utah, 1989.
  2. Victor L. Ludlow, Isaiah:Prophet, Seer, and Poet, Deseret Book Comp., Salt Lake City, Utah, 1982, p.37.
  3. John W. Welch, "A Masterpiece: Alma 36",in Rediscovering the Book of Mormon, ed. J.L. Sorenson and M.J. Thorne, Deseret Book Comp., Salt Lake City, Utah, 1991.


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2