Busca en Nuestro Sitio

27 junio 2010

Consideraciones sobre la palabra 'ladrones' en la traducción al inglés del Libro de Mormón

Traducción Marco Royo
http://www.jefflindsay.com/BMEvidences.shtml
http://www.evidenciasdellibrodemormon.blogspot.com/


Otro ejemplo de su consistencia sutil interna y de la evidencia de orígenes antiguos es la forma en que el Libro de Mormón utiliza las palabras thieves y robbers. Ambas palabras se traducen al español como ladrones. John W. Welch explica en "Thieves and Robbers" en Reexploring the Book of Mormon, edited by John Welch (Salt Lake: Deseret Book, 1992), pp. 248-249:

Aunque exista sólo una pequeña diferencia entre 'thief' y 'robber' en la mentalidad actual, existían notables diferencias entre los dos vocablos en la legislación del Cercano Oriente. 'Thief' (ganab) normalmente era una persona local que robaba a su vecino. Se le trataba judicialmente. Se le juzgaba y castigaba civilmente por un tribunal compuesto por sus conciudadanos. Al 'robber', por otro lado, se le trataba como un extraño, como salteador de caminos, o bandolero. Se le trataba militarmente y se le podía ejecutar inmediatamente.

Bernard S. Jackson, Profesor de Derecho de la Universidad de Kent - Canterburry y editor de "Jewish Law Annual", ha analizado las distinciones legales entre 'theft' y 'robbery' bajo las leyes del Antiguo Israel. Muestra, por ejemplo, cómo los 'robbers' actuaban habitualmente en grupos organizados, ponían en aprietos a los gobiernos locales, y atacaban a las ciudades y cómo hacían juramentos y obtenían rescates por secuestros y extorsión, una amenza peor que la guerra declarada. Los 'Thieves', sin embargo, eran un mal mucho menor para la sociedad [Bernard S. Jackson, Theft in Early Jewish Law (Oxford: Oxford University Press, 1972)].

Recientemente se han publicado estudios que han mostrado en detalle cómo las antiguas distinciones legales eran también observables en el Libro de Mormón [John W. Welch, "Theft and Robbery in the Book of Mormon and in Ancient Near Eastern Law" (Provo: F.A.R.M.S., 1985)]. Ello explica cómo Laban llama a los hijos de Lehi "robbers" y amenza con ejecutarlos ahí mismo sin juicio, porque es así cómo un oficial militar como Laban no duda haber tratado con un "robber". También explica porqué los lamanitas siempre roban ("rob") a los nefitas pero nunca a sus propios hermanos - lo cual sería "theft," no "robbery." También explica el ascenso de ... la sociedad de Gadianton, a quienes se les llamaba "robbers" en el Libro de Mormon, nunca "thieves."

Probablemente no sea coincidencia que la palabra hebrea para banda o bandidos sea 'gedud', y a los más famosos ladrones del Libro de Mormón se les conozca como la banda de Gadianton. Al igual que 'gedud', el nombre de Gadianton se deletreaba con dos "d"s, Gaddianton, en el manuscrito original del Libro de Mormón....

Si José Smith se hubiera basado en el vocabulario de la versión del rey Jacobo I de la Biblia para las definiciones legales de estos términos, habría caído en el error, porque lo traduce "thief" y "robber" indiscriminadamente. Por ejemplo, la misma frase se traduce inconsistentemente como "den of robbers" y "den of thieves" en Jeremias 7:11 y Mateo 21:13. A menudo se traduce la misma palabra (lestai) como "thieves" (Mateo 27:38), en otras ocasiones como "robber" (Juan 18:40). Pero existió una distinción en la antigüedad entre 'thieves' y 'robbers' que ningún traductor ignoraría y que abala la acertividad de José Smith.

18 junio 2010

Merismos en el Libro de Mormón


Autor: Noel B. Reynolds.
Traducción: DPCS.
http://www.mundolds.blogspot.com/.




En el Libro de Mormón el Señor claramente da una idea general de su evangelio, sobre todo en 2 Nefi 31, 3 Nefi 11, y 3 Nefi 27, usando un patrón con seis puntos importantes de la doctrina: la fe en Jesucristo, el arrepentimiento, el bautismo por agua, el bautismo de fuego y del Espíritu Santo, la perseveracia hasta el fin, y la vida eterna. Este mismo patrón doctrinal aparece en las enseñanzas de todos los Profetas del Libro de Mormón bajo la forma de requerimientos a las personas. A lo largo del Libro de Mormón, las numerosas declaraciones con relación al evangelio contienen variaciones instructivas sobre la terminología y con frecuencia son elípticas, dejando fuera uno o más de los seis puntos en cualquier articulación. Sin embargo, para un público familiarizado con el modelo básico, la alusión a ese patrón es muy claro.

A menudo, las referencias elípticas toman la forma de Merismus, una figura retórica clásica en el cual la división en partes de un tema o de una declaración importante permite su invocación completa al listar explícitamente solo partes seleccionadas. En la Biblia hebrea los merismus ocurren como expresiones sucintas o condensadas que, por mencionar los primeros y ultimos elementos más prominentes de una serie, invocan la lista completa [ Ver A. M. Honeyman, "Merismus in Biblical Hebrew," Journal of Biblical Hebrew 71 (1952): 14.]

En otras palabras, una vez que se ha establecido un patrón en forma de A, B, C, D, E, F (por ejemplo, la lista de elementos del evangelio), la sola mención de dos o más de estos elementos, como una A y una F, se utiliza para representar toda la serie. Se entiende como una fórmula que se compone de una lista de elementos ordenados, el evangelio se presta bien a este recurso retórico. Por ejemplo, un típico merismo del Libro de Mormón dice creer en Jesucristo y perseverar hasta el fin que es la vida eterna (véase 2 Nefi 33:4). Aunque el arrepentimiento, el bautismo y el don del Espíritu Santo no se mencionan explícitamente, están implícitos en el uso de merismus. Así, utilizando el modelo descrito anteriormente, la escritura utiliza los elementos de A, E y F para evocar la lista completa en la mente de los lectores.
"Y sé que el Señor Dios consagrará mis oraciones para el beneficio de mi pueblo. Y las palabras que he escrito en debilidad serán hechas fuertes para ellos; pues los persuaden a hacer el bien; les hacen saber acerca de sus padres; y hablan de Jesús, y los persuaden a [A]creer en él y a [B] perseverar hasta el fin, que [F] es la vida eterna"(2 Nefi 33:4).
Un conteo conservador de merismos relacionados en el Libro del Mormón da por lo menos 130 declaraciones merísticas del evangelio o la doctrina de Cristo. [Ver Noel B. Reynolds, "The Gospel of Jesus Christ as Taught by the Nephite Prophets," BYU Studies 31/3 (1991): 31–50] El uso de esta figura retórica antigua en el Libro del Mormón, combinada con el uso de otras formas literarias antiguas, la más famosa los chiasmus [Quiasmos], es prueba evidente de que el Libro del Mormón no era el producto de la América del siglo 19. Ya que no era una manera ordinaria para invocar fórmulas o listas para los escritores americanos, es una figura retórica apropiada para un libro con conexiones bíblicas antiguas.

Merismo:

Un merismo es un dispositivo poético que ejemplifica la totalidad entre dos palabras – una gama de “todo que existe entre”.

Aquí es un ejemplo del libro de Joel:
28 Después de esto derramaré mi espíritu sobre todo ser humano, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
29 También sobre los siervos y las siervas derramaré mi espíritu en aquellos días.      (Joel 2)
El Libro de Mormón se compone de gran cantidad de merismos. Aquí otro ejemplo:
44 Pues bien, esta restauración vendrá sobre todos, tanto viejos como jóvenes, esclavos así como libres, varones así como mujeres, malvados así como justos; y no se perderá ni un solo pelo de su cabeza, sino que todo será restablecido a su perfecta forma, o en el cuerpo, cual se encuentra ahora, y serán llevados a comparecer ante el tribunal de Cristo el Hijo, y Dios el Padre, y el Santo Espíritu, que son un Eterno Dios, para ser juzgados según sus obras, sean buenas o malas. (Alma 11)

11 junio 2010

Los sonidos, símbolos y significado: Antiguo Egipto, Maya y Náhuatl

Libro publicado por Charles William Johnson



Quien fue durante mas de 30 años profesor de la Universidad Autónoma de México, publica esta obra en que realiza una completa correlación lingüística del antiguo Egipto y la lengua Náhuatl Maya. En ella, William se sorprende de las innumerables coincidencias fonéticas y glificas, incluso indica que esto no puede ser una casualidad por que iría directamente en contra de las leyes de las probabilidades.

Además, presenta evidencias que demuestran un contacto con grupos que llegaron hasta América por barco y que conocían el idioma Egipcio; ellos habrían mezclado  parte del conocimiento de este lenguaje, con el nativo, tal como está registrado en el Libro de Mormón.

Cito las palabras de Charles William, refiriéndose a su propio libro:
“El libro, los sonidos, símbolos y significado explora las coincidencias de las palabras, conceptos y glifos de estas lenguas antiguas. Dos culturas distintas, el antiguo Egipto y la cultura de Mesó América parecen haber tenido rasgos muy similares de habla hispana. Ambos vieron un ciervo, y casualmente, cada uno crea el sonido "ma", vieron agua, y utilizaron el sonido "a", miraron al cielo y murmuraron una vez más, la inicial con sonido "k", vieron el rocío en las flores y se dijeron a sí mismos el principio del sonido con "eso", dieron una mirada a sus pies y expresaron el sonido "b", se emborracharon e hicieron sonar una palabra llamada "tek" , miraron hacia la montaña y dijeron una palabra que comienza con la letra "T", vieron un león y dijeron una palabra con "m" y, luego , vieron la luna y murmuraron otra palabra "m" , y así sucesivamente. Cientos de palabras similares relacionadas con conceptos y símbolos que son exploradas en este breve estudio de la filología comparada, que revela la posibilidad de que estas culturas antiguas pueden haber tenido contacto entre sí.
Atribuir tantas similitudes de sonido, símbolo y significado a la mera coincidencia está en contradicción con las leyes de la probabilidad.”
Fuentes:

Los sonidos, símbolos y significado: Antiguo Egipto, Maya y Náhuatl, Charles William Johnson
La ciencia en obras de arte antiguas, P. O. Box 231126, New Orleans LA 70183-1126, EE.UU..

10 junio 2010

Citas invertidas en el Libro de Mormón

Autor: David E. Bokovoy.
Traducción: DPCS.
http://www.mundolds.blogspot.com/.


Cuando el Libro de Mormón apareció en 1830, el mundo occidental sólo tenía un conocimiento limitado de las técnicas literarias utilizadas por los autores semitas. Incluso hoy en día, muchos estudiantes de la Biblia siguen sin ser conscientes de interesantes descubrimientos textuales hechos por los académicos israelíes cuyos trabajos ha aparecido sólo en hebreo.

Uno de esos descubrimientos salió a la luz en 1955 cuando un erudito llamado Moshe Seidel publicó un estudio sobre declaraciones paralelas en Salmos e Isaias. [M. Seidel, Parallels between Isaiah and Psalms, Sinai 38 (1955–56): 149–72, 272–80, 335–55 (in Hebrew)]

Aunque muchas de las afirmaciones originales de Seidel resultaron dudosas, su trabajo preparó el camino para un análisis mas profundo de citas invertidas en la Biblia. [Ver especialmente P. Beentjes, "Inverted Quotations in the Bible: A Neglected Stylistic Pattern," Biblica 63 (1982): 506–23.]

La Biblia contiene muchos ejemplos de citas invertidas. [En el Nuevo Testamento ver Marcos 12:1, que invierte la traducción Griega de Isaías 5:2, y ver 2 Corintios 6:17, que cita la versión de la Septuaginta de Isaías 52:11]

Por ejemplo, en Levítico 26:4 el Señor declaró: "y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto" Cuando Ezequiel, más tarde, se refirió a esta promesa, él invirtió intencionalmente su secuencia original: "y el árbol del campo dará su fruto, y la tierra dará su fruto" (Ezequiel 34:27). [Las palabras en ambos pasajes son idénticos en hebreo, pero se traducen de manera diferente en la KJV (versión en ingles), cuyos traductores optaron, por ejemplo, por el termino land en Levítico 26:4 , pero earth en Ezequiel 34:27]. Hoy en día los estudiosos se refieren a estas citas invertidas de las fuentes anteriores como Ley de Seidel.

Deuteronomio 4:1519 es un ejemplo importante de este fenómeno: "Guardad, pues, mucho vuestras almas, puesto que ninguna figura visteis el día en que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego, para que no os corrompáis, haciendo para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de hombre o de mujer, figura de algún animal que haya sobre la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, figura de algún animal que se arrastre por la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. No sea que, alzando tus ojos al cielo y viendo el sol, y la luna, y las estrellas y todo el ejército del cielo, te sientas impulsado a adorarlos y a servirlos, cosas que Jehová tu Dios ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos". Mediante una técnica que habría sido reconocida por los lectores antiguos, Moisés esencialmente invierte la secuencia de la creación que se describe en Genesis 1:14–27.

Este pasaje invertido resulta significativo para estudios del Libro de Mormón. En un sermón a su hijo Jacob, Lehi también invirtió los elementos de la creación: "Y para realizar sus eternos designios en cuanto al objeto del hombre, después que hubo creado a nuestros primeros padres, y los animales del campo, y las aves del cielo, y en fin, todas las cosas que se han creado, era menester una oposición"(2 Nefi 2:15).

Después de enumerar los tres elementos finales en la creación, Lehi, a diferencia de Moisés, resumió los componentes anteriores, con la declaración inclusiva "y en fin, todas las cosas que se han creado".

Una posible explicación de esta sinopsis es que mientras Moisés sintió la necesidad de categorizar minuciosamente cada ejemplo de esculturas cuyo culto llevaría a Israel a la apostasía, la cita de Lehi tenía un propósito diferente. Su declaración fundamental sobre la existencia y la necesidad de la oposición se ve reforzado porque la oposición en sí es presentada como un aspecto divino de la creación.

La Ley de Seidel

En el antiguo testamento cuando un autor citaría a otro, muchas veces pondría al revés la sucesión. Aquí es un ejemplo:

"yo os enviaré las lluvias a su tiempo, y la tierra y el árbol del campo darán su fruto". (Levítico 26: 4)

"El árbol del campo dará su fruto y la tierra dará su fruto. Estarán en su tierra con seguridad, y sabrán que yo soy Jehová, cuando rompa las coyundas de su yugo y los libre de mano de los que se sirven de ellos". (Ezequiel 34: 27)

Este Método se llama la ley de Seidel, de lo cual también ocurre en el Libro de Mormón. Aquí es un ejemplo:

"¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su Lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma cosas vanas ni ha jurado con engaño". (Salmos 24:3-4)

"Os digo: ¿Podréis mirar a Dios en aquel día con un corazón puro y manos limpias? ¿Podréis alzar la vista, teniendo la imagen de Dios grabada en vuestros semblantes? "(Alma 5:19)

09 junio 2010

Calzadas en el Libro de Mormón

Extracto del libro aún inédito “Testimonios Adicionales de la Veracidad del Libro de Mormón – Insertos en el Propio Libro” que escribe Rafael Diogo Jara.



En 3 Nefi 6:8 dice: “Y se construyeron muchas calzadas, y se abrieron muchos caminos que conducían de ciudad a ciudad, de tierra a tierra y de un sitio a otro.”

El diccionario define la palabra calzada con estos términos:

“Calzada (Del lat. vulg.*calciāta, camino empedrado): Camino pavimentado y ancho. Parte de la calle comprendida entre dos aceras…” (Diccionario de la Lengua Española – Vigésima segunda edición – Real Academia Española).

En 3 Nefi 8:11-13 nos dice lo que ocurrió posteriormente con las calzadas de esa época: 
"Y hubo una destrucción grande y terrible en la tierra del sur.
Pero he aquí, hubo una destrucción mucho más grande y terrible en la tierra del norte; pues he aquí, toda la faz de la tierra fue alterada por causa de la tempestad, y los torbellinos, y los truenos, y los relámpagos, y los sumamente violentos temblores de toda la tierra;
y se rompieron las calzadas y se desnivelaron los caminos, y muchos terrenos llanos se hicieron escabrosos."
No obstante el relato de las destrucciones, debería ser obvio que en nuestra época se encuentren vestigios de las calzadas existentes, o por lo menos, calzadas restituidas y hechas posteriormente por la gente del Libro de Mormón. Así como lo indica la razón, hoy día han sido descubiertas muchas de esas calzadas. Ha sido así desde la llegada de los conquistadores españoles quienes en sus informes dejaron plasmados sus testimonios de la existencia de calzadas en la América precolombina.


 “Quizás el relato más patético y real de la América Precolombina es el de Don Bernal Díaz del Castillo, soldado acompañante del conquistador Hernán Cortés, que escribió sus memorias a los 84 años, y ocupando el cargo de Consejero Municipal en América Central. Las mismas se encuentran en un enorme manuscrito del Municipio de Guatemala -asegurado con una cadena- y su escritura es clara y prolija. Del Castillo gozaba de una memoria prodigiosa, ya que podía relatar con cuantos caballos y yeguas grávidas contaba el ejército de Hernán Cortés y recordaba con lujo de detalles los nombres y apellidos de todos los soldados, además de la historia personal de cada uno.

Los relatos están redactados con el asombro casi onírico de una visión deslumbrante, patética y a la vez real y maravillosa de un mundo no conocido, al que los historiadores han dado en llamar Nuevo Mundo; pero América no fue ni es un nuevo mundo. El hombre americano y su tierra existieron desde el momento estelar de la creación del hombre por el Ser Supremo.

Transcribamos lo expresado por Díaz del Castillo, lo que vio el 8 de noviembre de 1519, desde la altura de 2040 metros, en la meseta de Anahuac.


Cuando vimos tantas ciudades y aldeas construidas sobre el agua y otras muy grandes sobre terrenos secos, quedamos asombrados y pensamos que se trataba de algo parecido a los acontecimientos relatados en el libro de "Amadis de Gaula" a causa de las grandes torres, de las pirámides y edificaciones que surgían del agua y que estaban construidas en piedra y que vimos tantas cosas tan admirables, no sabíamos que decir, o si era verdad lo que por delante parecía, que por una parte en tierra había grandes ciudades, y en la laguna otras muchas y veíamos todo lleno de canoas, y en la calzada muchos puentes de trecho en trecho, y por delante estaba la gran ciudad de TENOCHTITLÁN, y nosotros... no llegábamos a quinientos soldados... apenas 416, entre ellos 10 marineros, 33 ballesteros, 13 mosqueteros armados con arcabuces, además de 16 caballos y unos cañones de bronce. Desde lo alto de la montaña se vislumbraba la ciudad ambicionada, los destellos eran refulgentes, se trataba de una ciudad toda de plata y tan bella como jamás pudo soñarse. Extendíase en medio de un lago inmenso cuyas orillas se enlazaban mediante calzadas maravillosamente conservadas.
Desde lejos podían contemplarse palacios y templos solo comparables a los que las ciudades europeas pudieran mostrar como más maravilloso. La ovalada isla sobre la que se asentaba el núcleo urbano de la ciudad, unida con tierra firme por tres avenidas convergentes hacia el centro, reunía en su ámbito a una abigarrada multitud de intensa actividad, establecida en el mayor asentamiento civilizado de la América septentrional. Desde lo alto veíamos las tres calzadas que entran en Tenochtitlán... y veíamos el agua dulce que venía de CHAPULTEPEC, de que se proveía la ciudad, y en aquellas tres calzadas, los puentes que tenían hechos de trecho en trecho... y veíamos en aquella laguna tanta multitud de canoas, unas que venían con abastecimiento y otras que volvían con cargas y mercaderías a cada casa de aquella gran ciudad, y de todas las demás ciudades que estaban pobladas en el agua, de casa a casa no se pasaba sino por unos puentes levadizos, y veíamos en aquellas ciudades cúes y adoratorios a manera de admiración. Estaba protegida por diques contra las inundaciones. Una parte de los soldados que iban con nosotros llegaron a preguntarse si todo lo que veíamos no era más que un sueño-.” .
(El Descubrimiento de América es el Más Bello Poema Sobre el Deseo Humano - http://www.culturaprecolombina.sion.com/Desarrollo-ElDescubrimiento.htm).
“Parque Nacional Tikal: Tikal es una de las ciudades más importantes de la civilización maya, ubicada en las selvas peteneras, constituye el complejo-ciudad maya más famoso alrededor del mundo y sede de la pirámide más altas, el Templo IV de la Serpiente Bicéfala con 65+ metros de altura. Este templo es superado sólo por “La Danta”, al norte de Guatemala en El Mirador.

“El Parque Nacional Tikal está rodeado de una selva exuberante, alberga invaluables riquezas que forman parte del patrimonio cultural y natural del país, cuenta con una extensión de 575 mil 83 kilómetros.

“Forma parte del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas y es la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera Maya. El conjunto arquitectónico es uno de los más importantes de América precolombina. Destacan sus templos que tienen ente 35 y 65 metros de altura, así como impresionantes calzadas que comunican los templos, palacios y grandes plazas cívico-religiosas.

“Tikal es de las primeras ciudades del Área Central, heredera del estilo Izapa, ahí se origina la arquitectura monumental y los patrones culturales que entre 300 y 600 d.C., se extendieron paulatinamente hacia el área Central.” (El texto original no resalta en negrita la palabra “calzada”).

(http://patrimoniomundialguatemala.org/tikal/1-informacion/1-parque-nacional-tikal.html)

“…En una nota relacionada, el Libro de Mormón habla de calzadas y caminos (3 Nefi 6:8; 8:13). Algunas personas SUD han citado el descubrimiento de caminos de cemento entre los incas como evidencia de apoyo, pero el Imperio Inca se encuentra demasiado al sur para que coincida con el entendimiento moderno de la geografía del Libro de Mormón. Sin embargo, se han descubierto en América Central calzadas cubiertas de cal (denominados sacbes), algunos lo datan de la época del Libro de Mormón. Investigadores de la Universidad Tulana descubrieron una calzada de alrededor del 300 antes de Cristo (E. Wyllys Andrews V et al., ‘Komchen: An Early Maya Community in Northwest Yucatan’ presentado en 1981 en la Reunión de la Sociedad Mexicana de Antropología, San Cristóbal, Chiapas, p. 15, también citado por J. Sorenson, Ensign, Oct. 1984, p. 18). Otra calzada se utilizó en Belice entre 50 antes de Cristo y 150 después de Cristo. (Andrews, ‘Dzibilchaltun2 en Supplement to the Handbook of Middle American Indians’, ed. J.A. Sabloff, vol. 1, Archaeology, University of Texas Press, Austin, 1981, p. 322, citado por Sorenson, 1984, p. 23). Al sur de México D.F. hay alrededor de dos millas de antiguos caminos empedrados (American Antiquity, Vol. 45, 1980, p. 623), mientras que una calzada en Yucatán tiene una longitud de 50 millas (A. Bustillos Carillo, ‘El Sacbe de los Mayas: Caminos Blancos de los Mayas, Base de su Vida Social y Religión’, 2nd ed., B. Costa-Amic Editorial, México, 1974, p. 23, citado por Sorenson, 1984, p. 18). Como aprendemos más acerca de estas antiguas calzadas y sus usos, esperamos entender más de los pueblos del Libro de Mormón y sus vidas. En cualquier caso, la mención de la obra de cemento y calzadas en el Libro de Mormón parece plausible hoy, pero era improbable para los expertos del pasado.” 

“...En el pasado, los autores Santos de los Ultimos Días han comparado las ‘calzadas' y los ‘caminos’ mencionados en 3 Nefi (6:8; 8:1 3) con los sacbes (calzadas cubiertas de mortero) que se han encontrado en la Península de Yucatán, México. Casi todas las que se han podido identificar hasta hace dos décadas estaban concentradas en aquella zona restringida y parecían remontarse a tiempos posteriores a los del Libro de Mormón. No obstante, ciertos estudios realizados recientemente muestran que la construcción de caminos tiene un largo historial, y que se realizaba de un extremo a otro de Mesoamérica."

“Actualmente, la calzada más antigua que se conoce está en Komchen. en el extremo norte (fe Yucatán. E. Willys Andrews V y sus colegas de laUniversidad Tulane han determinado que una de ellas data de aproximadamente 300 a. de J.C.' En Cerros, Belice (anteriormente Honduras Británica), hay otra que se usó entre los años 50 a. de J.C. y 150 d. de J.C. Más tarde se construyeron caminos en La Quemada, estado de Zacatecas, México, en el extremo norte de los límites de Mesoamérica.' Se han encontrado otros en Xochicalco, un poco al sur de la Ciudad de México, en donde existen tres kilómetros de caminos pavimentados,' y en Monte Albán, México.' Muchos de los caminos de los que tenemos conocimiento eran locales, pero en Yucatán se encontró uno de cien kilómetros de longitud.' Es obvio que el conocimiento actual acerca de las fechas y la naturaleza de la construcción de caminos concuerda con el concepto de que hubo caminos que fueron "desnivelados" al tiempo de la muerte de Cristo. (3 Nefi 8:13.) ...”

(SUD Noticias: Libros Doctrinales : UN ANALISIS CIENTÍFICO DEL LIBRO DE MORMÓN - http://ja-jp.facebook.com/note.php?note_id=137531512983).

Aunque las fechas mencionadas por el autor en el siguiente extracto son posteriores al Libro de Mormón, se transcriben porque muestran el uso de calzadas que se remontan desde el comienzo de nuestra era, tal como se relata en la cita de 3 Nefi que analizamos en este capítulo:

“La tercera y última gran civilización americana es la azteca. El pueblo azteca o mexicano fue el último en llegar al valle de México tras una larga peregrinación, procedentes de Aztlán, un lugar indeterminado en el norte. En apenas doscientos años, bajo el dominio de distintos emperadores, los aztecas crearán el Imperio más poderoso de Mesoamérica."

“México-Tenochtitlan, fundada hacia 1325 y edificada en una isla, estaba atravesada por multitud de calzadas, canales y callejas. Unida a tierra firme por varias calzadas, durante el siglo XV será la ciudad más poderosa, alcanzando quizás los 300.000 habitantes. El populoso mercado de Tlatelolco asombrará a los conquistadores por la variedad de productos que en él se venden. Pero el centro de la vida cotidiana de los mexicas será el recinto ceremonial del Templo Mayor, que llegó a tener unos setenta y ocho edificios. En el Templo Mayor, edificado en sucesivas fases, se llevarán a cabo terribles sacrificios, necesarios para perpetuar la alianza del pueblo azteca con sus dioses.” 

(Artehistoria - http://www.artehistoria.jcyl.es/civilizaciones/videos/484.htm)

Conclusión: El texto analizado en este capítulo constituye un testimonio adicional de la veracidad del Libro, porque las construcciones de calzadas en la América precolombina son una realidad que permanece tangible aún en nuestra época. 

08 junio 2010

Lugares propuestos en el Libro de Mormón






Tomado de Exploring the Lands of the Book of Mormon by Joseph Allen PhD.
http://elhijoahman.blogspot.com

07 junio 2010

Amor versus odio: Un análisis de Helamán 15:1-4

Por David Bokovoy

Traducido por DPCS
http://www.mundolds.blogspot.com/




Pocos géneros literarios del mundo antiguo sobresalen tan destacadamente como el pacto vasallo del cercano oriente. Los estudiosos han demostrado que estos contratos políticos formados entre reyes vasallos y suzeranos siempre constituyeron la base conceptual para el libro del Deuteronomio . "La suposición es que Israel concebía su relación con Yavé como la de un pueblo subyugado a un rey mundial y que expresaba esta relación en los conceptos y fórmulas del tratado de suzeranía". En el tratado del Cercano Oriente, los vasallos fueron obligados a amar a sus superiores: "si no aman al príncipe heredero designado a Asurbanipal ", advierte el pacto asirio de Esarhaddon, "[entonces] puede Assur, rey de los dioses, quien determina los destinos, decretarle un destino malo, poco propicio”. En este contexto antiguo, "amar al rey con todo el corazón significaba la ruptura de todo contacto con otros poderes políticas". Por lo tanto, el mandamiento de Israel "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas", presentado en el libro de Deuteronomio, parece hacer referencia a un compromiso político en lugar de un inclinación emocional (Deuteronomio 6:5).

Estudiosos en las últimas décadas han demostrado que en el mundo bíblico la palabra Amor representa a menudo una devoción testamental [covenantal] a un superior, mientras que su opuesto, es decir, el Odio, a veces significaba la condición de un individuo fuera de esta afiliación. Mientras que la connotación de estas palabras para los occidentales por lo general significan una carga emocional intensa, en el antiguo Cercano Oriente, el amor y el odio a menudo llevaba la mencionada connotación testamental única.

“Toda la maldad de ellos [Efraimitas] fue en Gilgal; allí, pues, les tomé aversión [allí comencé a odiarlos dice otra versión biblica]; por la maldad de sus obras los echaré de mi casa” (Oseas 9:15). Según lo demostrado en este pasaje bíblico, la maldad de los Efraimitas dio lugar a su pérdida de la bendición asociada de tener al servicio al Dios del Israel como su soberano. El señor odió a los Efraimitas “por la maldad de sus obras” porque en el contexto del antiguo Cercano Oriente estos actos eran equivalentes a una insurrección política. Consecuentemente, los Efraimitas fueron quitados de la casa o de la familia covenantal de Dios. “No los amaré más” declara al Señor “todos sus príncipes son rebeldes” (Oseas 9:15). Así, las palabras de Amor y Odio en el mundo bíblico a menudo lleva a una connotación deliberada de una alianza política (o de una falta de ella).

Con esta observación en mente, el pasaje problemático en Helamán 15, cuando Samuel el lamanita describe el amor y el odio de Dios, parece transmitir un matiz específico derivado del mundo de la antigüedad “Pues he aquí, han sido un pueblo escogido del Señor; sí, él ha amado a los del pueblo de Nefi,” (v 3) Con estas palabras, Samuel intenta recordar a los nefitas que tradicionalmente han servido como el pueblo del convenio de Dios. En esta relación, el Señor ha actuado como el soberano [suzerano] Nefita, de quien el pueblo Nefita ha recibido recíproco "amor ". En contraste, Samuel presenta su propio pueblo, los lamanitas, como a quienes Dios “ha aborrecido…porque sus obras han sido continuamente malas” (v. 4). Significativamente, Samuel utiliza el verbo odiar en el mismo contexto en el que aparece en el libro de Oseas. Dios odia a los lamanitas en forma paralela a la forma en que odiaba a los hijos de Efraín: sus malas acciones les había colocado fuera de los límites de su relación con el pacto.

Mientras que algunos lectores modernos han expresado preocupación acerca de esta declaración aparentemente dura conservada en El Libro de Mormón, el mensaje de Samuel se refiere perfectamente en el contexto del "amor" y el "odio" en el sentido de la antigua Alianza.

Fuentes:

1. See A. D. H. Mayes, Deuteronomy: New Century Bible Commentary (Eerdmans, 1979), 33; and Moshe Weinfeld, Deuteronomy and the Deuteronomic School (Eisenbrauns, 1992), 60Ð61.
2. Norman K. Gottwald, The Hebrew Bible: A Socio-Literary Introduction (Fortress Press, 1985), 205.
3. As cited in James B. Pritchard, ed., Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament (Princeton University Press, 1969), 537, 538.
4. Weinfeld, Deuteronomy, 81.
5. William L. Moran, "The Ancient Near Eastern Background of the Love of God in Deuteronomy," Catholic Biblical Quarterly 25 (1963): 77Ð87.
6. N. Lohfink, "Hate and Love in Osee 9, 15," Catholic Biblical Quarterly 25 (1963): 417.
7. This would explain why the Lord says that he loves Jacob (Israel) but hates his brother Esau (Malachi 1:2Ð3; Romans 9:13).

03 junio 2010

El Libro de Mormón predice que la Iglesia se extenderá sobre toda la tierra

(Capítulo del libro aún inédito “Testimonios Adicionales de la Veracidad del Libro de Mormón – Insertos en el propio Libro” que escribe Rafael Diogo Jara. 
Fotografía propiedad del autor - Capilla Barrio Gianola - Melo - Uruguay).



En 1 Nefi 14:12 dice: “…No obstante, vi que la iglesia del Cordero, que eran los santos de Dios, se extendía también sobre toda la superficie de la tierra; y sus dominios sobre la faz de la tierra eran pequeños...”

Esta escritura hace referencia a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, organizada unos días después de publicado el Libro de Mormón. El Libro se vende por primera vez el 26 de marzo de1830 en la librería E. B. Grandin y la Iglesia se organiza unos días después, el 6 de abril de 1830, en una cabaña de troncos en la humilde casa de Peter Whitmer, padre, en Fayette, Nueva York, con seis miembros y la compañía de unas cincuenta personas.

Conclusión: El texto analizado en este capítulo constituye un testimonio adicional de la veracidad del Libro, porque predecir que la Iglesia se extendería “sobre toda la superficie de la tierra” aún antes de estar organizada, indica el espíritu profético que inspiró a los profetas del Libro de Mormón. También es profético que exprese que “sus dominios sobre la faz de la tierra eran pequeños” porque a pesar de estar en 160 naciones en todos los continentes, y contar con 14:000.000 de miembros, sus dominios aún son pequeños comparados con toda la población mundial.

(Rafael Diogo Jara - "Testimonios Adicionales de la Veracidad del Libro de Mormón - Insertos en el Propio Libro").

01 junio 2010

Descubrimiento arqueológico, confirma el nombre de una localidad mencionada en el Libro de Mormón

Impresionante descubrimiento arqueológico que evidencia la veracidad del Libro de Mormón.

video

En una ocasión luego de la publicación del Libro de Mormon, José Smith dijo a unos colegas:

"Si ustedes viven hasta el próximo siglo, serán testigos de innumerables evidencias del Libro de Mormón".

Recordando esta frase comienza el video "Guiados por la Fe", que narra el viaje de Lehi por el desierto.

Hoy, estamos viviendo esos tiempos... y podemos ver como día a día aparecen más evidencias de la veracidad del Libro de Mormón. Este video, muestra el descubrimiento de una localidad llamada Nahom, en 1994, situada en el lugar exacto donde estaría la Nahom del Libro de Mormón ( 1 Nefi 16:34).

Adsense2