Busca en Nuestro Sitio

26 octubre 2007

El manuscrito original del Libro de Mormón


recordando un poco hace un tiempo grabamos un video en mi estaca donde explicaba el nacimiento de Jesucristo pero desde el punto de vista de los aborigenes chilenos, especificamente el pueblo mapuche,la experiencia la narra un autentico mapuche,el video es algo echo con esfuerzo e ingenio mas que nada,lo voy a tener que comprimir y pronto lo coloco, ahora les dejo este articulo que tambien esta mirado des otro angulo el titulo lo dice todo...
"Lo que no es el manuscrito original del Libro de Mormón"
Basado en investigaciones de John W. Welch Traducido por Estrella La Font Díaz

Durante más de una década, FARMS ha patrocinado un buen número de trabajos de investigación sobre el manuscrito del Libro de Mormón. Han sobrevivido hasta el momento actual alrededor de un 25 por ciento de las páginas que fueron transcritas por Oliverio Cowdery y otros escribas, cuando José Smith dictó el Libro de Mormón en 1829. Aunque se ha dicho y escrito mucho sobre lo que es el manuscrito original, quizá sea igualmente significativo el conjunto de hechos relativos a lo que no es. Los críticos del Libro de Mormón han buscado explicaciones alternativas para justificar su existencia, argumentando que es un fraude creado por José Smith o por José y algún otro, como Sidney Rigdon. Sin embargo el manuscrito original no presta apoyo ni otorga verosimilitud alguna a estas teorías, así como tampoco a ninguna otra explicación diferente de la que dio José Smith acerca de la aparición del Libro de Mormón. Tras haberlo sometido a un cuidadoso estudio, no se ha hallado evidencia alguna de fraude en el manuscrito original. Dicho manuscrito no es una recopilación de páginas sobre las que se haya trabajado durante un largo período de tiempo. El papel, la tinta, la caligrafía y todos los detalles del conjunto indican que se elaboró en un corto espacio de tiempo. En él no hay indicio alguno de que sea el fruto del trabajo de un comité de colaboradores. El trabajo es enteramente original. El manuscrito es claro y diáfano. El manuscrito original no da muestras de que se haya desarrollado sobre la base de una investigación o de que se haya copiado de libros o artículos de su época. No es producto de ningún tipo de revisión. No da muestras de que se haya reescrito con el fin de cambiar alguna de las expresiones actuales por frases de tono arcaico. No da la impresión de que José Smith hubiera reformulado sus pensamientos ni de que hubiera modificado la traducción para hacer que sonara más plausible. Todo apunta hacia un modo uniforme de dictado y de transcripción. En realidad, parece como si una persona leyera y otra copiara, justo como lo describió José Smith. Lo que no es el manuscrito original resulta bastante impresionante, más en particular si uno repara en la cantidad de problemas que podrían haber surgido en caso de que José Smith no hubiera dicho la verdad. El manuscrito original es exactamente la clase de arma delatora que a un fiscal le encantaría encontrar para preparar una acusación de fraude o de engaño contra alguien. ¿Cuántas equivocaciones, cuántos inevitables problemas e inconsistencias no esperaría encontrar un fiscal en semejante documento? El manuscrito original del Libro de Mormón nos adentra en el taller de trabajo del traductor y de sus escribas; y para gran disgusto del crítico, lo que vemos es lo que José Smith y sus compañeros nos han venido diciendo en todo momento. Si José Smith hubiera perpetrado un fraude y estuviera intentando borrar sus huellas, este registro implacable tendría que haber sido la última cosa que él hubiera conservado, ya que habría contenido, inevitablemente, pruebas del fraude. Sin embargo, José Smith no se deshizo del manuscrito original. A pesar de todas las dificultades y las atrocidades que experimentaron los Santos en su viaje, de alguna manera el manuscrito original sobrevivió, hasta que fue depositado en la piedra angular de la Casa de Nauvoo. En definitiva, a todas las cosas que el manuscrito original no es, se puede añadir que no es, en modo alguno, un problema para la historicidad del Libro de Mormón. Notas:1. Book of Mormon Critical Text: A Tool for Scholarly Reference (Provo, Utah: FARMS, 1987), 1: xx. 2. Véase Royal Skousen, "Piecing Together the Original Manuscript", BYU Today (mayo 1992): 18-24; Royal Skousen, "Book of Mormon Manuscripts", en Encyclopedia of Mormonism, 1: 185-86; John W. Welch y Tim Rathbone, "Book of Mormon Translation by Joseph Smith", en Encyclopedia of Mormonism, 1: 210-13. 3. Véase Royal Skousen, "Translating the Book of Mormon", en Book of Mormon Authorship Revisited, ed. Noel B. Reynolds (Provo, Utah: FARMS, 1997), 61-93; y Royal Skousen, "Textual Variants in the Isaiah Quotations in the Book of Mormon", en Isaiah in the Book of Mormon, ed. Donald W. Parry y John W. Welch (Provo, Utah: FARMS, 1997), 369-90.


Articulos Relacionados a lo que buscas



2 comentarios:

Yamil Inosotrza dijo...

HOla, soy yamil, un blogger buscan información para convencer a un hermano que los caballos si exist{ian en la Antigua Am{erica.
El elder Ballard habló que devíamos ocupar estos medios para compartir el Evagelio.
Te felicito y tenías justo la información que necesitaba.
www.yitsud.blogspot.com

alvarorodr dijo...

hola yamil, gracias por visitar el blog.

Adsense2