Busca en Nuestro Sitio

12 marzo 2010

Cuando Zorám se juramentó, cesaron nuestros temores respecto a él (1 Ne 4:37)

Hugh Nibley fue un profesor de la Universidad Brigham Young y un apologista de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Gentileza de Jose Luis Diaz Veliz.
http://evidenciaslds.blogspot.com/

                                                              
". . . entre los habitantes del desierto y sus descendientes, un juramento es de lo más sagrado e inviolable:  Difícilmente un árabe romperá su juramento, aún estando su vida en peligro, porque no hay nada más fuerte y nada más sagrado que un juramento entre los nómadas, y aún entre los árabes citadinos, si se les demanda bajo condiciones especiales. El tomar juramento es algo sagrado entre los beduinos, dice una autoridad, ‘Hay de aquel que jure en vano; su situación social será dañada y su reputación arruinada. Nadie va a recibir su testimonio y también deberá pagar una multa en dinero.’

Pero no se trata de cualquier juramento. Para hacerlo más obligatorio y solemne, se debe jurar por la vida de algo, aún si esto fuera por una brizna de hierba. Solo hay un juramento más terrible que el de ‘por mi vida’ o (menos común) ‘por la vida de mi cabeza,’ que es el wa hayat Allah ‘por la vida de Dios,’ o ‘así como vive el Señor,’ el equivalente exacto entre los árabes de la antigua palabra Hebrea hai Elohim. . .

Así vemos que la única manera que tenía Nefi de apaciguar al inquieto Zorám en un instante, era hacer el juramento que ningún hombre soñaría en romper, el más solemne de todos los juramentos entre los Semitas: ‘¡así como vive el Señor, y como vivo yo!" (1)

Fuente:
  1. An Approach to the Book of Mormon, pág. 103-5


Articulos Relacionados a lo que buscas



Adsense2