Busca en Nuestro Sitio

14 octubre 2013

Los anteojos, la piedra, el sombrero y el libro: la imagen que tiene un creyente del siglo XXI sobre la traducción del Libro de Mormón (Tercera parte)

¿Cómo fue el proceso de traducción del Libro de Mormón? Un análisis a partir de algunos registros históricos sobre este acontecimiento, en los inicios de la restauración de la Iglesia (Tercera parte).

Autor: Roger Nicholson.
Traductor: Antonio A. Caballero.


¿No habló José del Urim y Tumim?

Durante la última parte de su vida, José Smith claramente llamaba Urim y Tumim a los instrumentos usados para la traducción. En el “Elders Journal” de 1838 José Smith dijo: “Las obtuve y junto a ellas el Urim y Tumim, mediante los cuales traduje las planchas y de ese modo llegó el Libro de Mormón.”[1] 

Un ejemplo más conocido es la carta Wentworth, impresa en la edición del uno de marzo de 1842 de la revista “Times and Seasons.” José Smith escribió, “Junto con los anales se encontró un instrumento curioso, el cual los antiguos llamaban “Urim y Tumim”, que consistía en dos piedras transparentes montadas en unos aros en forma de lazo asegurado a un pectoral. Por medio del Urim y Tumim traduje el registro por el don y poder de Dios.”[2]

Pero, ¿Utilizó José el término Urim y Tumim para referirse a los instrumentos de traducción durante la época en que traducía el Libro de Mormón? En el manual “Las enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: José Smith”, se da crédito a José Smith cuando leemos: “El ángel se regocijó al devolverme el Urim y Tumim.”[3] En principio, a partir de esta declaración, parece que José usa el término Urim y Tumim para referirse a los anteojos nefitas durante la época en que estaba traduciendo. Sin embargo, un vistazo a la nota a pie de página del comentario, revela que el texto procede de un manuscrito de Lucy Mack Smith de 1845 sobre la historia de la vida del profeta, el cual fue escrito mucho después de que el término Urim y Tumim se usara de forma generalizada. Además, al examinar el texto original del manuscrito de 1845 de Lucy, podemos ver algunas alteraciones interesantes. En su origen, el texto fue escrito parcialmente en tercera persona por Lucy.
“Entonces continué (José) con mis súplicas a Dios sin cesar para que, a lo mejor, ejerciera nuevamente su misericordia sobre mi y el 22 de septiembre tuve la alegría y satisfacción de recibir nuevamente los anales, he empezado la traducción y ahora Emma escribe para mi, pero el ángel dijo que si obtenía las planchas otra vez, el Señor mandaría a alguien para escribir por mí y confío en que así sea” -también dijo que el ángel parecía alegrarse cuando le devolvió las planchas y le dijo que estaba complacido con su fe y humildad, así como que el Señor estaba complacido con él y que lo amaba por su arrepentimiento y diligencia en la oración, con la que había realizado su deber los suficientemente bien como para recibir el registro y se me permitía volver a trabajar en la traducción.[4]
Después del descarte y sustitución de palabras y con todas las menciones de “las planchas” y “el registro” sustituidas ahora por “el Urim y Tumim, el texto completo se lee como si hubiese sido escrito por el propio José.”
“Continúo,” dijo José, “mis súplicas a Dios sin cesar para que, a lo mejor, ejerza nuevamente su misericordia sobre mi y en el 22 de septiembre tuve la alegría y satisfacción de recibir nuevamente el Urim y Tumim; he empezado la traducción y ahora Emma escribe para mi, pero el ángel dijo que el Señor mandaría a alguien para que escribiera para mí y confío en que así sea - también dijo que se alegraba de devolverme el Urim y Tumim y que Dios estaba complacido con mi fe y humildad y me amaba por mi arrepentimiento y diligencia en la oración, con la que había realizado su mandamiento lo suficientemente bien como para recibir el Urim y Tumim y se me permitía volver a trabajar en la traducción.”[5]
Puesto que Lucy es quien escribió originalmente el texto de la declaración de José [Smith], hemos determinado que esta referencia al Urim y Tumim es una declaración tardía de segunda mano. El uso de ese término para referirse a los instrumentos de traducción no es sorprendente, pero su uso como sustituto para las referencias de las planchas es inusual. Cuando la historia de Lucy fue publicada en 1853, originalmente no había indicios de que el nombre "Urim y Tumim" hiciera referencia a las planchas y ahora parece que fue el mismo José Smith quien había dicho esas palabras.
[José] dijo, “cuando el ángel se fue continué, sin cesar, con mis súplicas a Dios y el día veintidós de septiembre, tuve la alegría y satisfacción de volver a recibir el Urim y Tumim, con los que nuevamente he comenzado a traducir y Emma escribe para mi, pero el ángel dijo que el Señor me mandaría un escriba y confío en que su promesa será verificada. El ángel parecía estar complacido conmigo al devolverme el Urim y Tumim y me dijo que el Señor me amaba por mi fidelidad y humildad.”[6]
En el siglo XIX, era una práctica común reescribir los registros en tercera persona como si fueran en primera persona. Lo mismo pasó con “History of the Church.”

Oliver Cowdery y el Urim y Tumim

Cabe la posibilidad de que Oliver Cowdery, como escriba de José durante la época de traducción que desembocó en el texto actual del Libro de Mormón, sea el mejor testigo del método utilizado para la traducción. Algunos de los registros de Oliver sobre el proceso de traducción, hacen referencia al Urim y Tumim y los intérpretes nefitas. Por ejemplo, en 1834, W.W. Phelps escribió una carta a Oliver Cowdery resaltando que la traducción se llevó a cabo “gracias a la ayuda del “Urim y Tumim,” y “de los intérpretes nefitas” o anteojos divinos.”[7] Oliver escribió un artículo en el “Latter Day Saint´s Messenger and Advocate” en el que describía el proceso de traducción:
Fueron días que nunca serán olvidados -el sentarse bajo el sonido de una voz dictada por inspiración del cielo, ¡despertando, a más no poder, la gratitud de este pecho! Desde su boca, continué escribiendo día tras día sin interrupción, al mismo tiempo que traducía con el Urim y Tumim, o como dirían los nefitas: “intérpretes”, la historia o registro llamado “El Libro de Mormón.”[8]
El “Messenger and Advocate” era un periódico de la Iglesia y su audiencia era principalmente miembros de la Iglesia. Está claro que, entre los miembros de la iglesia, para el año 1834 se aceptaba el nombre Urim y Tumim para los instrumentos utilizados durante la traducción. No apreciándose ninguna distinción entre los intérpretes nefitas y la piedra clarividente.

Cabecera del periódico Latter Day Saints´Messenger and Advocate

Después de que Oliver dejara la Iglesia, continuó manteniendo su testimonio sobre el Libro de Mormón, a pesar de que dejara de creer que José Smith fue llamado para liderar la Iglesia. Hay una cita muy conocida circulando por internet atribuida a Oliver Cowdery que se usa como evidencia de que Oliver se volvió escéptico con su papel en la traducción del Libro de Mormón y que mencionó de forma específica el uso de la piedra clarividente como Urim y Tumim. Se cree que Oliver dijo lo siguiente en 1839:
A veces, cuando traducía de las planchas por medio del “Urim y Tumim” sin que siquiera éstas estuvieran a la vista, tuve momentos de escepticismo en los cuales me preguntaba seriamente si el profeta y yo éramos hombres con sentido común.
Pero creí en ambos, tanto en el vidente como en la “Piedra clarividente,” así como en lo que el primer élder proclamó como revelación de Dios, lo acepté como tal y me comprometi con una mente alegre y un corazón contento y una pluma rauda; puesto que creí que él era el alma de honor y verdad, un joven que moriría antes que mentir.[9]
El documento que contiene estas declaraciones está reconocido como fraude histórico, aunque, después de que saliera a la luz en 1906, fué aceptado como genuino durante muchos años. El documento esta constituido básicamente por frases escritas por Oliver Cowdery, extraídas de varios estudios de 1834 y 1835 del periódico “Latter Day Saints´ Messenger and Advocate” y posteriormente colocadas en diferentes contextos. El documento también reformula conceptos discutidos en “An Address to All Believers in Christ” de David Whitmer. [10] Richard Lloyd Anderson explica el origen de éste fraude en la revista “Ensign” de abril de 1987.
En 1906 “the mountain evangelist” (la montaña evangelista) R. B. Neal, un líder de la Asociación Anti-mormona Americana, publicó un documento con mucha algarabía pero ninguna evidencia de autenticidad. El reverendo Neal declaró que lo publicado era una reimpresión que procedía de otro documento de 1839 que explicaba la apostasía de Oliver Cowdery: “Defence in a Rehearsal of My Grounds for Separating Myself from the Latter Day Saints.” R. B Neal aseguró: “No ha salido a la luz ningún documento más importante desde que me involucré en esta contienda.” Con tales convicciones, uno puede estar seguro de que el reverendo Neal pudo haber presentado alguna evidencia para probar que el original realmente existía. Pero lo único que tenemos es su primera impresión de 1906, la cual no dice nada sobre por qué nunca se ha oído hablar de dicho documento hasta mediados del siglo en el que falleció Oliver Cowdery.[11]
Hay otro asunto concerniente a Oliver Cowdery que tenemos que tener en cuenta. Sabemos que, en algún momento durante el proceso de traducción, Oliver Cowdery deseaba traducir. Su intento y subsecuente fracaso al hacerlo, ha proporcionado a la Iglesia una de las lecciones básicas más conocidas. La mayoría de los miembros de la Iglesia están bastante familiarizados con la lección ofrecida en Doctrina y Convenios 9:7-9:
He aquí, no has entendido; has supuesto que yo te lo concedería cuando no pensaste sino en pedirme. Pero he aquí, te digo que debes estudiarlo en tu mente; entonces has de preguntarme si está bien; y si así fuere, haré que tu pecho arda dentro de ti; por tanto, sentirás que está bien. Mas si no estuviere bien, no sentirás tal cosa, sino que te sobrevendrá un estupor de pensamiento que te hará olvidar lo que está mal; por lo tanto, no puedes escribir lo que es sagrado a no ser que lo recibas de mí.
La lección aprendida es una muy poderosa y define para los Santos de los Últimos Días el modo por el cual podemos recibir revelación personal. Elder Richard G. Scott habló sobre esto en la Conferencia General de abril de 2007.
Algunas malas interpretaciones acerca de la oración se pueden aclarar al comprender que las Escrituras definen los principios de una oración eficaz; sin embargo, ellas no aseguran cuándo se va a recibir la respuesta. De hecho, Él responderá de una de estas tres maneras, Primero: sentirás la paz, el consuelo y la seguridad que confirma que tu decisión es correcta. O segundo: sentirás un sentimiento de inquietud, de estupor de pensamiento que indica que lo que has escogido no es lo correcto. O tercero -y ésta es la más difícil- no sentirás ninguna respuesta.[12]
El intento fallido de traducir por parte de Oliver proporcionó esta valiosa lección a las generaciones venideras. Sin embargo, cuando consideramos el proceso de traducción en sí mismo, ¿nos preguntamos alguna vez qué método habría utilizado Oliver en su intento de traducir? Sabemos que Oliver no estaba autorizado para ver las planchas o los intérpretes nefitas hasta que se convirtió en uno de los tres testigos. Es más, normalmente asumimos que el proceso de traducción requirió el uso de los intérpretes nefitas y la observación de las planchas. Aquí tenemos una contradicción: El intento de traducir por parte de Oliver no cuadra con la imagen cotidiana de José y Oliver sentados en una mesa y separados por una cortina.

La traducción del Libro de Mormón se suele asociar con esta imagen

Entonces, ¿cómo intentó Oliver traducir las planchas durante el período de tiempo anterior a ser un testigo? ¿Que instrumento de traducción utilizó? Aunque el intento de traducir de Oliver no cuadra en el caso en el que los intérpretes nefitas fueron utilizados, si cabe perfectamente con el uso de las piedras y el sombrero, con Oliver y José sentados a simple vista y las planchas tapadas. 

En un artículo de la “Ensign” de septiembre de 1977, Richard Lloyd Anderson resaltó ésta inconsistencia con respecto a Oliver y las planchas.
Oliver Cowdery dijo, “Yo… toqué las planchas de oro con mis manos.” Sin embargo otro testigo, David Whitmer, insistió en que él nunca tocó las planchas; sólo las miró en una visión mientras el ángel mostraba las planchas y otros objetos sagrados. Ya que Whitmer y Cowdery estaban juntos en esta impresionante visión, debemos deducir que Cowdery no manipuló las planchas en ese momento. Por lo tanto surge una discrepancia entre el escriba principal y su testigo y cuñado: evidentemente en algún momento durante el proceso de traducción Oliver Cowdery manipuló las planchas.[13]
La conclusión de Anderson es que “Oliver Cowdery perfectamente pudo haber manipulado las planchas durante su intento de traducción.”[14] Ésta se basa en la cotidiana suposición de que el uso de los intérpretes nefitas, como anteojos, requería que el traductor mirara directamente las planchas a través de ellos. Anderson asume que el proceso involucraba “el acto físico de posicionar los instrumentos de traducción directamente sobre las planchas.” Anderson también cita la declaración de otra persona que según él “dice explícitamente que el traductor colocaba el Urim y Tumim sobre los caracteres de las planchas, aunque se debe juzgar con mucha cautela.” La declaración es dada por el miembro de la Iglesia Samuel W. Richards quién visitó a Oliver Cowdery y describió la visita de la siguiente manera:
“Él [Oliver Cowdery] se sentó al igual que José en una mesa con las planchas frente a [José], traduciéndolas por medio del Urim y Tumim, mientras que él se sentaba al lado escribiendo cada palabra tal como José se las decía. Ésto se hizo sujetando los “intérpretes” sobre los jeroglíficos, la traducción aparecía de manera clara en el instrumento, el cual había sido tocado por el dedo de Dios y dedicado y consagrado expresamente con el propósito de traducir lenguas.”[15]
Anderson califica la declaración resaltando que “es improbable que Samuel Richards pudiera citar a Oliver, de manera precisa en 1907, cincuenta y nueve años después de esa visita personal. De hecho, continuó la declaración anterior describiendo a Oliver Cowdery traduciendo correctamente por sí mismo, aprendiendo así como realizó José Smith esa tarea. Pero la revelación contemporánea de Oliver Cowdery dice lo contrario (D. y C. 9), lo que quiere decir que nadie, salvo José Smith, conocía personalmente el proceso exacto de traducción.”[16]

Esta declaración también implicaría que en realidad Oliver sí vio los instrumentos de traducción nefitas y las planchas, antes de convertirse en uno de los tres testigos. Sin embargo, parece más razonable que Oliver hubiera intentado traducir sin tener que ver las planchas, aun pudiendo haber “manipulado” las planchas mientras estaban tapadas.

¿Intentó Oliver traducir usando la piedra clarividente de José? Esta es una posibilidad. Otra posibilidad es que Oliver poseía su propio instrumento de revelación e intentó utilizarlo para traducir. Existe tal conclusión en el texto original de Doctrina y Convenios Sección 8, el cual menciona el “don” de Oliver.[17] Este tema se aclara en la página web oficial de la Iglesia “Historia de la Iglesia,” history.lds.org. En el artículo “Oliver Cowdery´s Gift,” por Jeffrey G. Cannon, aprendemos que Oliver poseía una vara divina, que utilizaba para recibir revelación.
Oliver Cowdery vivió en una cultura inmersa en ideas, lenguaje y prácticas bíblicas. Probablemente la referencia sobre la revelación de Moisés se refería a él. El relato del Antiguo Testamento sobre Moisés y su hermano Aarón contaba con varios casos de uso de varas para manifestar la voluntad de Dios (véase Éxodo 7: 9-12; Números 17:8). En los tiempos de José Smith y Oliver Cowdery muchos cristianos creían de forma similar en las varas divinas como instrumentos de revelación. Cowdery se encontraba entre aquellos que creían  y usaban una vara divina.[18] 
Puesto que anteriormente Oliver había usado su vara divina para recibir revelación, no es descabellado asumir que Oliver pudiera haber intentado usar su propio instrumento profético durante su intento de traducción. Esto podría satisfacer el requerimiento de que no observara las planchas ni los intérpretes nefitas antes de convertirse en uno de los tres testigos.

Menciones del Urim y Tumim en Doctrina y Convenios

En Doctrina y Convenios hay varias referencias al Urim y Tumim. ¿Se podría utilizar alguna de estas para determinar cuándo se empezó a usar el término? Doctrina y Convenios menciona una serie de revelaciones que se recibieron por José Smith mediante el Urim y Tumim. La sección 130 de D. y C., la cual contiene numerosas referencias, se recibió en 1843, mucho después de que el término se usara de forma habitual. De mayor interés son las secciones 10 y 17 de D. y C., que fueron recibidas mientras la traducción estaba en proceso.

Doctrina y Convenios 10 se recibió en el verano de 1828. Al leer el primer versículo parece que el término Urim y Tumim se utilizaba en el momento en que se recibió la revelación.
“He aquí, te digo que por haber entregado en manos de un hombre inicuo esos escritos para lo cual se te dio el poder de traducirlos por medio del Urim y Tumim, ahora los has perdido.”
Sin embargo, el término Urim y Tumim fue añadido en 1835, cuando la revelación fue incluida en la primera edición de Doctrina y Convenios. La misma revelación en el Libro de Mandamientos de 1833 no hace referencias al instrumento utilizado para traducir. “He aquí, ahora te digo que por haber entregado en manos de un hombre inicuo tantos escritos, para lo cual tenías el poder de traducir, los has perdido.”

Más intrigante es D. y C. 17, que fue recibida “por medio del Urim y Tumim” en junio de 1829. El versículo 1 informa a los tres testigos que “veréis las planchas, y también el pectoral, la espada de Labán, el Urim y Tumim que le fue dado al hermano de Jared en el monte, cuando habló cara a cara con el Señor, así como la milagrosa guía que recibió Lehi mientras se hallaba en el desierto, en las inmediaciones del Mar Rojo.”

Los instrumentos de traducción no son sólo el tema principal de la revelación, sino que el término Urim y Tumim está directamente asociado con los intérpretes nefitas, “que le fue dado al hermano de Jared.” El texto original de la sección 17 no formaba parte del Libro de Mandamientos y originalmente fue impreso como sección 42 en la edición de Doctrina y Convenios de 1835.[19] El texto original de esta revelación se puede encontrar en “Revelation, June 1829-E [DyC 17], Joseph Smith Papers [(JSP)].”
He aquí, os digo que tenéis que confiar en mi palabra, y si lo hacéis con íntegro propósito de corazón, veréis las planchas, y también el pectoral, la espada de Labán, el Urim y Tumim que le fue dado al hermano de Jared en el monte, cuando habló cara a cara con el Señor, así como el director milagroso que recibió Lehi mientras se hallaba en el desierto, en las inmediaciones del Mar Rojo.[20]
La introducción histórica a esta sección en JSP declara que “el segundo libro de revelaciones contiene la copia más antigua de esta revelación. No tiene fecha y aparentemente fue copiada por el escriba Frederick G. Williams en algún momento posterior al 25 de noviembre de 1834. No existe una copia anterior. El libro de Doctrina y Convenios de 1835 y documentos posteriores determinan que la fecha era 1829.” Si 1829 es realmente la fecha en que la revelación se plasmó en papel, demostraría que el término Urim y Tumim estaba asociado a los intérpretes nefitas durante el período en el que la traducción estaba en proceso. Desafortunadamente, la versión escrita de esta revelación no puede ser fechada como anterior a 1834.

La piedra y el sombrero

Antes de la aparición del ángel Moroni, José poseía varias piedras que usaba para buscar cosas, siendo el uso más conocido la búsqueda de objetos perdidos o tesoros enterrados. Esta no era una actividad tan inusual como podría parecer desde nuestra perspectiva moderna. En 1825 el “Wayne Sentinel” de Palmyra informó que un tesoro enterrado había sido encontrado “por medio de la ayuda de una piedra mineral, (que se volvía transparente cuando se ponía en un sombrero y se excluía la luz al poner la cara de aquel que miraba dentro).”[21] En relación con la familia Smith y la búsqueda de tesoros, el erudito Santo de los Últimos Días Richard Bushman dijo,
Por lo tanto, en cuanto disipas esa acusación, de modo que José Smith no es una rara versión de la búsqueda del tesoro y que era una práctica muy común, deja de ser una mancha en su carácter personal o familiar. No era más escandaloso que decir hoy en día apostador o jugador de poker. Un poco desacreditado y algo desprestigiado moralmente, pero en realidad nada diabólico; y cuando se descubrió que entre todas las clases de buscadores de tesoros también había cristianos serios, ¿por qué no también los Smith? Así que en vez de ser un rompecabezas o una contradicción, sólo era un aspecto más de la cultura familiar Smith y nada que realmente debiera preocupar demasiado.[22]
Tiene lógica pensar que el Señor eligiera acercarse a alguien que pudiera aceptar de buena gana la idea de que uno pudiera “ver” usando una piedra. José ya creía que la piedra podía usarse para “ver” cosas y la transición, entre estar usando la piedra para recibir información y un medio para recibir revelación de Dios, pudo haber sido directa. Recordad que para José, los anteojos que recibió de Moroni eran simplemente una versión más poderosa de la piedra que él ya poseía.

Élder Dallin H. Oaks habló sobre la cultura de la búsqueda de tesoros de la época, resaltando que “se permitió por hombres honestos y religiosos como Josiah Stowell,” quién dió trabajo a José Smith “a catorce dólares al mes, en parte por causa de la demoledora pobreza de la familia Smith.”[23]

El Manual del Estudiante de la Iglesia nos dice que “durante el día José y sus hermanos ofrecían sus servicios para cualquier trabajo que hubiera disponible. La búsqueda de tesoros o “desenterrar monedas” (“money digging” en inglés), como se decía por aquel entonces, era habitual en los Estados Unidos durante esa época. En octubre de 1825, el granjero, dueño de un aserradero y diácono de una iglesia presbiteriana, Josiah Stowell de South Bainbridge, Nueva York, fue a pedirle a José que le ayudara en tal aventura.”[24] La madre del profeta, Lucy Mack Smith, declaró que “después de haber trabajado sin éxito para el anciano caballero durante apróximadamente un mes, José lo persuadió para que cesara sus actividades.”[25] En marzo del año siguiente, varios de los familiares del Sr. Stowell sentían que José había estado estafando al propio Stowell y lo acusaron ante la justicia. José fué llevado ante un juez y acusado de “glasslooking.” De hecho, la revista Ensign de junio de 1994 menciona el juicio y su absolución por “glasslooking” como algo destacado en la vida del profeta.”
Aspectos destacados de la vida del profeta, 20 de marzo 1826: juzgado y absuelto de la creativa acusación de ser una "persona alborotadora," South Bainbridge, Condado de Chenango, Nueva York. La ley de Nueva York define a una persona alborotadora, entre otras cosas, como un vagabundo o un buscador de “mercancías perdidas.” El profeta fue acusado de ambos casos: La primera acusación era falsa y se hizo simplemente para causar problemas; que José usara una piedra clarividente para ver cosas que otros no podían ver a simple vista causó la segunda acusación. Los que presentaron los cargos estaban aparentemente preocupados de que José hubiera estafado algo de dinero a su empleador, Josiah Stowell. El testimonio del Sr. Stowell decía claramente que no era así y que confiaba en José Smith.[26]
Acusación formal a José Smith por fraude

Brant Gardner aclara el papel que José y su piedra protagonizaron dentro de la comunidad de Palmyra:
El Joven José Smith era miembro de una subcomunidad especializada muy ligada a estas antiguas y muy respetadas prácticas, aunque a principios del año 1800 solo era respetada por un marginado sector de la sociedad. Poseía un talento parecido al de otros en comunidades similares. Incluso en Palmyra no era el único. En palabras de D. Michael Quinn: “Hasta que el Libro de Mormón lo convirtió en el centro de atención, el vidente más notable de Palmyra era Sally Chase, quien usaba una piedra de color verde. William Stafford también poseía una piedra y Joshua Stafford tenía una “piedravidente” que parecía de mármol blanco y tenía un agujero que atravesaba el centro.” Richard Bushman añadió a Chauncy Hart y a un hombre sin nombre del condado de Susquehanna, de los cuales ambos poseían piedras con las que encontraron objetos perdidos.[27]
La revista “Ensingn” de agosto de 1987 relata cómo Brigham Young habló de José obteniendo su primera piedra clarividente “escarbando a 15 pies (4,6m) bajo tierra” después de haberlo visto con otra piedra clarividente.”[28] Esto ocurrió mientras José construía un pozo acompañado de Willard Chase, quien en sí mismo era un buscador de tesoros. El propio relato de Chases sobre lo ocurrido señalaba que “después de escarbar casi 20 pies (6m) bajo la superficie de la tierra, descubrimos una piedra con apariencia singular, la cual avivó mi curiosidad. La llevé a lo alto del pozo y mientras la examinábamos, José la puso dentro de su sombrero y seguidamente puso su cara encima.”[29] Al final José terminó quedándose con la piedra y es la misma que pudo haber usado durante la traducción. La declaración de Chase, se realizó varios años después de la publicación del Libro de Mormón, aseguró que era el dueño de la piedra por derecho propio, reclamando que sólo se la prestó a José.

Antes de recibir las planchas, José usó la piedra para “ver” cosas como un vidente. En 1835, Oliver Cowdery describió cómo el ángel Moroni reveló a José Smith donde estaban las planchas doradas, declarando que “la visión de su mente abriéndose al mismo tiempo que fue capaz de verlo de forma concisa; y habiéndose familiarizado previamente con el lugar, después fue capaz de seguir las indicaciones de la visión, de acuerdo con la voz del ángel, y obtener el libro.”[30] Cuando Moroni lo visitó, José estaba muy familiarizado con el uso de la piedra clarividente para “ver” cosas. No es descabellado suponer que José utilizara su piedra para ver la visión del monte en el que se escondían las planchas después de recibir las instrucciones de Moroni con respecto a su localización. Una declaración similar que apoya esta idea se realizó en 1833 por Henry Harris, en la que dijo, “tuve una conversación con [José], y le pregunté donde encontró [las planchas] y cómo llegó a saber donde estaban. Dijo que tuvo una revelación de Dios que le dijo que estaban en cierto monte y miró en su piedra y las vió en el lugar donde estaban.”[31]

Joseph Knight también cuenta que José usó la piedra para identificar a su futura esposa Emma como la persona que debería de acompañarlo para recuperar las planchas, señalando que José “miró en su cristal y descubrió que era Emma Hale, hija del anciano Sr. Hale de Pennsylvania, una chica que ya había visto antes.”[32]

Los anteojos, la piedra y la cortina

La imagen de José traduciendo usando la piedra y el sombrero no cuadra con la típica imagen que tenemos en nuestra mente de José mirando las planchas a través de unos “anteojos,” mientras está sentado detrás de una cortina. Sin embargo, el uso de la piedra y el sombrero nos brinda una clara ventaja que refuerza la afirmación de que José recibió el texto del Libro de Mormón por medio de revelación. La ausencia de una cortina durante la última parte de la traducción, mientras que se producía todo el texto del Libro de Mormón que tenemos hoy, debilita sustancialmente el argumento crítico de que José dictaba el Libro de Mormón por medio del plagio de diferentes obras. En vez de tener a José oculto por una cortina o una sábana, con la que pudiera haber escondido cualquier cantidad de material de consulta, José se sentaba a plena vista, dictando el texto del Libro de Mormón a Oliver, mientras miraba los intérpretes dentro del sombrero. Ahora, en vez de “José el plagiador,” aquellos que desean ofrecer una explicación alternativa sobre la traducción deben asegurar que era “José el plagiador que tenía una memoria fotográfica.” Esto tiene un valor peculiar con respecto a los pasajes bíblicos que aparecen en el Libro de Mormón, los cuales recrean la estructura textual de la versión “King James” de la Biblia. A José nunca se le vió consultando la Biblia mientras dictaba el texto del Libro de Mormón. Uno está obligado a asumir una de dos opciones o consultaba una Biblia cuando otros no lo veían y memorizaba el texto o aceptar el hecho de que el texto le era revelado mientras lo dictaba.

Habiendo dicho esto, hay suficientes evidencias sobre que una cortina o algún tipo de sábana se utilizó durante los inicios de la traducción. A Martin Harris se le cita diciendo tal cosa en un artículo de 1831 del “Palmyra Reflector.” Según “The Reflector,” “Harris declaró que, cuando desempeñó el trabajo de amanuense (escriba) y escribió la traducción, mientras que Smith dictaba, su temor era tal por la desaprobación divina, que un separador (sábana) se suspendía entre el profeta y él mismo.”[33] Esto podría corresponder al período inicial de la traducción, durante el cual Harris desempeñó el trabajo de escriba, antes de la pérdida de las 116 páginas de manuscrito.

El Palmyra Reflector
El uso de una cortina para separar al traductor del escriba, sin duda tiene sentido si el instrumento de traducción que se utilizaba eran los intérpretes nefitas. El crítico Eber D. Howe en su libro de 1834 “Mormonism Unvailed” indica que Harris mencionó el uso de un “separador.”
[Martin Harris] dice que, mientras José dictaba, él escribió una parte considerable del libro y en una ocasión la presencia del Señor era tan grande, que se colgó un separador entre el profeta y él; en otras ocasiones el profeta se sentaba en otra habitación, o arriba, mientras que el Señor le transmitía el contenido de las planchas. No quiere pretender que vio las maravillosas planchas más que una sola vez, aunque Smith y él estuvieron inmersos en el descifrado de su contenido durante meses.[34] 
La declaración de Harris sobre que vio las planchas “sólo una vez” concuerda bastante con la etapa del proceso de traducción, durante la cual se utilizó una cortina. Harris sólo las vio una vez cuando se convirtió en uno de los tres testigos. Al parecer, durante la etapa inicial del proceso de traducción, los objetos sagrados eran necesariamente ocultados de la mirada de los demás. Charles Anthon, cuyo único conocimiento sobre el proceso se le transmitió durante una visita por parte de Martin Harris, declaró:
A este joven hombre lo colocó detrás de una cortina, en el desván de una casa de granja y ocultándolo así de la vista, se ponía de vez en cuando los anteojos, o en vez de eso, miraba por uno de los cristales, descifraba el símbolo del libro y habiendo transmitido algunos de ellos en el papel, entregaba copias desde detrás de la cortina a aquellos que esperaban afuera. Sin embargo ni una palabra se decía sobre las planchas, habiendo sido descifradas “por el don de Dios:” Y así, todo se efectuó por medio del gran par de anteojos.[35]
John A. Clark, en el capítulo de un libro de 1834 que criticaba el mormonismo, también asocia el uso de la cortina con la época en la que Harris desempeñó el trabajo de escriba.
El modo en que Smith creó sus transcripciones y traducciones para Harris fue de la siguiente forma: Aunque estaban en la misma habitación, entre ellos colgaba una gruesa cortina o manta, con Smith oculto tras la sábana, haciendo como el que miraba a través de sus anteojos o piedras transparentes, y entonces escribía o repetía lo que veía, lo cual, al repetirse en voz alta, era escrito por Harris, quien se sentaba al otro lado de la manta.[36]
Que Clark mencionase las “transcripciones” tendría sentido con el uso de una cortina, ya que es sabido que José copió los caracteres de las planchas y por aquel entonces hubiera necesitado ocultarlas de la vista. 

Otro documento enfrentado publicado diez años después, en 1844, señala que “por supuesto, el “profeta,” tal como lo llaman ahora, se preocupó de que ni ellos ni nadie más, pudiera ver las planchas, habiendo separado la zona de la habitación donde se sentaban, de la que él ocupaba con una sábana.”[37]

Pomeroy Tucker, un amigo de Martin Harris, el cual se volvió escéptico con la implicación de Harris con el mormonismo, declara que José dictaba “desde detrás de una cortina situada en una esquina oscura de la habitación de su residencia -puesto que en aquel momento todavía la revelación original, dejando únicamente al profeta el derecho de ver las planchas sagradas, no había sido cambiada e incluso mirar con el instrumento utilizado era demasiado brillante para sus ojos espiritualizados para la luz!”[38] Ya que Tucker nunca presenció el proceso de traducción, es probable que oyera la historia por medio del propio Martin Harris.

Hasta ahora, todas las declaraciones que describen el uso de una cortina parecen haber sido originadas por Martin Harris. Sin embargo, durante una entrevista para el “Chicago Tribune” en 1885, el testigo del Libro de Mormón, David Whitmer, también mencionó el uso de una cortina, aunque éste documento en particular contiene algunas inexactitudes obvias.
[José] Smith [hijo], también dijo que se le había ordenado comenzar inmediatamente la traducción de la obra en presencia de tres testigos. Según éste mandamiento, Smith, Cowdery y Whitmer procedieron a ir a la casa de éste último acompañados por la esposa de Smith y llevando consigo las preciosas planchas y los anteojos. La casa del Sr. Whitmer era una estructura primitiva y mal diseñada, pero debido a las amenazas que se habían hecho contra Smith por parte de sus vecinos mercenarios, fue considerada la más segura para la realización de la sagrada tarea. Para poder ofrecer privacidad al proceso se dispuso una manta, la cual servía como cortina, cruzando el salón familiar para proteger a los intérpretes y las planchas de los ojos de cualquiera que pudiera llamar a la casa mientras se realizaba la obra. Esto, dijo el Sr. Whitmer, era la única utilidad de la cortina y su propósito no era ocultar las planchas o al traductor de la vista de los escribas. De hecho, en ningún momento Smith se ocultó de sus colaboradores y la traducción no sólo se llevó a cabo en presencia de las personas mencionadas, sino que también delante de todos los que habitaban la casa de Whitmer, además de varios familiares de Smith.[39]
Hay algunas cosas en este documento que insinúan que el entrevistador mezcló varios aspectos del proceso de traducción. Por ejemplo, no se requería que José realizara la traducción en presencia de tres testigos -evidentemente es una referencia hacia los tres testigos. Sin embargo, es interesante destacar que el entrevistador declara que Whitmer realmente se esforzó por especificar que se utilizó una cortina simplemente para ocultar el proceso de traducción de otros que pudieran pasarse por allí. Ésto podría indicar que, en la casa de Whitmer, se usó una cortina de un modo distinto a cuando Martin Harris desempeñaba la labor de escriba. A Whitmer se le pidió que describiera el propio proceso de traducción.
Cada vez que íbamos a retomar la obra, todos los presentes se arrodillaban en oración e invocaban una bendición divina para lo que se iba a realizar. Después de la oración Smith se sentaba en un lado de la mesa y los escribientes, por turnos según se iban cansando, en el otro. Aquellos que estaban presentes y no involucrados activamente en la obra se sentaban en cualquier lugar de la habitación y empezaba el trabajo. Después de colocar los anteojos mágicos en sus ojos, Smith cogía las planchas y traducía los caracteres de uno en uno.[40]
En este caso, Whitmer parece indicar el uso de los intérpretes nefitas a plena vista de los demás. Ya que a Whitmer no se le habría permitido ver los anteojos o las planchas antes de convertirse en uno de los tres testigos, esta declaración no concuerda con otras, incluso con otras declaraciones que proceden del propio Whitmer. Es posible que Whitmer describiera ambos aspectos de los inicios de la traducción, el uso de los anteojos y la cortina, así como la situación posterior en la que José ponía los instrumentos de traducción dentro de su sombrero y dictaba a simple vista de otras personas. El entrevistador pudo no haber distinguido los diferentes elementos presentes durante los distintos períodos de traducción y simplemente mezclara estos elementos en el único relato que se originó.

En el momento en que se retomó la traducción después de perder las 116 páginas, el modo de traducción parece que cambió de forma significativa. Incluso si se usó una cortina o una manta en la casa Whitmer durante cualquier período de tiempo, parece ser que desapareció de forma repentina. La traducción de todo el texto del Libro de Mormón que tenemos hoy día tuvo lugar principalmente en la casa de David Whitmer. No sólo es inapreciable el uso de una cortina, sino que en realidad existe una negación categórica de que se usara en el proceso. La hija de David Whitmer, Elizabeth Ann Whitmer Cowdery, dijo:
Certifico alegremente que estaba familiarizada con la forma que tenía José Smith de traducir el Libro de Mormón. La mayor parte la tradujo en la casa de mi padre. A menudo me sentaba cerca y les veía y oía traducir y escribir juntos durante horas. Mientras traducía, José nunca tuvo una cortina corrida entre su escriba y él mismo. Depositaba el guía en su sombrero, y después ponía [su cara en] su sombrero, para excluir la luz, y seguidamente [leía] a su escriba las palabras mientras aparecían delante de él.[41] 
Elizabeth asegura que la traducción en la casa Whitmer se realizaba usando el instrumento de traducción del sombrero, eliminando así cualquier necesidad de una cortina para proteger los intérpretes nefitas y las planchas de las miradas. Incluso el anómalo relato, que se informó que procedía de David Whitmer, concerniente al uso de una cortina en su casa incluye la declaración de que la traducción tuvo lugar a simple vista, donde cualquiera pudiera observarla. El simple hecho de que Elizabeth sintiera la necesidad de realizar tal declaración implica que todavía había una historia circulando entre los Santos de los Últimos Días sobre el uso de una cortina durante el proceso de traducción. En 1887, David Whitmer, quien dos años antes, durante una entrevista en el “Chicago Tribune” en 1885, afirmó el uso de los intérpretes nefitas y una cortina, describe también el método de traducción usando la piedra y el sombrero.
Ahora le daré una descripción de la manera por la cual se tradujo el Libro de Mormón. José Smith ponía la piedra clarividente en un sombrero y ponía su cara en el sombrero, ajustándolo cuidadosamente a su cara para excluir la luz; y en la oscuridad la luz espiritual brillaba. Un trozo de algo parecido a un papiro se manifestaba, y en él aparecía la escritura. De uno en uno los caracteres se sucedían, y debajo de ellos la traducción en inglés. El hermano José leía en voz alta a Oliver Cowdery, quien era su escriba principal, lo que estaba en inglés y entonces cuando lo escribía y éste repetía al hermano José, para ver si estaba bien, desaparecía y otro símbolo con su interpretación aparecía. De ese modo el Libro de Mormón fue traducido por el don y poder de Dios y no por otro poder del hombre.[42][43]
Fuentes
  1. Elder’s Journal, julio de 1838, 1:43.
  2. “Church History,” Times and Seasons, 1 de marzo de 1842. Véase también “The Wentworth Letter,” por José Smith hijo. (1805–44), Ensign de julio de 2002. https://www.lds.org/ensign/2002/07/the-wentworth-letter.
  3. Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: José Smith, (2007), 71. Citado por Lucy Mack Smith, “The History of Lucy Smith, Mother of the Prophet,” manuscrito 1844–1845, libro 7, p. 11, Archivos de la Iglesia.
  4. “Lucy Smith History, 1845,” en Early Mormon Documents, 1:370–71. La ortografía y puntuación se ha modernizado para facilitar la lectura. La ortografía original, descartes y adiciones indicados por  el editor Vogel son los siguientes: I then continued[,] <said> Joseph[,] my supplications to God without cessation that his mercy might again be exercised towards me and on the 22 of September I had the joy and satisfaction of again receiving the record <urim and Thummin> into my possession and I have commenced translating and Emma writes for me now but the angel said that if I get the plates again that the Lord woul[d] send some one to write for me and I trust that it will be so-he also said that the ange<l> <he> seemed <was> rejoiced when he gave him <me> back the plates <urim and Thummin> and said that he <God> was pleased with his <my > faithfulness and humility also that the Lord was pleased with him and loved him <me> for his <my> penitence and diligence in prayer in the which he <I> had performed his duty so well as to receive the record <urim and Thummin> and he <was> able to enter upon the work of translation again.
  5. “Lucy Smith History, 1845.” La ortografía original, descartes y adiciones indicados por  el editor Vogel son los siguientes: I then continued[,] <said> Joseph[,] my supplications to God without cessation that his mercy might again be exercised towards me and on the 22 of September I had the joy and satisfaction of again receiving the record <urim and Thummin> into my possession and I have commenced translating and Emma writes for me now but the angel said that if I get the plates again that the Lord woul[d] send some one to write for me and I trust that it will be so-he also said that the ange<l> <he> seemed <was> rejoiced when he gave him <me> back the plates <urim and Thummin> and said that he <God> was pleased with his <my > faithfulness and humility also that the Lord was pleased with him and loved him <me> for his <my> penitence and diligence in prayer in the which he <I> had performed his duty so well as to receive the record <urim and Thummin> and he <was> able to enter upon the work of translation again.
  6. “Lucy Smith History, 1845,” 370–71.
  7. W. W. Phelps, “Letter No. 4,” Latter Day Saints’ Messenger and Advocate 1/5 (Feb. 1835), 65. http://en.fairmormon.org/Messenger_and_Advocate/1/5.
  8. Oliver Cowdery, Latter Day Saint’s Messenger and Advocate 1/14. Emphasis in original. http://en.fairmormon.org/Messenger_and_Advocate/1/1.
  9. Oliver Cowdery, Defence in a rehearsal of my grounds for separating myself from the Latter Day Saints, (1839), 5. Éste documento es una falsificación histórica. http://books.google.com/books?id=imVVAAAAYAAJ&printsec=frontcover&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false.
  10. Las frases de  Cowdery fueron extraidas del “Messenger and Advocate” 1/1; 2/1; 1/ 5; 1/7 y 1/10 . El material de  Whitmer se sacó de “An Address to All Believers in Christ,” 27, 31, 35, 42, 45, 61, 62, y 95.
  11. Richard Lloyd Anderson, “I Have a Question,” Revista Ensign de abril de 1987. https://www.lds.org/ensign/1987/04/i-have-a-question.
  12. Richard G. Scott, “Using the Supernal Gift of Prayer,” Revista Ensign de mayo de 2007. http://www.lds.org/ensign/2007/05/using-the-supernal-gift-of-prayer.
  13. Richard Lloyd Anderson, “‘By the Gift and Power of God’,”revista Ensign de septiembre de 1977, 79. http://www.lds.org/ensign/1977/09/by-the-gift-and-power-of-god.
  14. Anderson, “By the Gift and Power,” 79.
  15. Declaración personal de S. W. Richards, 25 de mayo de 1907, en la biblioteca Harold B. Lee, BYU, Colecciones especiales, citado en Anderson, “By the Gift and Power,” 79.
  16. Anderson, “By the Gift and Power,” 79.
  17. Una práctica común de José era editar y supervisar a otros en la edición de los textos de las revelaciones. La Iglesia ha publicado recientemente los textos originales de las revelaciones que comprenden DyC, sección 8, en la que el Señor le dice a Óliver, “[R]ecuerda que éste es tu don, ahora, ésto no es todo, porque tienes otro don, el cual es el don de trabajar con lo que empieza a crecer. He aquí, te ha manifestado muchas cosas; he aquí, no hay otro poder, sino el de Dios, que haga que una cosa de esta naturaleza funcione en tus manos.” Revelación de abril de 1829–B [D&C 8], en Robin Scott Jensen, Robert J. Woodford,y Stephen C. Harper, eds., Manuscript Revelation Books, vol. 1 de las series the Revelations and Translations of The Joseph Smith Papers, ed. Dean C. Jessee, Ronald K. Esplin y Richard Lyman Bushman (Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2009), 17. Las frases encontradas en el libro de revelaciones “trabajar con lo que empieza a crecer” y “cosa de esta naturaleza funcione en tus manos” fueron editadas primeramente por Sidney Rigdon y subsecuentemente por José Smith, Oliver Cowdery y Frederick G. Williams para incluirlo en el Libro de los mandamientos como sigue: “trabajando con la vara” y “vara natural, para trabajar con tus manos.” Este texto ha guiado a algunos a especular sobre si Óliver tenía en su poder algún instrumento de revelación y lo usó durante su intento de traducción. Durante la preparación de la publicación de ésta revelación como parte de Doctrina y Convenios de 1835, estas frases fueron editadas a última hora tal como sigue: “el don de Aarón” y “don de Aarón esté contigo.
  18. Jeffery G. Cannon, “Oliver Cowdery’s Gift,” Revelations in Context (The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 15 de diciembre de 2012). https://history.lds.org/article/doctrine-and-covenants-oliver-cowdery.
  19. Doctrina y Convenios, 1835. P. 171. Joseph Smith Papers, Church Historians Press. http://josephsmithpapers.org/paperSummary/doctrine-and-covenants-1835#179.
  20. Revelación de junio de 1829-E [DyC 17], situado en la página web de “the Joseph Smith Papers”. La ortografía y puntuación ha sido modernizada y las marcas de inserciones y tachones se han quitado para facilitar la lectura. El texto original es el siguiente: “Behold I say unto you that you must rely upon my word which if you do with full purpose of heart you shall have a view of the plate and also the brestplate the sword <of Laban the> Urim, and Thumim of Laban the Urim and Thumim <which was> given to the brother of Jared upon the mount when he talked with the Lord face to face and the marveelus directors which was given to Lehi while in the wilderness on the borders of the red sea . . .” http://josephsmithpapers.org/paperSummary/revelation-june-1829%e2%80%93e-dc-17.
  21. “Wonderful Discovery,” Wayne Sentinel, Palmyra, Nueva York (27 de diciembre de 1825).
  22. Richard L. Bushman, “Joseph Smith Miscellany” (Mesa, Arizona: FAIR, 2005 FAIR Conference). http://www.fairlds.org/fair-conferences/2005-fair-conference/2005-a-joseph-smith-miscellany.
  23. Dallin H. Oaks, “Recent Events Involving Church History and Forged Documents,” revista Ensign de octubre de 1987, 63. El nombre “Stowel” a veces se escribía “Stowell” o “Stoal.” http://www.lds.org/ensign/1987/10/recent-events-involving-church-history-and-forged-documents.
  24. Church History in the Fulness of Times Student Manual, 42.
  25. Lucy Mack Smith, in Scott Facer Proctor and Maurine Jensen Proctor, The Revised and Enhanced History of Joseph Smith by His Mother, (Salt Lake City: Bookcraft), 124. Citado también en “Lucy Smith History, 1845,” en Early Mormon Documents, 1:310. La declaración de Lucy con respecto al trabajo de José para Stowell (escrito “Stoal” en su manuscrito) sólo aparece en la versión de 1853 y no aparece en el manuscrito original de 1845.
  26. “Highlights in the Prophet’s Life,” revista Ensign de junio de 1994, 24.
  27. Brant A. Gardner, en “Joseph the Seer” o “Why Did He Translate With a Rock in His Hat?” 2009 FAIR Conference presentation. Las referencias de Gardner [9] D. Michael Quinn, Early Mormonism and the Magic World View (Salt Lake City: Signature Books, 1987), 38. y [10] Richard L. Bushman, Joseph Smith and the Beginnings of Mormonism (Urbana and Chicago: University of Illinois Press, 1984), 70. http://www.fairlds.org/fair-conferences/2009-fair-conference/2009-joseph-the-seer-or-why-did-he-translate-with-a-rock-in-his-hat.
  28. Wilford Woodruff journal, 11 de septiembre de 1859, citado en Richard Lloyd Anderson, “The Alvin Smith Story: Fact and Fiction,” revista Ensign de agosto de 1987. http://www.lds.org/ensign/1987/08/the-alvin-smith-story-fact-and-fiction.
  29. “Willard Chase Statement, Circa 11de diciembre de 1833,” en Early Mormon Documents, 2:65–66. Publicado en Eber Dudley Howe, Mormonism Unvailed (Painesville, OH: Telegraph Press, 1834), 240-8. Chase proclamó, “Se ha dicho por parte de Smith que trajo la piedra de un pozo; pero es falso. No había nadie en el pozo salvo mi persona. A la mañana siguiente vino a mi y deseó recibir la piedra, alegando que podía ver en ella; pero le dije que no quería desprenderme de ella porque se trataba de una curiosidad, pero la podría prestar.”
  30. Oliver Cowdery, Latter Day Saints’ Messenger and Advocate 1/5 (febrero de 1835), 80.
  31. Henry Harris, declarado en Howe, Mormonism Unvailed, 252.
  32. Dean Jessee, “Joseph Knight’s Recollection of Early Mormon History,” BYU Studies17/1 (1976), 2. Texto original: “looked in his glass and found it was Emma Hale, Daughter of old Mr. Hail of Pensylvany, a girl that he had seen Before.”
  33. Palmyra Reflector, 1829–1831, “Gold Bible, No. 6,” (19 de marzo de 1831) in Early Mormon Documents, 2:248.
  34. Howe, Mormonism Unvailed, 14.
  35. “Charles Anthon to E. D. Howe, 17 de febrero de 1834,” in Early Mormon Documents, 4:379.
  36. John A. Clark, “Gleanings by the Way” (Philadelphia, 1842), 230. Disponible en Google Books: http://books.google.com/books/about/Gleanings_by_the_way.html?id=Q-sQAAAAIAAJ.
  37. Robert Baird, Religion in the United States of America (Glasgow: Blackie and Son, 1844), 647–49.
  38. Pomeroy Tucker, Origin, Rise, and Progress of Mormonism (Nueva York: D. Appleton and Co., 1867), 36. Disponible en Google Books: http://books.google.com/books/about/Origin_rise_and_progress_of_Mormonism.html?id=1SPym5-HSN4C.
  39. “Entrevista a David Whitmer en el Chicago Tribune, 15 de diciembre de 1885,” in Early Mormon Documents, 5:153. También reimpreso en the Deseret News, 6 de enero de 1886.
  40. “Entrevista a David Whitmer en el Chicago Tribune,” in Early Mormon Documents, 5:153–54.
  41. Elizabeth Ann Whitmer Cowdery, “Elizabeth Ann Whitmer Cowdery Affidavit, 15 de febrero de 1870,” en Early Mormon Documents, 5:260.
  42. David Whitmer, An Address to All Believers in Christ (1887), 12.
  43. Artículo orignial: http://www.mormoninterpreter.com/the-spectacles-the-stone-the-hat-and-the-book-a-twenty-first-century-believers-view-of-the-book-of-mormon-translation/


Articulos Relacionados a lo que buscas



13 comentarios:

Ivan F dijo...

Si el Urim y Timmim constituye a los Videntes, quiere decir que el profeta actual sus consejeros y los doce apostoles tienen 15 Urim y Tummims, uno cada uno??

Que profecias modernas o que profecias nuevas (valga la redundancia), han profetizado actualmente estos profetas videntes y reveladores??

Han advertido a ciudades donde hay SUD's, diciendo hey salgan de inmediato santos de los ultimos dias de esa ciudad porque viene un tsunami o un terremoto??

Cumplen con la asignacion que dio el Salvador de hacer discipulos a todas las naciones bautizndolos en su Nombre o son pastores que se apacientan a si mismos unicamente dando discursitos por microfono a miembros??

Han hecho giras donde como dijo el Salvador, hechen fuera demonios, curen enfermos, den la vista a ciegos, y que los cojos caminen o simplemente te dicen que no tientes a Dios con seniales y de esa forma no los descubras??

La principal caracteriztica de un apostol es el ser escogido por Jesucristo de su propia mano y ser testigo de ver con sus propios ojos al Cristo resucitado.... Sus apostoles han visto al Cristo resucitado para dar un testimonio verdadero o unicamente se dicen ser llamados apostoles por sucesion??
Recuerda, que Matias fue el 12vo. apostol, fue llamado por "hechar suertes"... pero que paso con Pablo?? es el 13vo. Apostol o simplemente Jesucristo les mostro el orden de decir, es el que Yo escoja como Apostol y me tiene que haber visto con sus propios ojos ya resucitado??

igonzals dijo...

Ivan, aunque tu comentario tiene absolutamente nada que ver y debiesemos borrarlo por las normas, te contesto feliz todo si me dices lo siguiente. En base a la Biblia:

Segun Jesus ¿Qué profeta fue el más grande?

Y dime sus profecías (mal entendiendo como solo agorería, como lo dices arriba) y qué sanidades físicas, milagros hizo ese profeta?

Espero.

Sl2.

Ivan F dijo...

Estamos hablando del Urim y Tumim que constituye a un vidente... no a un Profeta..
Hermano Gonzales
Tal vez debi ser mas explicito…
Las escrituras dicen:
1. Éxodo 28:30: Y pondrás en el pectoral del juicio Urim y TUMIM, para que estén sobre el corazón de Aarón cuando entre delante de Jehová; y llevará siempre Aarón el juicio de los hijos de Israel sobre su corazón delante de Jehová.

2. Levítico 8:8: Luego le puso encima el pectoral, y puso dentro del mismo los Urim yTUMIM.

3. Deuteronomio 33:8: A Leví dijo: Tu TUMIM y tu Urim sean para tu varón piadoso, A quien probaste en Masah,Con quien contendiste en las aguas de Meriba,

4. Esdras 2:63: y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con Urim y TUMIM.

5. Nehemías 7:65: y les dijo el gobernador que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote con Urim y TUMIM.

Como es de analizarse:
1. Se colocaba el Urim y Tumim en el pectoral… no eran ANTEOJOS..
2. Era exclusivo para el Sumo Sacerdote en este caso Aaron… no para PROFETAS o VIDENTES
3. Era pera juicio a Israel… no para VISIONES Y REVELACIONES.
4. En ese caso las hubiera utilizado Moises porque El era el Profeta y no Aaron
5. Si la Presidencia actual y los 12 Apostoles son (Profetas, Videntes y Reveladores) y lo que distingue a un vidente es el Urim y Tumim, te pregunto… los poseen???
Mosiah 8:13 Luego Ammón le dijo: Puedo de seguro decirte, oh rey, de un hombre que puede atraducir los anales; pues él tiene algo con lo que puede mirar y traducir todos los anales que son de fecha antigua; y es un don de Dios. Y las cosas se llaman bintérpretes, y nadie puede mirar en ellos a menos que le sea mandado, no sea que busque lo que no debe, y así perezca. Y a quien se le manda mirar en ellos, a ése se le llama cvidente.
Mosiah 28: 16 y el que tiene estos objetos es llamado avidente, según la costumbre de los días antiguos.
b)GEE… Urim y Tumim
6. Documentate lo que distingue a un Apostol y veras que no es por SUCESION…
7. Documentate lo que les asigno Cristo para que demostrasen su calidad de Apostoles..
8. Mis comentarios están en relación… pero no visualizaste la magnitud.

Biblicamente el Urim y Tumim es otra cosa.
Segun el libro de mormon es otra.

Te soy sincero creo mas en la Biblia..

No es nada fuera de contexto… únicamente es una pregunta..

Ivan F dijo...

Juan el Bautista no tuvo Escriba ni tuvo tiempo de escribir, No sabemos con certeza que profetizo, porque toda la atencion estaba en Jesucristo en ese momento, pero tuvo una preparacion quiza hasta mas dura que la del Salvador para llegar a ser el unico digno en todos los tiempos, con un llamamiento desde el concilio en los cielos y en el que:
Mateo 11:13. Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.
14. Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.
15. El que tiene oídos para oír, oiga.

Mi estimado hermano, tu comparacion de los Profetas modernos con Juan el Bautista es demasiado corta y pobre.

No me vayas a decir hoy que es necesario un Profeta que no Profetize nada...
El hecho que no se hayan escrito las palabras de Juan no significa eso...
Es una diferencia abismal...

Vuelvo a hacerte la invitacion:
Anota las caracterizticas que debe tener un Profeta y un Apostol separadamente, y veras la diferencia.

Hoy el Orden esta al reves, antes los Apostoles salian al campo misional, a los gentiles, prostitutas, reyes etc...
Y con el poder de su palabra, sanaban fisicamente y espiritualmente tan asi que aun antes de bautizarse la gente les llegaba el Espiritu Santo.
Hoy es distinto...

Saludos mi hermano...aahh y no te enojes..

igonzals dijo...

Es que ese es el problema. Tu primer parrafo de 2 lineas hacian alusion al U&T. Lo demas eran reglas incompletas y sesgadas de lo que no es un profeta verdadero.

No me enojo, solo veo que tu "forma de filtrar" la autenticidad de los profetas está errada.

Dijiste:

"Han hecho giras donde como dijo el Salvador, echen fuera demonios, curen enfermos, den la vista a ciegos, y que los cojos caminen o simplemente te dicen que no tientes a Dios con señales y de esa forma no los descubras??"

Pero Juan Bautista, segun el mismo Salvador, "no hizo milagro alguno"

Entonces, aplico tu criterio a JB, parandome como su contemporáneo, y quedaría tachado por tu criterio como profeta falso! ¿te das cuenta?

Sin embargo segun Jesus fue el más grande antes de su venida.

Idem con los actuales.

Y al U&T:

Citas 1) y 2) El U&T del LdM estaba unido al pectoral
Cita 3) No se dice exclusivismo, esa conjetura es tuya. Toma en cuenta que Lehi era Sacerdote Patriarcal.
Cita 4 y 5) Claramente se evidencia su uso para revelacion. El juicio es algo posterior a ella.

Ninguna de estas citas contradice lo del LdM.

Sl2

Ivan F dijo...

Con peras y manzanas no es mi estilo explicar ya mas las cosas, eso lo hago con los ninos..

Creo que ... o no leiste o no entendiste o no quisiste entender, pero estas cosas solo se ven con el Espiritu, te invito a que lo traigas a ti y veras cosas sin el U&T.

Creo que me equivoque de pagina... veo que hay un criterio muy pobre, no se soporta todavia la carne..

No te preocupes, ya no voy a escribir mas aqui...

Pero te dejo el reto de que separes las funciones de los Apostoles de profetas..



igonzals dijo...

Por mi lado, yo creo que si gastaste el tiempo aquí y se te respondió pero no se te dió la razón.

Lo suscinto de mi respuesta del U&T fue por lo pobre de las conjeturas que haces en base a versos bíblicos aislados.

Lo mas interesante fue para mi tus criticas a la autenticidad de los porfetas modernos de la Iglesia SUD, que, como ves no puedes mantener a pie firme y era tu tema de fondo, no el U&T.

Ahira me propones que dirima las diferencias entre un profeta y un apostol. Ese es un nuevo tema, que no viene al caso. El tema de fondo es que un apostol es SIEMPRE un profeta. Son oficios que, como enseñan bien las cartas paulinas van de la mano.

Y para ser profeta autentico no se necesitan milagros, ni señales. Éstas seguirán a quienes creen, no para el mundo.

Y si quieres ver en toda su definición lo que es un profeta y no lo que tu imaginación piensa que es, te invito a escuchar esto:

http://www.youtube.com/watch?v=WmbX0BfhXWM

Eso es un profeta! Ni más, ni menos.

Sl2

Kishkumen Gadianton dijo...

Disculpen que no hable por lo pronto del Urim y Tumimm...
Lei la contencion que existe en el tema de un Apostol y por lo pronto metere mi cuchara en esto:
Que es un Apostol?
Para responder esta pregunta, que de paso tiene singular relevancia contemporánea, se verán dos asuntos: la elección del apóstol, y las cualidades del apóstol.
Su elección
La respuesta está en este verso: “Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios”(2 Co.1:11). Un apóstol es un mensajero espiritual puesto en el oficio; significando así que no es por la voluntad de hombre, sino por la designación expresa de Jesucristo, y esto ha de extenderse a cada oficio en la Iglesia Cristiana, que sea puesto por la voluntad de Dios, ya sea por Su Palabra expresa como fue en aquella época, o escrita como sería ahora. Tratándose de un apóstol, significa que el mensaje dado vino directamente de Cristo, siendo enseñado por Él en gloria, escogido y dotado de dones extraordinarios para enseñar el evangelio. Por eso, cada uno debe averiguar bien quién le escogió, porque si una hoja del campo no cae a tierra sin Su voluntad, mucho menos desempeñar el oficio de apóstol que es de mucho más trascendencia.
Aquellos fueron escogidos y nominados por Cristo: “Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y de ellos escogió a doce, a quienes también llamó apóstoles” (Lc. 6:13). El Señor Jesús es el único que tiene autoridad dada por Dios para hacer apóstoles. El número de los mensajeros escogidos para que anunciasen de primero sus enseñanzas fueron doce, y no más. Algo notorio en el texto es que el título de apóstol fue dado por el mismo Cristo en persona, o que en el Cristianismo nadie puede dar a otro o a sí mismo este título.
Nótese la importancia y énfasis del texto: por un lado, que no fue ni siquiera por oración de hombre, sino por las oraciones inmediatas del Hijo al Padre, y el Padre le concedió escoger de entre Sus discípulos a los apóstoles: “Aconteció en aquellos días que Jesús salió al monte para orar, y pasó toda la noche en oración a Dios” (Lc. 6:12). Por otro lado, que el nombre fue dado de manera directa por Jesús: “A quienes también llamó apóstoles“. Fue el mismo Señor Jesús quien les dio ese título. Ellos fueron apóstoles de Cristo, porque uno sólo es apóstol de Dios: Jesucristo. Eso es lo que dice Saulo: “Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios” (2Co. 1:1). Fue su costumbre acentuar el oficio: “Y a vosotros los gentiles digo: Por cuanto yo soy apóstol de los gentiles, honro mi ministerio” (Ro.11:13). Honrar algo es destacarlo, magnificarlo; sólo a ellos les fue dado hacer eso: eran los únicos apóstoles.
Todos los Cristianos son siervos de Dios, pero no todos son apóstoles. El primero es un llamado ordinario, y el de apóstol, extraordinario: “Nadie toma esta honra para sí, sino porque ha sido llamado por Dios” (He. 5:4). Debe haber un llamado.

Kishkumen Gadianton dijo...

SEGUNDA PARTE AL COMENTARIO:
Jesús mismo no predicó públicamente hasta que fue declarado por el Padre como el profeta del mundo, y aun Él necesitó confirmación del cielo como ungido por el Padre para su ministerio público como ministro de Dios. No estamos diciendo que no podemos predicar de manera pública o privada el evangelio. No; lo que significamos es que nadie puede ser llamado ministro del Evangelio o pastor hasta que haya un llamado divino, conforme a las Escrituras, y confirmado por una Congregación local, teniendo como instrumento un apegamiento a la Palabra de Dios, las Santas Escrituras. En todo el NT no hay prescripción alguna que indique cómo una iglesia local pudiera elegir un apóstol de Cristo para toda época posterior a aquella que era apostólica. Hay norma bíblica de cómo elegir pastores y diáconos, pero no apóstoles.
Sus cualidades
Las cualidades de un apóstol empezaban con un llamado personal y extraordinario por parte de Cristo, y en su desempeño tuvieron manifestaciones externas que testificaban de su apostolado: “Porque el que actuó en Pedro para hacerle apóstol de la circuncisión actuó también en mí para hacerme apóstol a favor de los gentiles” (Gál. 2:8). Ellas eran:
Fidelidad en las enseñanzas, y a menos que permaneciera con esa fidelidad, no importaba cualquier otra señal que hiciese para demostrar su apostolado, sin esto era anatema: “Aun si nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gál. 1:8). A esto se agrega la eficacia en predicar el Evangelio: “Si para otros yo no soy apóstol, ciertamente para vosotros lo soy, porque vosotros sois el sello de mi apostolado en el Señor” (1Co. 9:2). Otra cualidad fue el poder de hacer milagros: “Las señales de apóstol han sido realizadas entre vosotros con toda paciencia, con señales, prodigios y hechos poderosos” (2Co. 12:12). Eran señales para indicar su procedencia divina; prodigios por el efecto que producían, y hechos poderosos porque eran manifestación de poder celestial extraordinario. El poder de obrar milagros era tan evidente, y en ocasiones lo hacían sin siquiera orar. La idea es que los apóstoles tuvieron suficientes medios para convencer al mundo de la certeza de las doctrinas cristianas: “Nosotros somos testigos de estas cosas, y también el Espíritu Santo que Dios ha dado a los que le obedecen” (Hch. 5:32).
Otra cualidad apostólica fue el poseer una conversación y conducta piadosa: “Más bien, en todo nos presentamos como ministros de Dios: en mucha perseverancia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias” (2Co. 6:4). Será muy notorio en el NT que los apóstoles siempre señalaron en sus cartas su oficio, y uno se pregunta el porqué. Lo hicieron así como un medio para disminuir a los intrusos. Todavía hoy hay hombres intrusos que se proclaman a ellos mismos como apóstoles de Cristo sin serlos. Pablo fue acusado no pocas veces de no ser un verdadero apóstol, pero siempre se defendió de tales calumnias. Mire una de esas defensas: “¿No soy libre? ¿No soy apóstol? ¿Acaso no he visto a Jesús nuestro Señor? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?” (1Co. 9:1). Era indispensable que todo verdadero apóstol haya visto al Señor Jesucristo. Sin estos signos, nadie puede ser considerado y obedecido como apóstol, sin haber apostatado de Dios.
Así que, se ha dado respuesta a la pregunta, ¿qué es un apóstol de Jesucristo? Es un varón Creyente elegido personalmente por el Señor Jesús, y dotado con cualidades espirituales extraordinarias para anunciar las glorias del evangelio de Dios. Amén.

Kishkumen Gadianton dijo...

El padre de José Smith, Joseph Smith Sr., más conocido por sus amigos y vecinos como Joe, contaba con una cierta popularidad por unas de sus ocupaciones que consistía en buscar tesoros en favor de aquellos que le pagaban con esa finalidad.
Está documentado que el joven Joseph Smith acompañaba con frecuencia a su padre en estas expediciones, y desde edad muy temprana se dedicó a la práctica de la adivinación y a decir la fortuna mediante el uso de piedras.
Es de notar que estos hechos documentados se verificaron antes de que José tuviese la Primera Visión y después de haber tenido la misma José relata que cometió algunos errores que lo amargaban y censuraban, a los que calificaba como flaquezas de juventud y entre los cuales probablemente se encontraran estos “trabajos”, de los cuales se arrepintió luego sinceramente, el lo relata con las siguientes palabras:
“…durante el tiempo que transcurrió entre la ocasión que ví la Visión (14 años) y el año mil ochocientos veintitrés (17 años)…. me ví sujeto a toda especie de tentaciones; y, juntándome con toda clase de personas, frecuentemente cometía muchas imprudencias y manifestaba las debilidades de la juventud y las flaquezas de la naturaleza humana, lo cual, me da pena decirlo, me condujo a diversas tentaciones ofensivas a la vista de D’s.
Esta confesión no es motivo para que se me juzgue de cometer pecados graves o malos, porque jamás hubo en mi naturaleza la disposición de hacer tal cosa.
Pero sí fui culpable de levedad…
Como consecuencia de estas cosas, solía sentirme censurado a causa de mis debilidades e imperfecciones, de modo que… me puse a orar, pidiéndole a D’s Todopoderoso, perdón de todos mis pecados e imprudencias, y también una manifestación para saber mi condición y posición ante él…” (José Smith – Historia 1:28-29)

En 1887 David whitmer dijo que JS utilizo una piedra de cristal, asi como también el Urim y Tumim mientras traducia el Libro de Mason, digo de Mormon, el cual declaro:
A veces cuando JS intentaba traducir, miraba dentro del sombrero donde estaba puesta la piedra (para no admitir luz), el se daba cuenta de que estaba ciego espiritualmente y no podía traducir. Nos dijo que su mente pensaba demasiado en las cosas terrenales, y varias razones le impedían continuar con la traducción. History of the curch 1:130-31.
La pregunta es:
¿Dónde dejo la guía del Espiritu Santo como guía para nuestra época?
¿Por qué traducir con una piedra de cristal y un sombrero?

Kishkumen Gadianton dijo...

SEGUNDA PARTE AL COMENTARIO ANTERIOR:
En Doctrinas y Pactos inicial no se mencionaba el término Urim y Tumim, ya que fue añadido en 1835, cuando la revelación fue incluida en la primera edición de Doctrina y Convenios. La misma revelación en el Libro de Mandamientos de 1833 no hace referencias al instrumento utilizado para traducir. “He aquí, ahora te digo que por haber entregado en manos de un hombre inicuo tantos escritos, para lo cual tenías el poder de traducir, los has perdido.”

Más intrigante es D. y C. 17, que fue recibida “por medio del Urim y Tumim” en junio de 1829. El versículo 1 informa a los tres testigos que “veréis las planchas, y también el pectoral, la espada de Labán, el Urim y Tumim que le fue dado al hermano de Jared en el monte, cuando habló cara a cara con el Señor, así como la milagrosa guía que recibió Lehi mientras se hallaba en el desierto, en las inmediaciones del Mar Rojo.”
Y aun mas intrigante es que no se hace la mención de dar “Autorizacion” por parte de D’s de utilizar el Urim y Tumim, ya que leemos:
Mosiah 8:13 Luego Ammón le dijo: Puedo de seguro decirte, oh rey, de un hombre que puede traducir los anales; pues él tiene algo con lo que puede mirar y traducir todos los anales que son de fecha antigua; y es un don de Dios. Y las cosas se llaman intérpretes, y nadie puede mirar en ellos a menos que le sea mandado, no sea que busque lo que no debe, y así perezca. Y a quien se le manda mirar en ellos, a ése se le llama vidente.

Ojo con la frase:
y nadie puede mirar en ellos a menos que le sea mandado, no sea que busque lo que no debe, y así perezca
Y además:
Y a quien se le manda mirar en ellos, a ése se le llama vidente.

¿Me puedes decir en que parte de su doctrina, se menciona que se le autorizo a JS utilizar dicho instrumento?

yul Oyarzabal dijo...

Kishkumen!!! andas tambien por aca, pero ya enserio como te llamas?

Ing. Norberto Silva dijo...

Es muy interesante lo que comentan , me pregunto si de esa manera invitan a las personas a venir a Cristo , Solo ahi una Iglesia Verdadera sobre la Tierra , asi que por favor vamos a hacer la parte que nos corresponde , empezando por mi mi familia y los que me rodean , el tiempo ya casi esta agotado , no lo desperdiciemos en cositas y empezemos a trabajar en nuestra Salvacion para lograr la Exaltacion con nuestras Familias

Adsense2